Nadie puede negar que Geralt de Rivia es uno de los Witchers más poderosos que han visto los Reinos del Norte en mucho tiempo, pero también son innegables sus dotes de Latin lover seductor, al que le gusta llevar poca ropa en cama y que disfruta de días y horas de placer continuado. No sabemos si su estilo de vida es el más ideal, o si Geralt se encuentra perdido en un remolino de pasiones. Lo que está claro es que es un seductor nato, se mire por donde se mire.

Geralt es sexy por dentro y por fuera

Parte del atractivo de Geralt, no se puede negar, es su cincelado cuerpo que, aunque lleno de cicatrices, sigue manteniéndose fuerte para poder dar caza a las bestias más malvadas e inmundas que siembran el caos allá por donde pasan. Pero Geralt es mucho más que un Adonis con abdominales de hierro, pues su misteriosa personalidad, su intensa mirada ambarina, y su galantería seductora lo convierten en todo un Julio Iglesias del siglo XXI.

Lo sexy de Geralt pasa por su cuerpo, pero también por su habilidad de íntima conquista. Weird Gamer

El cuerpo del pecado

No cabe duda de que uno de los puntos esenciales por lo que muchas y muchos consideráis que Geralt es sexy, es su torneado y musculoso cuerpo. Este no es un hombre que se machaque horas en el gimnasio para salir a la superficial conquista nocturna, sino que su físico responde a la necesidad de derrotar temibles enemigos que desafían con romperlo en pedazos.

Su cuerpo le ha granjeado unas cuantas horas de semidesnudos y desnudos en The Witcher III, un juego que no escatima mucho detalle en el apartado sexual, haciendo las delicias de más de uno y una que encontró en estas escenas subidas de tono una liberación a su tensión sexual no resuelta.

Quizás, uno de los detalles a tener en cuenta en The Witcher III es que las interacciones íntimas rara vez son fortuitas y, en la mayoría de las ocasiones, siempre llevan atado un cierto contenido simbólico, como la incapacidad de olvidar un amor que se ha dado por perdido. Y es que en este caso, Geralt no es diferente de un hombre normal, dejándose llevar por sus bajos instintos para compensar las carencias emocionales que le suponen su vida y su trabajo.

Momentos íntimos como este, con Yennefer, demuestran que lo íntimo en The Witcher III tiene su razón de ser. YouTube

Aun así, Geralt está lejos de ser un depredador sexual y siempre busca un momento de conexión, un espacio íntimo de calidad para desplegar todos sus encantos. También es posible, todo sea dicho, hacer de Geralt un hombre completamente abnegado a su búsqueda, declinando toda posibilidad de contacto que pudiera surgir.

Una personalidad arrolladora

Como ya habíamos expuesto, Geralt no es sólo un pedazo de buena carne suprema de ternera a la que hincarle el diente, también tiene una cabeza bien amueblada. Lejos de ser un tipo rancio y sin personalidad, Geralt tiene una forma de ser enigmática, misteriosa y su atormentada persona hacen que bajo la capa de músculos nos encontremos un ser tierno y empático.

Puede ser que el Witcher no sea la persona más brillante del mundo (Ciri, Triss y Yennefer le dan mil vueltas en cuanto a coco se refiere), pero su capacidad para el análisis pormenorizado de su entorno y enemigos, se traduce en un alta capacidad de observación de lo que los demás necesitan, anteponiendo las necesidades de los demás a las suyas propias.

(Subtítulos disponibles en español)

Su amor paternal y abnegado por Ciri, su aprendiz de Witcher, que puedes ver en el vídeo anterior demuestra que el corazón de Geralt no es una piedra que sólo busca los placeres más bajos que le ofrece el mundo. Es un hombre forjado a sí mismo, al que no le importa mostrarse vulnerable cuando la situación lo requiere. Es por esto que su atractivo es aun mayor, pues ¿quién puede resistirse a una personalidad tan arrolladora?

El amor tiene dos caras

Sí, el amor tiene dos caras y Geralt las vive con igual intensidad. Su gusto por la pasión y el sexo, y su capacidad para enamorarse y amar, nos dejan completamente extasiados. Es cierto que Geralt, en algún momento del juego, puede decantarse (con tu ayuda, claro) por ser todo un picaflor, pero si atendemos a su historia, veremos que la trama no resta importancia a estos encuentros amorosos, pues Geralt sufrirá las consecuencias de sus "malas" decisiones.

Lo que sí que nos gusta de Geralt es su completa sinceridad pues no oculta sus escarceos amorosos con sus amantes, ni miente descaradamente para salir airoso de una determinada situación. Como puedes ver en el siguiente vídeo, el Witcher es capaz de sentarse a hablar y a razonar de sentimientos, algo que muchos hombres no contemplan en su carta de ruta vital. Lejos de ser un machista, Geralt es capaz de amar y respetar, con sus luces y sus sombras.

(Subtítulos disponibles en español)

La lucha por el amor perdido

Una de las constantes vitales en The Witcher es la necesidad del héroe por recuperar el amor perdido. Aunque este amor se encontraba adulterado por un hechizo, la insistencia y persistencia de Geralt por reencontrarse con Yennefer da cuenta de que, quizás, su amor no era tan superficial como para deshacerse tras la desaparición del sortilegio.

Sea como fuere, lo cierto es que Geralt es un animal de la seducción, cuyo atractivo radica en un escultural cuerpo y una arrolladora personalidad, capaz de hacer sentir a sus amadas o amantes la mejor y más placentera de las sensaciones en los planos íntimo y personal. Geralt es, pues, un Latin lover con mucho sentido común, lo que le convierte en el mejor amante posible. Y tú, ¿quieres un Geralt en tu vida?