En los últimos años, la obtención de energía se ha convertido en uno de los debates principales en la economía. ¿Seguir apostando por los métodos tradicionales o acometer inversiones para garantizarse el suministro a través de medios menos contaminantes? A nivel empresarial, este se ha convertido en uno de los temas que ha generado más controversia.

¿Alguna vez te has parado a leer qué incluyen las empresas en el apartado ‘Acciones de responsabilidad social corporativa’ de la Memoria? Desde hace un tiempo, empresas como Apple o Google, entre muchas otras, se han comprometido a reducir sus emisiones contaminantes. La firma de Cupertino, por ejemplo, no genera consumo energético superior al que produce en sus instalaciones principales.

DeepMind ya consigue generar más energía eólica a Google gracias a una innovación

La firma de Mountain View, tras comprobar la política formulada por su principal competidora, decidió ir un poco más allá; dotaría a su sistema de inteligencia artificial, denominado DeepMind, de una innovación para mejorar las predicciones sobre la futura obtención de energía. Esto, aplicado a la energía eólica, ha dado como resultado a una estrategia diferencial.

Los sistemas de autoaprendizaje vuelven a situarse en el centro del debate por lo que suponen. ¿Cómo consigue esta firma incrementar el volumen de producción de energía eléctrica a través de esta solución? La inclusión de esta novedad ha permitido a la empresa reducir los costes, algo que podría tener implicación directa en el sector energético.

¡Hasta 36 horas de predicción se puede conseguir gracias a la última novedad introducida por la firma del buscador! Varios son los condicionantes que han permitido la llegada de esta alternativa. Sin embargo, su desempeño tendría un mayor efecto si pudiese aplicarse en otras áreas geográficas en las que muchos generadores no funcionan al máximo de su capacidad.

Así funciona DeepMind en lo relacionado con las fuentes energéticas

La filial del grupo Alphabet ha conseguido predecir con una alta capacidad de acierto, cuál iba a ser la proyección de viento en las siguientes 36 horas del pronóstico. Este nuevo dato permite conocer cuáles serán las rachas de aire con el objetivo de reducir el consumo de alternativas basadas en materias fósiles.

La energía eólica llega de las manos de los molinos de viento. Yaencontre

Entre las variables más destacadas que se han utilizado, cabe hacer mención especial a la que se encarga de predecir cómo se comportará el mercado energético ante cambios en la demanda y los precios. Este factor ha sido clave para entender la variabilidad en los resultados. El objetivo primordial de la compañía es introducir a la red cada vez más una mayor cuantía de energía ‘limpia’.

Las emisiones contaminantes en las grandes empresas se reducirán en los próximos años

En los últimos años, la inclusión de estas variables ha permitido a esta compañía liderar la reducción de las emisiones contaminantes entre las principales compañías del sector. Sin embargo, la meta es eliminar cualquier rastro de carbono realizado por la empresa, lo cual solo llegará si se consigue apostar al máximo por el uso de energías renovables.

DeepMind, en la actualidad, requiere de la intervención continua del personal que está empleado en dicho programa. El objetivo a medio plazo es dotar a este sistema de las cualidades necesarias para que pueda realizar predicciones de forma autónoma, algo que solamente será factible si se incrementa el número de resultados.

Un algoritmo pensada para obtener el ahorro energético

El ahorro energético es un componente fundamental para medir la competitividad de muchas empresas. De hecho, esta es la principal causa de que muchas firmas relacionadas con la minería de criptomonedas estén cerrando sus puertas. ¿Estamos ante unos precios superiores que se mantendrán en el futuro? Todo ello dependerá de la eficiencia en la obtención de energía ‘limpia’.

La sede principal de Google ha conseguido reducir de forma exponencial su consumo energético. Telemundo 20

Desde hace años, políticas como la apuesta por el ahorro o la instalación de soluciones de autoconsumo ha supuesto un cambio a la hora de medir el impacto de esta variable. Este coste indirecto sobre unidad producida está teniendo una mayor incidencia en la producción, algo que está provocando que las empresas analicen con más detalle cómo malgastan estos recursos.

La cultura por el ahorro energético se ha convertido en una prioridad entre empresas

¿Es la inteligencia artificial la solución para evitar este derroche? A tenor por el programa diseñado por Google, según el medio Hoy, todo parece indicar que existe un margen de mejora en la producción de energía eléctrica mediante una solución eólica. Aun así, es pronto para corroborar las bondades de esta nueva solución.

La compañía con más usuarios del mundo a través del buscador cambió su estrategia en relación con el consumo de energía. ¿Cuándo llegará el momento en el que se consiga eliminar la huella de carbono entre los gigantes tecnológicos del mundo? Parece que esto, al menos, difícilmente ocurrirá en el corto plazo.