Lo confieso: soy mujer y me costó 25 años enterarme de qué iba eso de las copas de los sujetadores. Y es que decir que usas la 90 no es suficiente, porque eso únicamente hace referencia al tamaño de los pechos, pero también se requiere una letra para su contorno.

El 70% de mujeres usa una talla que no es la suya

Como verás, dar con el sujetador perfecto no es sencillo, y de hecho se recomienda seguir una serie de consejos que puedes leer en Elle. ¿Cómo? ¿Me he perdido y esto es una web de moda? ¡Y yo que pensaba que estaba leyendo una web de ciencia y tecnología!

Sigues en el lugar correcto, pero a menudo se tiende a pensar que un sujetador es algo estético y no es así. A decir verdad, una elección correcta del sujetador y su talla repercuten enormemente en la ergonomía postural y, en definitiva, la salud de la dueña de todo esto.

Date cuenta que las mujeres viven con dos bolas de músculo situadas en el tórax. Corremos, saltamos, bailamos, etc. con ellas y una sujeción inadecuada puede ser fatal a medio y largo plazo.

¿Cómo saber qué talla de sujetador es la tuya? Curso personal shopper

Como explica el diario ABC, un pecho promedio pesa 0,5 kilogramos. Además, cada seno contribuye aproximadamente con un 5,4% de la grasa corporal total y más o menos, al 1% del peso de una mujer. Pero no es lo mismo tener una 85 que una 100.

La verdad es que si ahora mismo te estás imaginando cómo sería tu vida con un tetrabrick de leche pegado a tu tórax, probablemente no te parezca para tanto. Afortunadamente Japón y su curiosa forma de ver las cosas van a ayudarte a entenderlo.

Si los pechos fueran como una caja de leche pegada al cuerpo, no notaríamos nada. Pero si el correr hipnótico que veías a cámara lenta en los Vigilantes de la playa logró tenerte anclado al salón de tu casa en pleno mes de julio en tu pubertad, es por una razón: su distribución y su movimiento.

Aquí lo puedes ver más claro:

Como ves, la copa A sería el equivalente a tener dos canarios en tu sujetador, la B equivaldría a dos hamsters, la C a dos erizos, la D a dos conejitos y finalmente la E a dos gallinas. Aunque el anuncio va hasta la E, has de saber que hay más letras, pero sirve para hacernos a la idea a la perfección.

Y ahora los ves corriendo, practicando boxeo, tenis, saltando a la comba, voleibol… vamos, actividades bastante comunes, y semejantes a la de correr para no perder el metro o subir escaleras.

Aunque no es lo mismo, los animalillos reproducen un comportamiento similar a las de los pechos, y nos ayudan a entender la importancia de elegir un buen sujetador y que este sea de la talla adecuada.

Dolores, quistes, problemas de riego… son el resultado de un sujetador inadecuado

El fabricante de ropa interior Pillow Bra junto con la Universidad de Barcelona realizaron hace unos años un estudio publicado en Mejor con salud cuya conclusión evidencia que casi el 70% de las mujeres usan un sujetador que no es adecuado.

¿Que puede pasar si usas un sujetador que no es de tu talla? Problemas como acelerar la flacidez, mal riego sanguíneo, dolores en la espalda, hombros, senos, procesos inflamatorios y quistes.

Así que ya sabes, si no quieres acabar con problemas de salud, invierte tu tiempo en dar con la talla que mejor se ajusta para ti. Hazlo por esos animalillos que guardas en tu sujetador.