Hoy hemos sabido que un equipo de científicos italianos ha descubierto un gran lado de agua líquida bajo el hielo del polo sur de Marte. El descubrimiento ha sido posible gracias al radar que lleva la sonda europea Mars Express y ha sido necesaria una búsqueda de años para conseguir los resultados.

La sonda llegó a Marte en el año 2003 (sí, hace ya 15 años) y en 2005 fue cuando comentó a funcionar su radar avanzado (MARSIS). Pero, para no saturar la memoria y envío de información, la sonda almacenaba los resultados como la media de 100 pulsos de radar. De esta forma la información es menor, pero claro, también la resolución conseguida. De esta forma, pulsos intensos del radar eran camuflados por otros menos intensos. Pero, a partir del 2011 se realizó una modificación del software de la sonda, y se comenzaron a enviar los datos en bruto.

¿Dónde se ha encontrado el lago?

La Mars Express sobrevoló, entre mayo de 2012 y diciembre de 2015, una zona de unos 200 kilómetros de ancho del polo sur (denominado Planum Australe). Zona dónde se alcanzan temperaturas de hasta 120 grados bajo cero. Tras 29 pasadas por esa misma franja de terreno, enviando ondas de radar y analizando la señal rebotada para así poder conocer la composición de las capas de terreno, se ha desvelado que existe un lago de 20 kilómetros de largo que se encuentra sobre metro y medio bajo el hielo. Se trata de la primera vez que se detecta una gran masa de agua líquida en Marte, con lo que ello supone para la posible existencia de vida.

Es muy difícil saber qué profundidad tiene el lago porque el agua absorbe las señales del radar, con lo que solo vemos su superficie, pero al menos hablamos de una profundidad de un metro. Estamos ante una reserva de agua producida por el derretimiento del hielo que se concentra en una depresión del terreno y que contiene, al menos, cientos de millones de metros cúbicos de agua líquida.

Explica Roberto Orosei, primer firmante del estudio que se publica hoy en Science.

El único pero, es que hoy por hoy, sólo con la información proporcionada por el radar, no se puede asegurar si se trata de agua líquida pura o de rocas porosas que están infiltradas de agua. La única forma de averiguar la respuesta es ir allí y perforar el hielo. Un reto enorme, pero que se cree que con la tecnología que ya se tiene actualmente sería posible. Eso sí, lo que hay que evitar a toda costa es que el agua subglacial se pueda contaminar con microbios provenientes de la tierra. Parece una locura, pero es algo que ya se ha tenido en cuenta a la hora de explorar lagos similares en la Antártida.

¿Puede haber vida en Marte?

Esa es la pregunta que muchos nos hacemos. Y para intentar responderla, lo mejor es comparar con ejemplos que conocemos ya. Así, en la Tierra se conocen ya más de 400 lagos subglaciales que son similares al descubierto en Marte. La mayoría son de agua dulce, aunque también hay algunos de agua muy salada como el lago Vida en la Antártida. Un lago con el agua a 13 grados bajo cero y en el que, a pesar de ello, se han encontrado microbios. O como en el lago Devon en el ártico canadiense, que se sitúa a 600 metros bajo el hielo. Hasta ahora, estos lagos eran estudiados por su parecido con los que se podrían encontrar en Europa, Encélado u otras lunas del Sistema Solar y que podrían contener vida.

En el caso del lago marciano, la temperatura del agua es muy inferior a los cero grados, pero esto no contradice que el agua pueda estar líquida. Se sabe que el suelo marciano tiene sales de sodio, de magnesio y de calcio. Y estas sales, disueltas en el agua pueden actuar como anticongelante, consiguiendo así que el agua del lago permanezca líquida incluso hasta los 74 grados bajo cero. Entonces, ¿habría vida en Marte aunque fueran microbios? Pues, según Orosei: "la respuesta corta a si puede haber microbios en este lago es sí". Esto se basa en que se han encontrado microbios terrestres que usan las sales en su metabolismo y que en la tierra viven en un habitat similar el que se ha encontrado en Marte. Así, en la Tierra tenemos lagos, tanto de agua dulce como salada, que contienen microbios a pesar de estar totalmente aislados y de tener una temperatura y oscuridad extrema.

Otra posibilidad para tener agua líquida, no sólo sería gracias a la salinidad, sino que podría haber un flujo de calor geotermal. Esto reduciría la salinidad necesaria para que el agua se mantuviera líquida y que las temperaturas no fueran tan extremas, haciendo el lago mucho más habitable.

¿Puede haber más lagos?

Ya hace 30 años que Steve Clifford teorizó con que pudiera haber lagos de agua líquida en los polos de Marte, extrapolando lo que se conocía de los casquetes polares terrestres. Por lo que, el descubrimiento es una sorpresa relativa, ya que la posibilidad ya se había planteado, pero siempre es interesante tener la confirmación de ello.

Pero el trabajo no está terminado, ni mucho menos, por lo que este puede ser el primero de muchos lagos que pueden existir. Y es que la sonda Mars Express sólo ha explorado menos del 10% del polo sur marciano. El problema es que, según Orosei, se necesitarían por lo menos 15 años más para explorar todo el polo sur de Marte, pero sólo quedan cuatro o cinco años de vida a la sonda. Las baterías de la sonda se encuentran ya bastante gastadas y queda poco combustible, por lo que la exploración completa del planeta rojo es un objetivo que se presenta como algo lejano.