Si piensas en el futuro y la inteligencia artificial, algunas personas podrían cuerpo y cara a la misma, por ejemplo, Arnold Schwarzenegger como el mismísimo Terminator, disparando a diestro y siniestro para proteger a Sarah Connor. La realidad, por mucho que nos duela a los fanáticos de la ciencia ficción, es que estos seres ya están entre nosotros y, para colmo, se permiten el lujo de bromear.

Un profesor universitario y su ayudante

Ahshok Goel es el nombre del profesor que ha utilizado una inteligencia artificial, un robot o un asistente virtual, como quieras denominarlo, para ayudarle en la ardua tarea de tener que contestar las dudas y preguntas de sus alumnos. Este profesor, perteneciente al Instituto de Tecnología de Georgia, forma parte del Departamento de Informática y es profesor en la asignatura denominada Ciencias Informáticas y Ciencias Cognitivas.

Como imagino que no conoces qué aspectos de la informática se discuten y enseñan en esta especialidad, te los explico. Por una parte, el señor Goel realiza investigaciones en torno a la informática, pero en su vertiente más humana. En palabras de la propia página web de la universidad:

Ashok lidera una investigación acerca de la informática más humana, la inteligencia artificial y la ciencia cognitiva, centrándose en el diseño computacional, el descubrimiento y la creatividad. Los objetivos son entender la creatividad humana en el diseño conceptual de sistemas complejos, así como resolver problemas científicos, desarrollar herramientas interactivas para estas tareas creativas e inventar sistemas informáticos que sean, por sí mismos, creativos.

IBM está detrás del desarrollo de esta inteligencia artificial

Y hablando de sistemas informáticos, en este artículo existen dos protagonistas, por un lado el profesor y, por otro lado, la inteligencia artificial. Según información que hemos podido obtener del medio informativo Quartz, conocemos que el sistema informático detrás de Jill, que es como se hace llamar el robot de turno, está basado en el programa informático Watson, desarrollado por IBM.

Estamos hablando de una inteligencia artificial que tuvo como uno de sus puntos de partida, a modo de broma, ser capaz de batir a un ser humano en el famoso programa de la televisión norteamericana Jeopardy, como puedes ver en el vídeo que está insertado sobre estas líneas.

Conoce a Jill Watson

Lógicamente si a un estudiante universitario le dicen que puede preguntar cualquier duda que le surja durante sus horas de estudio al asistente del profesor y, además, este asistente se llama Jill Watson, nadie sospecharía que dicha entidad no es más que una creación humana capaz de imitar, e incluso superar, a sus maestros. En este caso, Jill, como nos muestran en un artículo de la propia Universidad de Georgia, es un proyecto del equipo de investigación del profesor Goel.

Una inteligencia artificial ha burlado a decenas de estudiantes. Business Insider
La interacción humana es lo que Jill aporta como novedad

Las tareas encomendadas a Jill, aunque puedan parecer superficiales y fáciles de imitar, no lo son. Por un lado, y a través del correo electrónico, la inteligencia artificial se dedicaba a enviar recordatorios a los estudiantes acerca de fechas importantes. Aunque lo que más se puede destacar de Jill, como hemos podido comprobar en la información obtenida del medio de comunicación online Futurism, es que se permitía el lujo de contestar todo tipo de dudas a través de un foro especializado. Su manera de comunicarse era tan veraz, que nadie se dio cuenta del engaño.

Sin embargo, seguro que una duda asalta tu mente en estos momentos. ¿Cómo es posible entrenar a una inteligencia artificial, por muy avanzada que sea, en el manejo del vocabulario y las expresiones coloquiales sin que parezca un robot? El entrenamiento de Jill consistió en la lectura y comprensión de 40.000 entradas de un foro llamado Piazza. De esta manera, el equipo instruía a la inteligencia para que contestase con respuestas previas a preguntas en temas similares.

Aún no se ha acabado la historia de Jill y el equipo de investigación de la Universidad de Georgia. En palabras del propio Ahshok Goel:

Nuestros ayudantes se ven abrumados respondiendo preguntas rutinarias. Dentro de un año, Watson será capaz de contestar al 40% de las preguntas de los estudiantes, lo que permitirá a los humanos encarar cuestiones técnicas más complejas.