En los últimos años, las empresas inmersas dentro del cupo denominado economía colaborativa no han parado de incrementarse. La estandarización de las tarifas de datos de Internet en el mercado ha permitido que la conectividad sea habitual para el usuario medio. Esto ha permitido conectar a consumidores y ofertantes a través de aplicaciones móviles que sirven de canal de comunicación.

Siendo objeto de polémica por las condiciones laborales de las empresas que trabajan para estas plataformas, lo cierto es que se ha convertido en una nueva forma de entender la prestación de servicios. Cada vez es más frecuente encontrarse con empleados portando las bolsas identificativas con las empresas para las que trabajan. Ahora bien, ¿seguirá teniendo recorrido este sector?

La economía colaborativa está creciendo de forma exponencial en el mercado

Por el lado de la oferta, parece que todo son beneficios. De repente, cualquier establecimiento puede realizar entregas a domicilio mediante un servicio de transporte externo. La ausencia de contratación hace que este medio de entrega incremente de forma sencilla sus beneficios al abarcar un nuevo canal de comercio. ¿Qué decir por el lado de la demanda?

El usuario tiene deferencia respecto a la empresa que realice el servicio que contrata, ya que la finalidad es contar con la comida en su casa en el plazo que se fija para la materialización del encargo. Es aquí donde Google habría visto una línea de negocio con mucho futuro. ¿Y si la propia firma de Mountain View decidiese colarse en esta industria desplazando al resto de plataformas?

Es indudable pensar que la firma del buscador posee un poder de mercado devastador. Tanto la aplicación web como Android, el principal sistema operativo en términos móviles, ocupan parte de la cuota de mercado sobre la que se sustentan aplicaciones móviles como Glovo, Deliveroo o similares. Veamos qué pruebas ha comenzado a realizar Google.

Un nuevo competidor con un poder de mercado único

Google se habría visto tentado de entrar a competir en pleno auge de la economía colaborativa. Dejando a un lado el debate surgido en referencia a las condiciones laborales de los conocidos como riders, este sector ha experimentado un fuerte crecimiento en las principales economías en las que opera. Su fácil instalación y expansión es lo que habría llamado su atención.

La economía colaborativa es una de las que más recorrido está teniendo en los últimos años. Clarín

Una de las principales ventajas de la empresa a la hora de impulsar este negocio sería la facilidad para disponer de una plataforma eficiente y segura para el usuario. Al fin y al cabo, se podrían aprovechar las plataformas de pago que utiliza la compañía para conectar usuarios con empresas. Debido a los altos márgenes de la marca, ¿estamos ante el fin de estas compañías?

Google participará en el mercado de la economía colaborativa

En los últimos meses hemos visto cómo dichas entidades han conseguido financiación gracias a las rondas que han lanzado al público. Todo hace pensar que el riesgo de la llegada de nuevos competidores hará que dichos importes se inviertan con el objetivo de mantener una cierta diferenciación. Aun así, la presencia de Google provocaría una revolución en el sector.

Según se puede leer en el blog oficial de la compañía, ya está probándose esta nueva aplicación en el mercado estadounidense. Al parecer, se habrían vinculado servicios anexos con el objetivo de aprovechar infraestructuras de Google. El mejor ejemplo de ello sería la disposición de los datos ofrecidos por Google Maps.

Una explotación de un sector que ya se ha asentado en las grandes ciudades

En el pasado, las flotas de vehículos, con sus respectivos mantenimientos y suministros necesarios, y los empleados en plantilla, hacían inviable la disposición de una entrega a domicilio. La economía colaborativa ha supuesto una oportunidad para las empresas relacionadas con el mundo de la hostelería. Tanto es así que Google también probará éxito.

Deliveroo es una de las empresas más exitosas en el mercado de la entrega de comida a domicilio. La Sexta

Lo que comenzará como una prueba piloto podría convertirse en una manera de desplazar a los competidores que, curiosamente, funcionan gracias al sistema operativo y buscador operado por Google. Sería algo así como la instalación de fibra óptica de Telefónica que luego sirve para generar competencia entre varios operadores de telefonía, incluida la propia Telefónica bajo la denominación Movistar.

Google probará durante unas semanas su servicio de entrega de comida

Es pronto para saber cómo se desarrollará esta industria en los próximos años al calor de esta nueva forma de competir. De hecho, muchas dudas se plantean todavía. ¿Se seguirá apostando por un modelo en el que habrá ‘colaboradores’ en vez de empleados propios de Google?

Habrá que esperar, por tanto, un tiempo para ver cuál es la opinión que se tiene sobre esta línea de negocio. La prueba piloto comenzará con el objetivo de posicionarse como una alternativa a las soluciones presentes en la mayor parte de países desarrollados.