El alcohol es una sustancia aceptada en la mayoría de países de países del mundo, pero no por esto deja de ser peligrosa. Nos encontramos ante un químico que puede llegar a ser muy perjudicial para tu organismo, y debes tenerlo en cuenta.

¿Qué órganos de mi cuerpo se ven afectados? ¿Cuáles son los mayores peligros de un consumo continuado de alcohol? Hoy conocerás algunos de los estragos más importantes.

El alcohol, en pequeñas o grandes cantidades, siempre será perjudicial. El Debate

Cerebro

Desde los primeros tragos, el alcohol comienza a afectar a tu cerebro. Cuando la cantidad ingerida excede un determinado límite, se producen en él una serie de cambios que pueden alterar desde tu equilibrio hasta la consolidación de tus recuerdos.

Sin iniciativa para actuar, sin capacidad para decidir

Los efectos más notables aparecen sobre lo que conocemos como funciones ejecutivas. En estas funciones reside tu capacidad para actuar y tomar decisiones, llevadas a cabo por estructuras frontales de tu cerebro que no funcionan nada bien tras unas copas. Como resultado, una desinhibición que puede llevarte a hacer cosas que no deseas.

Otra de las grandes afectadas es la memoria. Como apuntan desde Xombit, un consumo excesivo de alcohol impide su correcto funcionamiento, concretamente en el momento de la consolidación de los recuerdos. En este proceso, los acontecimientos se graban en una estructura denominada hipocampo, que se ve muy afectada por las bebidas alcohólicas.

Este es el motivo por el que una borrachera puede nublar una noche entera de tu vida. Realmente no es que el alcohol te haga olvidar, sino que directamente impide que tus recuerdos puedan fijarse en la memoria.

Sistema circulatorio

El inmenso sistema circulatorio que recorre todo tu cuerpo también se ve perjudicado, y las consecuencias pueden ser muy graves. Como podemos leer en SportAdictos, con un sólo episodio de consumo desmedido, pueden causarse daños. Y si estos afectan a órganos tan sumamente importantes como tu corazón, deberías tenerlo en cuenta.

Tu corazón también puede sufrir daños, algunos irreversibles

Elevaciones de la presión sanguínea, arritmias e incluso miocardiopatías. Estas últimas se deben a daños en el músculo cardíaco, como leemos en MedlinePlus, lo que altera las funciones del corazón. Alguien con este tipo de daños podría sufrir un paro cardíaco en cualquier momento, por lo que no estamos ante una tontería.

Sistema digestivo

El sistema encargado de trasladar el alcohol hasta los centros donde se procesa, el sistema encargado de lidiar con grandes cantidades de una sustancia que puede llegar a ser increíblemente lesiva para tu organismo, también nota su influencia.

Como vemos reflejado de nuevo en MedlinePlus, puede producirse sangrado en el esófago y el estómago. Además, enfermedades como el cáncer pueden azotar al colon y otras zonas del tubo digestivo.

Fallos que pueden causar la producción de sustancias tóxicas

El páncreas también puede verse dañado. ¿Has oído habla de la pancreatitis? Se trata de una grave inflamación que afecta a esta estructura y a sus vasos sanguíneos, provocando errores en el proceso de digestión. El páncreas tiene como cometido la producción de ciertas sustancias que ayudan a procesar los alimentos que ingieres. Debido al alcohol, estas sustancias pueden llegar a volverse tóxicas.

Sistema reproductivo

Los órganos y estructuras que participan en la reproducción tampoco se libran de los estragos producidos por el alcohol. Como bien apuntan desde Brosaem, es cierto que pequeñas cantidades de alcohol pueden incrementar el interés sexual, pero esto se debe más a su influencia sobre el cerebro.

Las mujeres pueden verse más perjudicadas en este ámbito

El consumo continuado de alcohol puede provocar la reducción del tamaño de los testículos, así como afectar a la producción de espermatozoides. Además, los efectos que produce el alcohol en la hipófisis, centro cerebral del control de las glándulas de todo el organismo, puede disminuir la libido.

Esto puede ocurrir tanto en hombre como en mujeres, como resultado de la menor segregación de hormonas como la testosterona o el estradiol. Los daños en el sistema reproductivo femenino suelen aparecer más rápidamente y con mayor gravedad.

Riñones

Los riñones tienen como principal función la eliminación de sustancias de deshecho presentes en la sangre, que pueden ser perjudiciales para tu organismo. Además, como leemos en Muy Fitness, estos órganos son terriblemente sensibles, por lo que las sustancias como el alcohol causan graves daños.

Las células de estas estructuras pueden verse muy afectadas, lo que puede propiciar uno de los peores fenómenos, un fallo renal. Si los riñones no actúan adecuadamente no filtrarán los residuos de la sangre, con las consecuencias que ello conlleva.

Hígado

Sin duda, el hígado es uno de los órganos más afectados, y con razón. Y es que es la estructura encargada de tratar el alcohol que ingerimos, y si le damos más trabajo del necesario, pueden aparecer consecuencias.

Un órgano que se ve desbordado, con unas graves consecuencias

Como reflejan en Muy Fitness, tu hígado es capaz de metabolizar unos 14 gramos de alcohol por hora. Cuando esta cifra se ve superada, entramos en una situación de estrés para los sistemas adyacentes. El alcohol seguirá campando a sus anchas por tu organismo, hasta que el sobrecargado hígado pueda tratarlo.

¿Los daños? Si el consumo es continuado, podemos encontrar desde hígado graso hasta cirrosis, pasando por fibrosis y hepatitis. El hígado graso puede desaparecer si se deja de consumir alcohol, pero los daños de enfermedades como la hepatitis van más allá, siendo irreversibles.

Un hígado que sufre, se daña. Pinterest

¿Un vaso de vino al día?

Seguro que lo habrás oído alguna vez, se dice que tomar un vaso de vino al día es beneficioso para la salud. Permitidme que lo dude. El alcohol es una sustancia venenosa para nuestro organismo, y eso no tiene vuelta de hoja.

Como apuntan desde El País, existen estudios que contradicen a esos otros estudios que hablan de las bondades de esta práctica. Si queréis mi opinión, no tenía mucho sentido, como dicen desde el propio diario, es "demasiado bueno para ser cierto".