Las tabletas, déjame que las llame así, han evolucionado tanto a lo largo de los años, ya no hablo exclusivamente de los iPad, sino del resto de fabricantes, que parece mentira que este dispositivo, tal y como lo concebimos hoy en día, no resulte imprescindible para un amplio abanico de usuarios. En este artículo, quiero hablarte acerca de la fina línea que aún separa al iPad del ordenador convencional.

Nuevas funcionalidades para destacar

Lo primero que uno se espera cuando está abriendo la caja de un ordenador, normalmente portátil, es encontrarse un dispositivo grande, con teclado, trackpad y una pantalla generosa para poder realizar todo tipo de tareas. Esto no sucede con las tabletas. En mi caso, con un iPar Air de nueva generación estrenado hace apenas dos meses, sostener en mis manos esta pieza de tecnología es una sensación a caballo entre la preocupación, porque no le pase nada, y la admiración, por un producto tan bien acabado.

iPadOS quiere convertir tu tableta en un ordenador.
La gestión de archivos ha sido el primer gran salto hacia la informática al uso

Comentaba, anteriormente, que la separación entre ordenador y tableta es muy fina, pero sigue existiendo. Por supuesto. Es complicado describir con palabras las sutiles diferencias que aún pueden apreciarse, con lo que intentaré explicar qué es lo que iPadOS ha aportado a la nueva generación de tabletas de Apple, para acercarlas a la informática tradicional. Por un lado, y creo que es el ejemplo más evidente para todos, la remodelación de la aplicación de Archivos ha sido la primera clave.

Tener un sistema de archivos decente era lo mínimo exigible a Apple

En cuanto a la gestión de archivos, iOS se encontraba a años luz de la versión de macOS. Ahora, con iOS 13 reconvertido en iPadOS, podremos realizar tareas tan sencillas en un archivo como podrían ser copiar, renombrar, comprimir, añadir etiquetas o duplicar el mismo. Además, algo que pedían muchos usuarios a la hora de importar vídeos o fotografías a su iPad, también podremos acceder a las unidades portátiles conectadas al dispositivo. De hecho, en información que hemos podido leer en el medio de comunicación 9To5Mac, con la segunda beta se puede acceder a servidores SMB.

Potencia y tamaño como futuro de la comunicación

El problema, en mi opinión, no es que los iPad se estén acercando a los ordenadores de toda la vida, sino que hemos tenido que adaptarnos y, por tanto, tenemos que cambiar el enfoque a estas alturas de evolución tecnológica. Creo que las tabletas de Apple se acercan al perfecto ordenador portátil, porque la informática está siendo atraída por propuestas encaminadas a la conversión entre ambos equipos. Y esto, como mejor se explica, es con ejemplos.

La creatividad vive una era dorada con los iPad

Quienes utilizan sus equipos para tareas de diseño, pongamos por caso a los artistas digitales, la llegada de los iPad más modernos, junto con el Apple Pencil, es la solución a todos sus problemas. No voy a comparar un dibujo realizado con papel y lápiz, pero sí uno realizado en un ordenador con un equipo para digitalizar dibujos y la sencillez de aplicaciones como Procreate. En este caso, ha sido la informática la que se ha querido acercar a las tabletas. Y da gusto convertirse en un dibujante profesional, aunque únicamente sepas recrear monigotes.

Ratón y teclado ya son parte del cuerpo de las tabletas de Apple

La posibilidad de conectar un teclado al iPad era un gran paso para aquellas personas que buscaban un portátil para interactuar con el mismo de manera más productiva. Sin embargo, el nuevo sistema operativo de Apple incorpora la opción de añadir un ratón, ya sea conectado por cable o a través de Bluetooth, con lo que los periféricos más clásicos han acabado siendo parte de la línea de trabajo en los dispositivos de Apple.

Quería finalizar este artículo, que espero que te haya parecido interesante, dejando claro que los iPad aún no me parece que estén a la altura de cualquier equipo informático. Aunque esto habría que matizarlo. No creo que estén a la altura, porque están superándolos de manera muy clara. En unos años, esperemos que nadie me lo recuerde si no acierto mi vaticinio, éstos se apoderarán de la industria informática, ya sea a través de Apple, Microsoft u otras compañías que apuesten por ceder el mando a una pantalla con todas las funcionalidades que siempre habías deseado.