Durante los últimos años, hemos escuchado en muchas ocasiones como las fuerzas de seguridad demandaban a Apple la clave para desencriptar y desbloquear sus terminales, para, de esta manera, poder acceder a los teléfonos de criminales y víctimas, siendo éstos de vital importancia para las investigaciones en curso. Parecía que Apple era inexpugnable, hasta que nos hemos enterado de esta noticia. Lee aténtamente.

Una herramienta israelí contra Apple

Las informaciones, según lo que hemos podido ver publicado en el medio de comunicación digital 9to5Mac, apuntan a la posibilidad de que la policía de Nueva York haya estado utilizando un aparato, de fabricación israelí, para acceder a los terminales de la compañía de la manzana mordida, sin que los ciudadanos de la urbe tuviesen constancia de este hecho. El producto, que tiene como nombre Cellebrite y que puedes consultar en su propia página web, ha sido diseñado, exclusivamente, para que las fuerzas del orden puedan acceder al contenido de terminales con sistema operativo iOS, además de aquellos que corren Android, aunque en este último caso, no todos los terminales, según aseguran en su web, son accesibles.

Imagen de Cellebrite. Cellebrite
Cellebrite es la kriptonita de iOS y Android

Gracias a la intervención del medio de comunicación OneZero, ha salido a la luz pública documentación que indicaría que, a pesar de que el producto de la empresa israelí ha sido anunciado recientemente, éstos ya habrían sumistrado varias unidades a distintas fuerzas de seguridad, sabiendo que la policía de Nueva York es cliente de la firma tecnológica desde mediados del año pasado. De hecho, incluso se están barajando las primeras cifras de la operación de adquisición del software, con un total de 200.000 dólares a repartir durante tres años. Este pago cubriría el hardware, software, la instalación y el entrenamiento en la utilización de Cellebrite. El ciudadano corriente nunca sabe todo lo que gobiernos y demás organismos estatales llevan a cabo y para muestra, un dispositivo revolucionario.