Aunque es cierto que las probabilidades son tremendamente pequeñas, no debes obviar el hecho de que la humanidad puede tener un final inesperado. Vivimos en un pequeño planeta, que es lo único que nos acoge ante el inmenso y letal exterior. La Tierra puede ser azotada por fuerzas terribles que acabarían con ella y todo lo que sustenta, por lo que más vale que conozcas cuales son estos peligros.

La vida en la Tierra podría tener un final catastrófico

El universo está lleno de cuerpos que vagan sin rumbo por el gran vacío. Me refiero, como no, a los famosos meteoritos, que podríamos decir que no son unos desconocidos para nuestro planeta. ¿Qué pasaría si uno de gran magnitud impactase contra la Tierra? ¿Qué ocurriría si no conseguimos hacer nada para evitarlo?

Por desgracia, tenemos que decirte que esta no es la única catástrofe que podría acabar con la vida tal y como la conocemos. El propio ser humano también juega un papel importante en esto del fin del mundo. Desde la invención de la bomba atómica ha existido temor ante una posible guerra nuclear. La capacidad destructiva de estos artefactos es inmensa, y un conflicto de este tipo a nivel mundial podría acabar con la vida.

Debes tener en cuenta que las posibilidades de que ocurran estos supuestos son muy bajas, pero no te desanimes, existe un motivo por el que nuestro planeta desaparecerá sin remedio alguno. Fiabilidad 100%. Y es que como podemos leer en Xombit, nuestro sistema solar tiene fecha de caducidad, y cuando el Sol decida que ha acabado su camino, la vida finalizará sobre nuestro planeta. ¿O no?

¿Quedará alguien cuando llegue el final?

Es posible que exista un ser vivo que sobreviviría a todas las catástrofes de las que te hemos hablado. Es muy posible que esta criatura nos sobreviva a todos, convirtiéndose en la única vida existente cuando toda la demás desaparezca de la faz de la Tierra. ¿Quieres saber a qué me refiero? Continúa y descúbrelo.

Los osos de agua son seres casi inmortales. ¿Dónde Vive?

Un oso diminuto

La criatura de la que estamos hablando se conoce bajo el nombre de oso de agua, aunque sería más oportuno referirnos a ellos como tardígrados. Un grupo de astrofísicos ha llegado a una increíble conclusión sobre uno de los seres pertenecientes a esta familia, el Milnesium tardigradum. Según su reciente estudio, estos seres serían capaces de sobrevivir al impacto de un gran meteorito, a la explosión de una supernova o a la exposición a los letales rayos gamma. Casi nada.

Ni la explosión de una supernova acabaría con él

Como bien reflejan en El País, dentro de la familia de los tardígrados podemos encontrar cerca de 1.000 especies distintas. Sin embargo, todas poseen una serie de características en común. Son seres microscópicos, habitan todo nuestro planeta, y pueden sobrevivir en escenarios terriblemente adversos. Pueden soportar temperaturas tan bajas como -270º o tan altas como 150º. Además, pueden recibir radiaciones hasta 1.000 veces superiores a las que matarían a un ser humano.

La investigación de la que hablamos ha sido publicada en Scientific Reports, boletín de la prestigiosa revista Nature. Los responsables decidieron estudiar a estos diminutos seres para comprobar hasta dónde llegaba su capacidad de supervivencia. En palabras de uno de los directores del trabajo:

Los tardígrados son lo más cercano a la idea de indestructible que tenemos en la Tierra.

Prácticamente indestructible

Los osos de agua apenas necesitan una mínima cantidad de humedad para vivir, por lo que no es una locura pensar que seres de este tipo puedan estar habitando planetas que ahora nos parecen letales. Además, si son capaces de sobrevivir a catástrofes de la envergadura de un gran meteorito, la explosión de una supernova o los rayos gamma… Pero, ¿cómo lo han comprobado?

Para que un asteoroide acabara con estos seres tendría que hacer desaparecer toda el agua de nuestro planeta. Por suerte, no existen meteoritos con un tamaño tan grande en zonas cercanas a la Tierra.

En el caso de la explosión de una supernova, la más cercana, Proxima Centauri, no nos afectaría. Además, cuando llegue el final de la vida del Sol, este probablemente no explote violentamente, sino que se irá consumiendo lentamente.

Los cálculos demuestran que son casi indestructibles

Por último, tenemos a los rayos cósmicos, como los gamma, los cuales tampoco acabarían con estos diminutos seres. Como hemos apuntado anteriormente, los tardígrados son capaces de soportar extremas cantidades de radiación, por lo que los rayos gamma no supondrían un problema para su supervivencia.

Nos encontramos ante unos seres que podrían sobrevivir a prácticamente cualquier escenario imaginable, por extremo que este parezca. Son capaces de vivir en el vacío del espacio y estar décadas sin alimentarse, por lo que podríamos decir que son casi inmortales. Los osos de agua podrán ser uno de esos seres que sobrevivan cuando toda la demás vida desaparezca de nuestro planeta.