Uno de los frentes que Samsung tenía abierto desde hace años ha finalizado de forma positiva tras el acuerdo alcanzado entre la compañía surcoreana y la organización Supporters for the Health and Rights of People in the Semiconductor Industry (SHARPS).

Esta última ha luchado durante una década para conseguir justicia para los trabajadores que enfermaron mientras trabajaban en las fábricas de Samsung de semiconductores. Ahora, tanto tiempo después, alcanzan la victoria al confirmarse que recibirán indemnización por parte del todopoderoso fabricante.

Samsung se compromete a indeminizar

Kim Ki-nam, CEO y presidente de Samsung, junto a Hwang Sang-ki, líder de SHARPS, y Kim Ji-hyung, del comité de mediación, protagonizaron el pasado viernes un acto público para firmar definitivamente el acuerdo que sella la paz entre ambas partes.

Tras la intermediación de una comisión para que el enfrentamiento pudiese terminar, Samsung se ha comprometido a indemnizar a todos los trabajadores que han sido víctimas de enfermedades relacionadas con sus empleos para la compañía.

Así lo ha confirmado Yonhap News, que también ha asegurado que los miembros de la organización de trabajadores comunicaron en julio que aceptarían cualquier decisión hecha por ese comité intermediario, sin poner ninguna condición que arriesgase el acuerdo. Lo mismo sucedió con Samsung, que aceptó sin excusas lo decidido por la comisión.

Samsung se ha comprometido a indemnizar a los trabajadores que enfermaron en sus fábricas. HYPEBEAST

Al aceptar el acuerdo, Samsung se ha comprometido a indemnizar con hasta 150 millones de wones a cada una de las víctimas, es decir, unos 117.000 euros (130.000 dólares). Además, el pacto también incluye el tratamiento de las enfermedades congénitas que sufren los hijos de las víctimas.

16 tipos de cáncer quedan incluidos dentro del acuerdo como enfermedades que han podido contraer trabajadores de Samsung, además de cubrir también abortos involuntarios y otras enfermedades raras. Para poder solicitar esa indemnización del fabricante, el trabajador debe haber sido miembro de su plantilla desde 1984 hasta la actualidad.

Samsung no ha reconocido que el entorno laboral es el causante de las enfermedades

Jipyong, un bufete de abogados de Corea del Sur, será la empresa encargada de llevar las reclamaciones de los afectados, que aún tienen 10 años por delante para pedir la compensación. El 31 de octubre de 2028 será el último día que las víctimas tendrán para reclamar, aunque el plazo podrá extenderse si se dan ciertas circunstancias.

"Nos disculpamos sinceramente con los trabajadores que sufrieron enfermedades y sus familias. No hemos podido gestionar adecuadamente los riesgos de salud en nuestras fábricas de semiconductores y LCD", dijo Ki-nam durante la comparecencia.

Pese a las disculpas y las indemnizaciones, cabe destacar que Samsung no ha llegado a reconocer que el entorno laboral en el que trabajaban las víctimas esté directamente relacionado con las enfermedades que estas contrajeron mientras estaban en las fábricas.

Los otros detalles del acuerdo

Además del dinero que Samsung empleará para las indemnizaciones, el fabricante surcoreano se ha comprometido también a donar 50 millones de wones, unos 39 millones de euros, a la Agencia Coreana de Seguridad y Salud Ocupacional (KOSHA) para ayudar a mejorar la seguridad y la salud de los trabajadores del país.

"Expresamos nuestra gratitud por la confianza depositada en el gobierno y por darnos la tarea. Planeamos defender la noble intención de Samsung y las víctimas de SHARPS, y utilizar el dinero de manera transparente", ha declarado Lee Jae-kap, ministro de Trabajo.

Los trabajadores de Samsung afectados podrían recibir hasta 16.000 dólares. The Huffington Post

Además, Jae-kap ha explicado también que la donación irá para la investigación y construcción de instalaciones para la seguridad industrial. Todos estos proyectos serán dirigidos por un equipo que será creado próximamente y que trabajará mano a mano con el gobierno surcoreano para administrar el dinero.

Samsung aún no ha contentado a todas las víctimas

Más de 10 años han pasado desde que antiguos trabajadores de Samsung comenzasen a manifestarse para mostrar todo el daño que trabajar en las fábricas de la compañía estaba causándoles. Hwang Yu-mi fue el rostro más importante de este movimiento tras morir en 2007 por la leucemia que sufría por trabajar produciendo chips para Samsung.

Su padre, Hwang Sang-gi, ha sido el líder de SHARPS, la organización de víctimas que lleva tanto tiempo pidiéndole al fabricante que pida disculpas, dé las indemnizaciones necesarias y ponga las medidas necesarias para que nada de eso vuelva a pasar.

En total, y según datos de SHARPS, 240 personas han sufrido enfermedades relacionadas con el trabajo en fábricas de Samsung, mientras que 80 empleados han perdido la vida por las mismas causas. Ahora, la organización ve cómo parte de sus peticiones se ven cumplidas, aunque no es suficiente, como explica Sang-gi.

Ninguna cantidad de disculpa será suficiente para curar todos los insultos, el dolor de las lesiones industriales y el sufrimiento de perder a la familia. No puedo olvidar el dolor que sufrieron ella y nuestra familia. Demasiadas personas han sufrido el mismo destino.

La organización de afectados aún tiene una larga batalla por delante, ya que este acuerdo solo beneficia a las víctimas que trabajaron en la producción de chips y pantallas LCD. Por ello, empleados de Samsung Electro-Mechanics, Samsung SDS, Samsung SDI y otros sectores también contrajeron enfermedades al tratar con sustancias peligrosas durante su trabajo y merecen las mismas disculpas e indemnizaciones.