Lejos de calmarse las aguas, las relaciones entre el Parlamento británico y Facebook están mas tensas que nunca. La compañía de Mark Zuckerberg no cede ante las peticiones de los parlamentarios, que han optado por atacar con fuerza al enemigo para conseguir lo que desean.

Podríamos decir que el tema principal de este enfrentamiento es el escándalo de Cambridge Analytica, en el que millones de usuarios de Facebook se vieron afectados. Como la compañía se niega a dar explicaciones, en el Parlamento británico han querido llegar a la información por sus propios métodos.

UK confisca documentos privados a Facebook

Facebook se ha negado rotundamente a explicar ante el Parlamento lo que pasó realmente con el robo de datos privados de sus usuarios. Esto no ha sentado nada bien a los parlamentarios, que quieren proteger a los ciudadanos del Reino Unido y darles la privacidad que Facebook no asegura.

El Parlamento ha decidido llegar hasta el fondo del asunto para acceder a todos los detalles del trato que Facebook le da a la información privada. De esta forma, en la noche del sábado sucedió algo que nadie esperaba y que demuestra que UK va con todo contra Facebook.

Tal y como informa The Observer, el Parlamento británico ha usado sus poderes legales para confiscar miles de documentos internos de Facebook en otro intento más de conseguir que el CEO de la compañía dé las explicaciones necesarias.

Facebook cada vez presiona más a Facebook para que esta explique qué paso con Cambridge Analytica

Según la fuente de información, los documentos internos confiscados contienen detalles muy reveladores sobre las decisiones que Facebook tomó en cuanto a la privacidad y datos personales de sus usuarios que desembocaron en el escándalo de Cambridge Analytica.

El último movimiento del Parlamento tendrá serias consecuencias con toda seguridad, ya que entre los documentos que se ha apropiado se encuentran correos electrónicos entre Mark Zuckerberg y otros ejecutivos de Facebook. Todo ha pasado por Six4Three, una empresa de software que trabaja con la red social.

Recurriendo a un raro mecanismo legal, Damian Collins, presidente del Comité de Cultura, Medios y Deportes de Reino Unido, ha obligado al fundador de Six4Three a entregar los documentos requeridos durante un viaje de este al país británico.

El Parlamento británico sigue su guerra contra Facebook al confiscarle documentos internos. The Leader

Lo que queda claro es que el representante del Parlamento no se ha andado con tonterías, según las informaciones filtradas por la prensa. Aparentemente, Collins envió a un sargento al hotel del fundador de Six4Three para comunicarle que tenía un plazo de dos horas para cumplir la orden.

Parece que esa persona se negó a ello, por lo que fue llevado hasta el Parlamento, donde le comunicaron que podría entrar en prisión incluso si no hacía lo que se le pedía. Como imaginamos, el fundador acabó cediendo y entregando esos documentos internos de Facebook.

"Este es un movimiento sin precedentes, pero es una situación sin precedentes. No hemos podido obtener respuestas de Facebook y creemos que los documentos contienen información de muy alto interés público", ha explicado Collins, que también lidera una investigación sobre esas noticias falsas que tan presentes están en Facebook.

Una lucha que va para largo

Los enemigos de Facebook siguen creciendo conforme pasan los meses. Zukerberg ya tuvo que declarar ante el Senado de Estados Unidos cuando salió a la luz el robo de datos de Cambridge Analytica, pero parece que no está dispuesto a dar explicaciones dos veces.

Así lo vimos cuando UK y Canadá pidieron una comparecencia al líder de Facebook para que hablara sobre los últimos problemas de su empresa. "Dado su objetivo auto-declarado de "arreglar" Facebook y prevenir el uso maligno de la plataforma en los asuntos mundiales y el proceso democrático, nos gustaría darle la oportunidad de comparecer en esta audiencia", explicaron los parlamentarios.

Pronto ambos Parlamentos descubrieron que Zuckerberg no estaba muy por la labor de declarar, rechazando la invitación con una excusa de falta de tiempo poco creíble. Ante la negativa de Facebook, ya vemos que el Parlamento británico no se ha achantado y ha decidido hacerse con unos documentos que cree relevantes, como explica Collins:

Tenemos preguntas muy serias para Facebook. La compañía nos engañó sobre la participación rusa en la plataforma, y no ha respondido a nuestras preguntas sobre quién sabía qué, en relación con el escándalo de Cambridge Analytica. Creemos que estos documentos tienen respuestas sobre el uso de datos, especialmente por parte de desarrolladores externos.

Por ahora Facebook no ha hecho ningunas declaraciones referentes a esa confiscación de documentos internos, aunque no pasará mucho tiempo antes de que conozcamos qué opina la compañía de un movimiento legal que pone de manifiesto que la batalla entre ambas partes no parará pronto.