¿Quién no conoce a alguien cuyo móvil tenga la pantalla destrozada? La rotura de este componente es uno de los motivos más atendidos en los servicios técnicos de los fabricantes. Al fin y al cabo, estamos ante una pieza generalmente frágil. Pese a los protectores actuales, todavía muchas pantallas coquetean con el pico de una mesa, con el propio suelo, con una mala caída, etc.

Los accidentes, en muchas ocasiones, son inevitables. Pese a que se está mejorando la tecnología que envuelve a las pantallas, todavía se producen este tipo de situaciones. Por ello, algunas empresas se han especializado en la producción de soluciones para evitar el problema o, en caso de haber ocurrido, tener lista una solución rápida y menos costosa que el servicio oficial.

El MWC ha sido testigo de la presentación de la máquina gTool DRS

En el Mobile World Congress que ha tenido lugar estos días en Barcelona, la empresa Black Rock Mobile ha presentado una tecnología disruptiva que merece la pena destacar. Pese a que este certamen está especialmente destinado a las presentaciones de los terminales insignia de las principales marcas, este tipo de opciones están cobrando un mayor peso con el paso del tiempo.

Esta compañía ha creado un producto que consigue restaurar a la perfección una pantalla en mal estado debido a una rotura del cristal. Esto se consigue sin necesidad de sustituir la pieza, por lo que puede ser válida para cualquier terminal sin necesidad de contar con recambios. Su funcionamiento, aparentemente sencillo, cuenta con un gran potencial detrás.

Toca pasar a ver, por tanto, cómo funciona uno de los productos que más ha llamado la atención en esta feria. Eso sí, si estás pensando en comprar este dispositivo, debes saber que tendrá un coste que rondará los 10.000 euros. Como es lógico, está especialmente diseñado para los servicios oficiales. Aun así, merece la pena conocer cómo funciona esta innovación.

Arreglar la pantalla de tu móvil solo costará 10 minutos

Esta solución dispone de una vertiente hardware, como es obvio, y un software. Este último sirve principalmente para indicar cuál es el móvil protagonista de la reparación. De esta manera, se puede configurar la máquina para que el nivel de detalle sea el más acertado posible. Así pues, lo primero que hay que hacer es indicar la marca y modelo que será objeto del proceso.

Tal y como se puede observar en las imágenes anteriores, lo primero que llama la atención es ver cómo el proceso se concentrará en torno a 2 torres cilíndricas. En la primera de ellas, tendrá lugar la separación de la capa de vidrio y el panel. En este caso, al utilizarse un Samsung como modelo, estaremos ante una base Amoled.

Durante el proceso se pueden llegar registrar temperaturas extremas

Este proceso consiste en una congelación a base de helio en el que se alcanzan temperaturas a 180 grados centígrados bajo 0. En este punto, es posible separar ambas capas sin que la inferior, la que no esté afectada por la rotura, sufra un deterioro. Tras ello, se introduce el cristal en el otro elemento cilíndrico con un objetivo, reparar los cristales afectados.

En una última etapa, se juntan todas las capas que conforman el cuerdo del terminal. El resultado, tal y como se puede observar al final, muestra una solución que no dista, en absoluto, de la original. Aun así, ¿qué viabilidad tiene esta innovación en el mercado? Este producto está especialmente diseñado para los centros destinados al tratamiento de aparatos electrónicos averiados.

Una tecnología que se encontrará obstáculos en el mercado

Pese a que es posible arreglar una pantalla en apenas 10 minutos, Black Rock Mobile es consciente de las múltiples limitaciones que tiene su producto en un mercado tan competitivo como el que nos encontramos en la actualidad. Tal y como se puede leer en el portal Sourcely, continúa siendo más económico recurrir a la sustitución del componente en cuestión.

gTool DRS es una tecnología capaz de reparar la pantalla rota de un terminal. YouTube gTool

Al fin y al cabo, en la mayor parte de los casos, solo la pantalla es la que se ve afectada por una rotura. Por ello, si se sustituye el cristal por otro es suficiente para garantizar el perfecto funcionamiento del sistema táctil. ¿Tiene recorrido este producto en cuestión? Solamente será así si se consigue reducir el precio de partida.

El precio inicial de esta máquina es su principal debilidad para triunfar en el mercado

Su principal freno, como es lógico, está relacionado con el precio de adquisición de la máquina. La amortización de los 10.000 euros que cuesta solo será posible si se realiza una gran cantidad de servicios, algo que solamente tiene lugar en los propios centros especializados en el arreglo de terminales.

Teniendo en cuenta esta apreciación, parece sencillo ver cómo este producto, bajo la apariencia actual, no servirá para ofrecer un desempeño con plenas garantías comerciales. Aun así, llama la atención ver cómo el acabado que ofrece es realmente admirable.