La semana llega cargada de noticias alrededor del gigante del streaming mundial. YouTube, la plataforma más utilizada por creadores y creadoras de contenido, sigue intentando ajustar su oferta al gusto del público, a veces dando palos de ciego con bloqueos innecesarios y desaparición de vídeos sin razón aparente. En este caso, dos noticias han llamado poderosamente nuestra atención y, como no podía ser de otra manera, os las ofrecemos de manera gratuita, con una buena dosis de simpatía y la intención de que, al final del día, hayamos podido contribuir en que conozcas más del mundo tecnológico en el que vivimos.

Los sindicatos son la nueva piedra en el camino de YouTube

Si no estás actualizado en las últimas novedades en la plataforma de vídeo, te hago un pequeño resumen. Hace un año, aproximadamente, un grupo de creadores alemanes decidió instaurar el primer sindicato, que nosotros tengamos conocimiento, para luchar por los derechos de estos trabajadores, dejaré a vuestra elección la idoneidad de este término, y que se denominó YouTubersUnion. Después de un tiempo, el sindicato consiguió unirse a IG Metall, uno de los sindicatos más poderosos de Alemania y de Europa. ¿Estaría dispuesto YouTube, ahora, a negociar con esta facción rebelde de la fuerza creadora de contenido?

Este es el logotipo de YoutubersUnion. YoutubersUnion
YouTube no contempla negociar ninguna medida con este sindicato

Gracias a la información que hemos podido encontrar en el medio de comunicación tecnológico The Verge, sabemos que YouTube no tiene ninguna intención de favorecer a los miembros del sindicato y, mucho menos, de negociar ningún tipo de condiciones de trabajo, si es que pueden denominarse así. Eso sí, existe una pequeña rendija en la puerta de la esperanza y es que, según declaraciones de un portavoz de la plataforma, ésta no vería con malos ojos reunirse con el sindicato. Quizás este sindicato no consiga ningún objetivo plausible, pero, al menos, ha captado la atención del gigante del streaming.

El reto de PewDiePie

Si sois asiduos a nuestra página web, que sé que lo sois, estaréis al tanto de la cantidad de acciones, algunas cercanas a la violación de alguna ley, que han protagonizado los seguidores de la estrella de YouTube Felix Arvid Ulf Kjellberg, más conocido como PewDiePie, y que os hemos contado en algún artículo, como el que puedes leer a través del siguiente enlace. Las razones, más allá del estado mental de la mayoría de estas personas, se centraban en conseguir que su youtuber favorito no fuese adelantado por un canal indio, cosa que sucedió. Sin embargo, para aquellos que dedican su vida a llenar de millones la cuenta de este hombre, todo tiene su recompensa. Por cierto, ¿qué botón se inventará la plataforma para homenajear tal efeméride? ¿Estaremos hablando de un botón de oro de un millón de kilates, de adamantium, quizás de vibranium?

Pewdiepie es el primer youtuber en alcanzar los 100 millones de suscriptores. Yosoyungamer
PewDiePie sigue estando por detrás del canal indio T-Series

Por cierto, estamos hablando de un canal con un protagonista individual, ya que el canal indio, T-Series, ya alcanzó los 100 millones, lleva contabilizadas más 109 millones de personas, antes de que el bueno de Felix lo lograse hace apenas unas horas, desde la redacción de este artículo. Puede parecer un hito poco relevante, pero teniendo en cuenta que el canal de PewDiePie no cuenta, ni tan siquiera, con 10 años de vida, la cifra se antoja prácticamente insuperable. Gracias a la información publicada por el medio de comunicación Forbes, podemos poner cifras al trabajo de este youtuber sueco.

Ganando millones de dólares, Felix no es el creador de contenido más acaudalado

Estando, según los datos aportados por la página web, en novena posición, se estima que Felix ganó durante el año pasado un total de 15,5 millones de dólares. Imagino que estos ingresos hacen referencia, exclusivamente, a las ganancias a través de la plataforma, sin contar los diversos contratos con otras marcas y compañías. Sea de la manera que sea, está claro que vivimos tiempos extraños, donde algunos necesitamos trabajar más de ocho horas diarias para pasar cada mes de forma justa, mientras que otras personas no podrían juntar toda su fortuna en una misma habitación. Al menos tenemos salud.