No soy ningún experto en informática, ni en ingeniería, ni tan siquiera en este complicado mundo de internet, pero sí que me apasiona todo lo relacionado con estos campos. Desde que tengo uso de razón he conocido páginas web utilizando las direcciones URL para que nosotros, torpes humanos, podamos encontrar lo que buscamos de una manera sencilla. Más aún cuando Google nos ha permitido tener cierto orden en el caos digital.

Mountain View a favor de la protección del usuario

Los responsables de este posible cambio radical en el uso de la red son el equipo de seguridad de Google Chrome. Según la información que hemos podido conocer a través del medio de comunicación norteamericano Wired, se nos habla de que su postura no va en un sentido radical, intentando cambiar la composición y la estructura de internet, tal y como la conocemos hoy en día. Sin embargo, este grupo de expertos abogan por que dichos cambios tengan lugar a nivel de navegador web. Pero, ¿y qué tiene esto que ver con los trabajadores de seguridad de Chrome?

Google quiere eliminar las URL. Unsplash
Se quiere ayudar a que la gente no sea víctima de fraudes en la red

La realidad es que el sistema de URL que tenemos hoy en día es una verdadera bendición para aquellos hackers maliciosos, que buscan hacer de las suyas frente a los no expertos en la red. La composición de las direcciones en internet resulta, en muchas ocasiones, una críptica y complicada sucesión de letras, símbolos y números, que puede ser fácilmente camuflada por los amigos del mal digital para salirse con la suya. Emily Stark, una de las cabezas visibles del proyecto, asegura que:

La gente debería saber con facilidad en qué página web se encuentran y no deberían poder ser engañados, creyendo que están en otra web. No debería hacer falta un conocimiento avanzado de cómo funciona internet para averiguarlo.