La mayoría de fans de la saga de acción-aventura por antonomasia, Tomb Raider, han echado en falta una mayor dosis de exploración, puzles y tumbas en las nuevas entregas de la serie. Parece que, por fin, Square-Enix se ha puesto las pilas y ha escuchado a la ingente cantidad de gamers que reclaman una vuelva a las mecánicas "originales" de Tomb Raider, o así lo aseguran Jason Dozois y Arne Oehme, principales implicados en el diseño de niveles y argumento del nuevo Shadow of the Tomb Raider.

Explorar volverá a ser interesante en Shadow of the Tomb Raider

Esto, si se me permite decirlo, es un gran paso para los que estábamos esperando una mayor calidad y cantidad de las fases de exploración y en las resoluciones de los puzles que se nos presentaban en el reboot de Tomb Raider y en Rise of the Tomb Raider. Las tumbas existentes en estos dos juegos eran o demasiado sencillas, o no presentaban interés argumental alguno para la historia, dejando al jugador con ganas de algo más profundo, como en los primeros títulos de la saga.

(Subtítulos disponibles en español)

Dando saltos de tumba en tumba

Bien, pues parece que las plegarias han sido escuchadas, y la exploración en Shadow of the Tomb Raider, en palabras de sus creadores en el E3 2018, tendrá una historia más rica, más interconectada con los habitantes de la ciudad de Maya-Inca de Paititi (en donde se desarrollará la acción), con un elemento más "social" que:

[A]yudará a que la exploración sea mucho más robusta y creíble, y en lugar de ser como una aspiradora que pasa por un lugar, Lara tendrá que hacer un trabajo de investigación arqueológica mientras visita cada tumba o cripta.

Esta premisa suena de cine, aunque teniendo en cuenta lo que se pudo ver en los juegos anteriores, a Square-Enix le queda por demostrar si es capaz de crear tumbas realmente impactantes, ya no desde el punto de vista técnico, sino desde un enfoque argumental que nos mantenga en vilo, y permita que sintamos cada descubrimiento realizado como nuestro propio. Cierto, no es algo fácil de conseguir, pero es algo muy necesario si la compañía no quiere que las aventuras de Lara se queden en una imitación de Uncharted.

Las tumbas volverán a ser parte indispensable de la aventura

Con esto no quiero decir que Uncharted sea una saga de aventuras ejemplar, para mi gusto existe demasiada "acción pistolera" y poca exploración de calidad en el transcurso de cada juego. Pero si hay algo que sí ha conseguido Naughty Dog con los periplos de Nathan Drake, es la cohesión argumental y una más que notable conexión del jugador con lo que está sucediendo en pantalla, algo que también ocurría en los Tomb Raider originales.

La nueva tumba que se pudo ver en el E3 2018 parecía mucho más grande de lo habitual, con más cosas que hacer y con un mayor espacio de exploración. Esto apunta a que, sin darles ya la medalla, que los desarrolladores han entendido que la última aventura de Lara Croft para esta "trilogía del reboot" necesitaba mostrar a una Lara capaz en su papel de arqueóloga, exploradora, y saqueadora de tumbas.

Este se complementará con la posibilidad de que cada uno escoja la dificultad a la hora de explorar cada tumba, resolver cada puzle y enfrentarse a los enemigos. Es decir, que cada una de las categorías podrá ser modificada para que nuestra tarea como saqueadores sea más sencilla o más complicada. Así, en la exploración, Lara nos dará más pistas y los lugares de escalada tendrán indicadores visuales más obvios en el nivel de menor dificultad, mientras que ambos desaparecerán en el nivel con mayor dificultad.

Esta nuevo sistema de "juego más difícil" es una gran opción para ofrecer un mayor desafío a jugadores experimentados, o que realmente quieran sentir que están explorando el lugar como si hubieran llegado allí por vez primera: sin ayudas de ninguna clase. Esto también posibilitará la opción de rebajar el grado de complejidad de algunas tareas, por ejemplo, ajustar la dificultad al nivel más bajo para encontrar esa reliquia que no deja de resistírsete.

Esta atención al detalle en el gameplay, parece traducirse también a la narrativa de esta épica final para Lara, ya que el estudio de Eidos Montréal ha querido crear una cultura Maya-Inca ficticia (Paititi y su gente) pero basada en hechos históricos planteada desde el "¿y qué si?".

Eidos Montréal presta atención a los detalles para crear autenticidad

Esta pregunta abre la puerta a muchas consideraciones como la de crear un entorno creíble e históricamente verídico, por lo que los desarrolladores han querido contar con historiadores que arrojasen luz sobre cómo lograr una arquitectura, una cultura o actividades verosímiles aunque se parta de un supuesto completamente ficcional.

Ver para creer

Se aprecia enormemente el esfuerzo que se han tomado los chicos de Square-Enix y de Eidos Montréal para crear un mundo palpable y verosímil para Lara, y que no funcione sólo como un bonito escenario para el desarrollo de la acción. Tanto es así, que hasta han creado un "Modo Inmersión" que se puede activar para que los habitantes de Paititi sólo hablen en Maya Yucatec. Sumando esto a la arquitectura y al elemento "social" y más interactivo que podemos establecer con los habitantes, Shadow of the Tomb Raider se perfila como el mejor juego de la saga, y posiblemente de aventuras, de esta generación.