Ya no debería sorprendernos escuchar noticias acerca del consumo de drogas entre la población, cada vez más joven, de nuestro país o países extranjeros. Una lacra de este calado necesita, además de la ayuda convencional y que posibilita que muchas personas se lo piensen dos veces a la hora de consumir cualquier tipo de sustancia, una dosis extra de asistencia. Aquí es donde debería entrar la tecnología, al menos si la consideramos como uno de los grandes éxitos de nuestra era.

Tras la cortina de humo tecnológico

Recientemente, hemos conocido que un equipo de investigadores de la Universidad Carnegie Mellon, y que forman parte del Instituto de Investigación de Software, están llevando a cabo pruebas en torno a la posibilidad de utilizar dispositivos inteligentes para llevar un minucioso control de nuestra salud. En información que hemos podido obtener del medio de comunicación online Digital Trends, conocemos que existe ya una tecnología capaz de detectar una sobredosis de opiáceos y, de forma inmediata, alertará a un contacto de emergencias.

Un wearable podría evitar males mayores relacionados con las drogas. Unsplash
Un dispositivo de este estilo sería de gran utilidad en multitud de casos

Aunque, de momento, estemos hablando de un prototipo, ya que el estudio aún no ha concluido, conocemos ciertos detalles de boca de alguno de los investigadores que participan en el proyecto. Sabemos que el aparato utiliza la denominada pulsioximetría, que no es más que la monitorización, de una manera no invasiva, de la saturación del nivel de oxígeno de una persona. Esta medición se realiza de una manera similar a cómo miden el ritmo cardíaco la mayoría de wearables, es decir, a través de un haz de luz. Cuando los niveles de oxígeno en sangre caen, el dispositivo emite una alarma sonora. En declaraciones realizadas por Puneetha Ramachandra, uno de los integrantes del equipo, al medio anteriormente mencionado:

El problema con las muertes por sobredosis de opiáceos es que existe una ventana de tiempo limitada para salvarlos y los usuarios no estarían en disposición de pedir ayuda. Nuestro dispositivo resuelve esto a través de la monitorización continua de la salud del usuario y si una sobredosis es detectada, llamará inmediatamente al contacto de emergencias y emitirá un sonido.