La ciencia avanza a pasos agigantados. Hace unos pocos siglos atrás, un siglo me atrevería a decir, no teníamos ni idea de lo que las siglas ADN significaban, ni nadie había oído hablar de la doble hélice del ácido desoxirribonucleico. Ahora, todo se vuelve mucho más interesante.

Los laboratorios son la nueva selección natural

Los nuevos descubrimientos, más bien técnicas de manipulación de la información contenida en las células, nos llevan por un camino donde casi todo será posible en un corto espacio de tiempo. Sin embargo, muchas dudas y preocupaciones asolan a la comunidad científica. ¿Quieres saber qué es la técnica CRISPR y qué podría implicar en nuestro organismo?

Esto es el genoma y el ADN

Antes de abordar el asunto de la técnica CRIPSR, creo que tengo que ponerte en situación y explicarte algunos conceptos para que luego la técnica sea más fácilmente entendida. El genoma es todo el material genético que llevamos con nosotros a cuestas, es decir, es aquella información que permite formar nuestro organismo y heredar sus características a través de distintas generaciones.

Los pares de cromosomas contienen nuestra información genética

En el caso del ser humano, el genoma está codificado en las moléculas de ADN. Este ADN contiene la información genética y hace posible conocer todas las características de la persona que lo posee. Aquí es donde entran los cromosomas. Estos serían las distintas estructuras de las que se compone el ADN y son 23 pares en el ser humano. Cada par está formado por la información otorgada por tu padre y tu madre.

La técnica CRISPR

Como has podido leer en el titular del artículo, esta técnica tiene mucho que ver con los ordenadores, al menos a modo de símil. Los famosos términos de cortar y pegar son utilizados aquí. Sólo que en este caso, lo que se utiliza es una tijera genética para insertar secuencias de ADN en distintos organismos.

No creas que ha sido el ser humano quien ha ideado la manera de utilizar estas artimañas con nuestras células, nada que ver. Como la mayoría de grandes inventos, hemos copiado, como si de un alumno de instituto se tratase, a la Madre Naturaleza. En este caso, esta manera de cortar y pegar ADN se asemeja, según información publicada en Revista Genética Médica, a la utilizada por ciertas bacterias para eliminar virus de su sistema.

Pruebas exitosas

Como ya se ha publicado en alguna web, como en la vecina Voltaico, esta técnica ha sido utilizada de manera exitosa en una bacteria, introduciendo en la misma, nada más y nada menos, que un archivo GIF. Sorprendente utilización de la misma, pero eficaz manera de presentar al mundo dicho avance.

Fotograma del GIF introducido en una bacteria. Excelsior

Gracias a una aportación de la web Nature, conocemos que ya se cuenta con métodos para no tener que pasar por el proceso de cortar y pegar secuencias de ADN. La posibilidad de alterar el ADN sin tener que hacer recortes facilita la labor y la hace mucho más precisa.

El cáncer ya se está intentando curar con esta técnica

La técnica ya se está probando en seres humanos. Tenemos ya un ejemplo en China, que expone la web de El País, donde se ha inyectado a un paciente con cáncer de pulmón células que ha sido modificadas para combatir dicha enfermedad. Veremos qué resultados produce esta operación en el largo plazo y si el cuerpo no rechaza dichos cambios.

Problemas asociados

De momento, en los casos que han podido ser estudiados, y como bien explican en un artículo de la Universidad de Texas, esta técnica debería atacar exclusivamente aquellos genes erróneos, pero no siempre es así. Sucede que, en ocasiones, genes que no presentan problemas son editados por el CRISPR y esto conlleva efectos secundarios y problemas de salud que no se pueden prever.

Además están las mutaciones. La técnica es de reciente utilización en seres vivos, ratones sobre todo, pero, tal y como indican en la web de ciencia Phys, queda mucha teoría por poner en práctica. Los algoritmos que se calculan en un ordenador, por muy potente que este sea y por muy afinado que el algoritmo sea, siempre fallarán al estimar el efecto de una inserción en los genes de un ser vivo.

La vida se abre paso, a golpe de laboratorio

La experimentación, a veces por desgracia, es la base de la ciencia. La gran frase, que casi se repite como un mantra, es el denominado ensayo y error. Realizar pruebas y pruebas y pruebas en seres vivos en un espacio confinado, no valida su aplicación en humanos.

Cuando Darwin habló acerca de la selección natural y la evolución de las especies no creo que pudiese imaginar cómo su propia especie, el ser humano, iba a jugar a un nivel cercano a un dios mitológico, haciendo y deshaciendo según le viene en gana. ¿Curar enfermedades? Por supuesto. ¿Jugar con lo que nos hace seres vivos? Hay que tener cuidado y evitar caer en la tentación de prácticas poco éticas.