Desde hace años, hay un término que está colándose cada vez más en los telediarios, noticias en medios de comunicación y medios electrónicos; la inteligencia artificial. ¿Cómo ha conseguido este sistema de autoaprendizaje adquirir tal relevancia? Muchas de las soluciones que dominarán la industria en el futuro estarán representadas por toda una cadena de estos algoritmos.

En la actualidad, muchas son las líneas de investigación que están trazadas con el objetivo de cambiar la tecnología disponible, ya sea para mejorar la productividad o incorporar nuevos servicios. No obstante, existe otra rama que está especialmente diseñada para destacar en el ámbito de los videojuegos. ¿Estamos ante la reedición de lo que consiguió el ordenador contra Gary Kaspárov?

La robótica mejorará al ser humano en múltiples facetas en el futuro

Si en 1996 se consiguió que la máquina pudiese ganar a todo un histórico en el ámbito de la ajedrez, ¿qué otro ejemplo podría ponerse en relación con los tiempos de hoy? Para entender lo rápido que está desarrollándose la tecnología digital, basta ver cómo la inteligencia artificial ya está consiguiendo ganar en los videojuegos.

Hace escasamente unos días, DeepMind, una filial de Google, consiguió derrotar en una épica batalla a 2 de los gamers más reconocidos a nivel mundial. Grzegorz «MaNa» Komincz y Dario «TLO» Wünsch, pertenecientes al famoso equipo Team Liquid, fueron derrotados por esta solución, según Blizzard. ¿Cómo se ha conseguido alzar con la victoria la innovación creada por esta startup?

Este desenlace podría derivar en otros múltiples proyectos relacionados con otros videojuegos de reconocido prestigio. ¿Imaginas que una inteligencia artificial pudiese, por ejemplo, ganar en todos y cada uno de las partidas que echase al Fortnite? He aquí algunas de las curiosidades que merece conocer este programa.

Mejora continua es uno de los pilares fundamentales para DeepMind

De nuevo, la denominación ‘deep’, profundo en inglés, se ha convertido en una palabra clave para entender la inteligencia artificial. Si en el pasado se conoció como Deep Blue el ordenador que ganó al mítico Gary Kaspárov, este nuevo ejemplo muestra por qué este sistema basado en algoritmos puede ser muy eficiente resolviendo situaciones de todo tipo.

DeepMind ha dejado el testigo a esta solución de aprendizaje continuo a su libre albedrío en esta partido ante 2 de los mejores jugadores que existen a nivel internacional. Tras varias partidas y enfrentamientos muy estratégicos, se alzó con la victoria el sistema informático. Todo ello, además, sin tener ninguna influencia dentro del juego.

La memoria LSTM es el eje fundamental para entender la tecnología de DeepMind

¿Estamos ante una nueva manera de entender las múltiples capacidades de la robótica? En esta ocasión, para entender la diferenciación de este producto se debe realizar especial mención a su núcleo de memoria LSTM, el espacio desde el cual se tomaron todas las decisiones de forma autónoma. El chio que incorpora está basado en una red neuronal jamás vista en este sector.

De hecho,cuenta con un porcentaje de victorias próximo al 95%, lo cual puede servir de indicador para entender cómo esta tecnología está suponiendo un desafío sin precedentes para los profesionales en la materia. Ahora bien, ¿qué sentido tiene crear una innovación realizando por nosotros una actividad propia de nuestro propio entretenimiento?

AlphaStar será mucho más difícil de batir en los próximos meses

Una de las virtudes de la inteligencia artificial es que es posible mejorar su eficiencia sometiendo el sistema a nuevas partidas. Estos resultados, los conseguidos contra los miembros del Team Liquid, se pudieron conseguir tras someter a la tecnología a un total de 200 años de juego real de forma comprimida. Todo ello se ha conseguido en solo 14 días.

Los conocidos como eSports están adquiriendo una mayor relevancia en los últimos años. As

Estos datos sirven para mostrar cómo el autoaprendizaje y la mejora de las habilidades por repetición tienen una connotación diferencial en el mercado robótico. Los eSports verán cómo en los próximos años solo se podrá competir contra los demás seres humanos, ya que contra las máquinas todo parece indicar que no habrá opciones de victoria.

DeepMind podría mejorar todavía más la respuesta de AlphaStar en la competición

En el caso de la partida que enfrentó a los populares gamers con el sistema diseñado por DeepMind, existía una limitación del algoritmo de unos 350 milisegundos entre observación y acción. Esta variable, si ya de por sí mejora la capacidad de reacción del ser humano en relación con los videojuegos, podría ser mejorada de forma exponencial en tan solo unas semanas.

¿Hemos llegado al punto de no retorno? ¿Ya no será posible en unos meses ganar a las máquinas? Esto es lo que nos sugieren soluciones como AlphaStar, la solución presentada por una de las filiales de Google especializadas en los videojuegos. El desarrollo de una red neuronal única es lo que ha conseguido mejorar, una vez más, las cualidades de las máquinas frente al ser humano.