Desde que la idea del Hyperloop surgió de la mente de Elon Musk, muchos han sido los equipos, normalmente surgidos de ingenieros y estudiantes universitarios, que han intentado construir el prototipo de vehículo más cercano a la perfección para circular a través del tubo de vacío que conectará ciudades en un futuro no demasiado cercano. Este año, 2018, la competición ha sido tan interesante, que merece la pena que te quedes unos minutos con nosotros para descubrir los secretos de la misma.

Ganador se escribe en alemán

Por tercera ocasión, la competición que organiza uno de los personajes más carismáticos del mundo tecnológico, Elon Musk, empieza a congregar participantes de distintos lugares del planeta. Puedes consultar la lista completa de equipos que han tenido la osadía de mostrar sus diseños en la zona de pruebas de California en la página web de Hyperloop.

Estados Unidos y Europa copan, casi exclusivamente, las participaciones en el evento de Hyperloop

Estados Unidos, por proximidad y potencial en estudios universitarios, es el país que más equipos aporta, un total de ocho, aunque Europa no queda nada mal representada. En la competición, celebrada el 22 de julio de este año, hubo también ocho conjuntos que provenían de lugares tan distintos como Alemania, Suiza, España, Irlanda o Escocia.

Los tres finalistas, según nos cuentan los compañeros del medio de comunicación digital Tech Crunch, fueron el equipo WARR Hyperloop de Alemania, el equipo Swissloop de Suiza y un equipo con miembros norteamericanos y canadienses. Y como en los dos eventos anteriores, la victoria volvió a ser germana, con lo que WARR Hyperloop fue coronado por tercer año consecutivo como rey de los prototipos de este novedoso sistema de transporte.

Récords y españoles con hambre tecnológica

La competición puesta en marcha por Space X, además de dejarnos prototipos increíbles de la mejor ingeniería, también nos deja un sinfín de curiosidades y detalles que merecen la pena ser destacados. Por ejemplo, el equipo ganador, WARR Hyperloop, que ya poseía el récord de velocidad en la anterior prueba con 320 kilómetros por hora, ha conseguido batir, yo diría pulverizar, todos los registros con una velocidad máxima este año de 487 kilómetros por hora.

Muchos son los equipos premiados, aunque ninguno tiene el nivel de WARR Hyperloop

En las tres ediciones que llevamos de competición, siempre hay distintos equipos, además del ganador, que destacan por otros detalles y que generan un mayor interés en el público que sigue este evento. Este año, sin ir más lejos, un equipo de la Universidad de Washington y otro procedente de Irlanda han recibido premios a la innovación. Eso sí, los ganadores, con una larga trayectoria, cuentan con un nivel que se aleja del resto de candidatos.

En la información que hemos podido obtener del medio de comunicación The Verge, sabemos que los miembros de este equipo proceden de la Universidad Técnica de Munich. Su cápsula de competición es un artefacto de 70 kilogramos de peso, realizado en fibra de carbono, y propulsado por un motor eléctrico, como no podía ser de otra manera en casa del dueño de Tesla, con una potencia de 50kW. Sus frenos, en algo que otros equipos ni se aproximan, permiten a la cápsula frenar en seco en tan sólo cinco segundos.

España está perfectamente representada con la cápsula Valentia

Me gustaría dedicar el cierre de este artículo al equipo impulsado por la Universitat Politècnica de València, llamado HyperloopUPV, y que ha competido en Los Ángeles con su vehículo, el Valentia. Esta nueva cápsula es cuatro veces más potente que la anterior, la Atlantic II, y tiene la posibilidad teórica de superar los 400 kilómetros por hora. Con dos años de experiencia, el equipo español va perfeccionando el diseño del vehículo del futuro y, esperemos, que algún día tengamos en nuestro país un Hyperloop con el gran trabajo de los ingenieros españoles.