Cuando los fanáticos de cualquier marca de tecnología defiende los colores de su empresa favorita, es complicado dar un giro en sus opiniones. La legión fanboy tanto de Apple como de Google, por extensión también Android, es tan larga, que a menudo las redes sociales se incendian con improperios acerca del rival, cuando, en realidad, la competencia es lo que hace que las innovaciones sean, cada año, más espectaculares. Quiero definir, en tres categorías, como es el duelo entre Apple y Google.

Dispositivos, el talón de aquiles de Google

No cabe duda, hasta para los más fanáticos, que Apple está a años luz de Google en términos de hardware. La compañía de Tim Cook tiene uno de los teléfonos móviles con más solera del panorama tecnológico, mientras que Google, hasta hace unos años en manos de terceros, únicamente puede presumir de fabricación y diseño de un terminal móvil a partir de su Pixel. Eso sí, comparando ambos terminales, podríamos decir que la parte de seguridad, con el FaceID, y la fluidez del sistema operativo es para Apple, mientras que Google destaca con una inteligencia artificial, Google Assistant, más entrenada y una cámara sobresaliente en casi todos los aspectos.

Google no ha querido entrar en la guerra de dispositivos con Apple, quizás porque no puede actualmente

Sin embargo, en el resto de dispositivos, Apple no tiene rival, directamente, ni Google ni cualquier otra compañía. Su reloj inteligente es el más vendido en el mercado, incluso en el tradicional, su tableta es la única que rompe la mala estadística de ventas en un segmento del sector demasiado reducido y los portátiles con la manzana mordida, a pesar de su fama de caros y sobrevalorados, se encuentran en una liga distinta a los dispositivos como el Google Pixelbook.

Los sistemas operativos reflejan un estilo de vida

Decir que iOS es un mejor sistema operativo que Android sería faltar a la verdad, ya que dicha afirmación tendría tantos puntos de vista, que sería complicado debatir de forma objetiva. Sin embargo, como hay que dar una visión imparcial, creo que Android, en mi experiencia con dispositivos Samsung, HTC, LG, Huawei y Xiaomi, es tan eficaz y potente como los distintos fabricantes lo permitan en sus terminales. A diferencia de iOS, donde es Apple quien controla el proceso de fabricación del terminal y las actualizaciones del software, Google no tiene aún ese poder.

Android y iOS han triunfado en el mercado móvil por su versatilidad a lo largo de los años

Muchas personas, me incluyo entre ellas, elegimos iOS por su simplicidad, el buen hacer de todo el conjunto de elementos que conforman el sistema, las actualizaciones continuas y la fluidez por encima de todas las cosas. Android, sin embargo, destaca por la capacidad de personalización. Es imposible ver dos teléfonos bajo el sistema de Google que luzcan mínimamente iguales y, a pesar de ello, cualquier usuario podría interactuar con el sistema de otra persona. Android es libertad, mientras que Apple es fiabilidad.

La unión hace la fuerza

Cuando se habla de ecosistema, en el caso de Apple es uno de los grandes motivos de su éxito y de las ventas cruzadas de sus dispositivos, hablamos de una manera de entender el trabajo y el ocio con un conjunto de productos. Poca gente tendría un Apple Watch, de no ser por la funcionalidad que le han otorgado desde las oficinas de Cupertino y por lo fácil que resulta conectarlo con un iPhone y realizar multitud de tareas desde tu propia muñeca.

La unión de distintos productos en el día a día han hecho que Apple tenga el mejor ecosistema del mercado

Continuidad es la definición que hace Apple de su ecosistema. Puedes empezar una llamada en el teléfono y acabarla en el Mac, desbloquear tu portátil con el Apple Watch, comprar en el ordenador con Apple Pay, que habías configurado en tu iPhone, o enviar documentos de una manera súmamente sencilla con AirDrop. Este punto es complicado de rebatir por parte de los amantes de Google, ya que la empresa de Tim Cook ha conseguido crear un mundo, personal y profesional, propio con productos realmente exquisitos. Eso sí, cuando hablamos de búsquedas o de conexión al asistente virtual, Google sigue a años luz de Apple. Nadie es perfecto, como dirían en el clásico de Billy Wilder Con faldas y a lo loco.