Facebook es una plataforma en continua evolución y expansión. De hecho, su meta vital no es otra que crecer a toda costa. Y es que lo que no crece, se estanca y a la larga acaba muriendo. Hasta ahora, el modelo de negocio de Facebook para llegar a todos los rincones del planeta era ser gratis, de modo que cualquier pudiera crearse un perfil.

¿Quieres que Facebook no use use tus datos para ofrecerte anuncios? Entonces paga por sus servicios

Por supuesto, Facebook no vive del aire. Durante la comparecencia del CEO de Facebook en el Congreso de Estados Unidos, Mark Zuckerberg explicó de forma simplificada y simplista por qué Facebook era gratis: por los anuncios. Es cierto que se trata de una verdad demasiado difusa que no permite ver todo su potencial de negocio.

Del mismo modo que hay ciertos tipos de anuncios como pueden ser de coches o cerveza que se emiten en televisión en el descanso de un partido de fútbol, Facebook realiza esa segmentación pero con una precisión digna de un bisturí de cirujano. Al fin y al cabo, un estudio reciente demostró que gracias a tus Me gusta, Facebook te conoce más que tu pareja.

Pero el escándalo de Cambridge Analytica ha hecho daño a la imagen de Facebook, que ahora se encontraría explorando otras formas de monetizar la plataforma, como leemos en Bloomberg. Concretamente, mediante una suscripción de pago para librarte de los anuncios. Para que nos entendamos, algo similar a lo de Spotify.

No es la primera vez que Facebook estudia esta opción, pero dada la coyuntura actual en la que muchas personas parecen haber descubierto escandalizadas que sus datos están siendo almacenados y empleados en campañas de marketing, a pesar de haberlo autorizado en los términos de condiciones de uso, podría hacerse realidad.

En todo caso, no deja de ser un estudio de mercado cualquiera que no tiene por qué materializarse y del cual Facebook por el momento no ha dicho nada durante la reciente conferencia anual F8, lo que nos hace pensar que no va a hacerse efectivo de forma inminente.

Lo hemos dicho antes: Facebook es una compañía que se encuentra en constante evolución porque cree firmemente en renovarse o morir. Así que dar esa alternativa a sus usuarios no es descabellada. En los últimos tiempos, hemos visto como la plataforma luchaba contra las noticias falsas o cómo regulaba la publicidad de las criptomonedas. Incluso se ha debatido si también deberían limitar las campañas políticas.

Solo en 2017, Facebook generó 41.000 millones de dólares únicamente vendiendo anuncios dirigidos gracias a los datos de los usuarios. Los estudios previos sobre esta cuestión siempre han arrojado una conclusión clara: la gente no quiere pagar por algo que en propias palabras de Facebook (no obstante es su eslogan) es gratis y siempre lo será.

¿Qué te parecería pagar por librarte de los anuncios de Facebook? Techjuice

Sería una promesa rota, pero el movimiento #deleteFacebook ha corrido como la pólvora. Eso sí, Zuckerberg podría excusarse en ella y ofrecer una salida a aquellos celosos de privacidad: ¿Queréis que no venda vuestros datos? Muy bien, pagad por estar conectados gracias a nuestro servicio.

La confianza es lo peor que puede perder un proveedor de servicios y hasta ahora la ignorancia nos mantenía a salvo. Quiero decir: Facebook te proporcionaba los términos y condiciones de uso en un lenguaje complejo y enrevesado y tú lo aceptabas sin haberlo leído. Ahora Facebook está lavando su imagen con una pátina de transparencia y tú ya sabes que tus datos son usados para campañas tan importantes y decisivas como la elección del hombre más poderoso del mundo en las pasadas elecciones norteamericanas de 2016. Ya no puedes decir que no lo sabías.

Mark Zuckerberg y Sheryl Sandberg, jefa de operaciones de Facebook, llevan unos meses en plena ebullición y en sus planes cabe todo. Ser gratis supone llegar a todo el mundo, independientemente de sus ingresos. Pero no descartan nada. Como explica Sandberg:

Pensamos en muchas formas de monetización, como las suscripciones, y siempre lo haremos.

De hecho, el propio Zuckerberg dejó esa puerta abierta cuando le tocó enfrentarse a los congresistas, aunque dejando claro que la versión gratis siempre será una opción. Y es que solo hay que ver el ejemplo de Spotify, un plataforma que ha revolucionado la forma de escuchar música pero que como leemos en El País, no es rentable.