Durante los últimos días, las noticias tratan un tema que suele aparecer cada cierto tiempo: la erupción de un volcán. Estas increíbles formaciones de la naturaleza pueden ser muy peligrosas y provocar la evacuación de cientos de miles de personas. Sin embargo, en este artículo vamos a dejar el riesgo a un lado para hablarte de sus fascinantes curiosidades.

La erupción de un volcán es algo muy habitual, más de lo que pudieras creer. En este momento, algún volcán del planeta estará en esa fase, aunque no se conoce ya que la mayoría de esas erupciones se dan bajo tierra. En ocasiones, estos volcanes submarinos dan origen a islas volcánicas, como ha sucedido recientemente en el archipiélago Ogasawara (Japón).

Estas 5 curiosidades confirman que los volcanes son de unas de las formaciones naturales más interesantes

Antes de hablar sobre las curiosidades de estas formaciones geológicas, vamos a explicar brevemente cómo se forman. Tal y como informan desde Vix, la presión del magma presente dentro de la corteza sólida consigue a veces levantar el terreno, creando una chimenea que termina en el cráter.

Cuando el magma se extiende alrededor del cráter, el material acumulado de anteriores erupciones y la presión del propio reservorio de magma logran forman una montaña con forma de cono que recibe el nombre de volcán. Esa abertura de la corteza terrestre protagoniza en ocasiones erupciones, cuyas intensidades, duración y frecuencia varía dependiendo del volcán.

Una vez conocida esa información, pasemos a descubrir algunas de las curiosidades más interesantes que ofrecen estas formaciones. ¿Hay volcanes en otros planetas? ¿Cuál puede ser el alcance de la erupción de un volcán? Resolvamos el misterio.

La Tierra no es el único planeta con volcanes

La existencia de estas montañas con magma no se limita a nuestro planeta. Otros gigantes del Sistema Solar también cuentan con volcanes y, sorprendentemente, también están activos y protagonizan erupciones periódicas. Entre nuestros planetas vecinos con volcanes están, según Ciencia Canarias, Júpiter, Saturno y Neptuno.

Como no es lo mismo leerlo que verlo, te recomendamos que le eches un vistazo al vídeo anterior. En él, podrás comprobar cómo es la erupción de un volcán en Io, la luna de Júpiter. Estas impresionantes imágenes fueron grabadas por la nave espacial New Horizons de la NASA mientras se dirigía a zonas heladas de regiones exteriores del Sistema Solar.

Volcanes, fuentes de electricidad

Uno de los datos más desconocidos sobre los volcanes es que representan una fuente muy útil de energía, llamada geotérmica. El proceso de creación de electricidad es el siguiente: agua fría es bombeada hasta las rocas del volcán, que la calientan y la convierten en vapor. Ese vapor se conduce posteriormente hacia una planta de energía, que se encarga de producir la energía eléctrica.

Tal y como informó Mediaset, este tipo de energía ha crecido enormemente desde 2013, empezando en zonas como Islandia o Ruanda y el Congo, en cuya frontera se encuentra el lago Kivu. La llegada de plantas de energía geotérmica a Ruanda ha permitido que la electricidad llegue a muchos más hogares, un hecho muy importante.

El volcán más grande del mundo

El volcán Mauna Loa, en Hawái, es considerado como el volcán más grande del mundo, tanto en términos de volumen como de superficie. Así lo indica su propio nombre, que en hawaiano significa "Montaña Larga". Este volcán alcanza los 4.200 metros sobre el nivel del mar, pero es aún mucho más largo si miramos debajo del mar.

El volcán Mauna Loa, en Hawái, es el más grande del mundo. ThingLink

Mauna Loa alcanza los 5.000 metros debajo del mar, siendo 17.170 metros su altura total desde el principio de su historia eruptiva según Wikipedia. Pero sentimos decirte que este volcán hawaiano no es el más grande del Sistema Solar. En este aspecto, y como apunta Mirá, destaca el Monte Olimpo en Marte, con sus impresionantes 22.500 metros de altura.

La erupción que afectó a todo el mundo

Si hay una erupción volcánica que es recordada a día de hoy, esa es la del Monte Pinatubo, en 1991 en Filipinas. Tras 500 años de inactividad, este volcán despertó, y no con buenas formas. Su erupción provocó la muerte de cientos de personas y una destrucción que tardó años en superar.

Además, la actividad de este volcán afectó a todo el mundo, ya que las temperaturas descendieron varios grados. Afortunadamente, las labores de supervisión y evacuación permitieron que la cifra de víctimas mortales no fuese mucho más alta.

Un sonido estremecedor

La última curiosidad, poco conocida, es que los volcanes también puede emitir sonidos. Cuando estas formaciones se encuentran en erupción, las explosiones freáticas son capaces de provocar sonidos que se pueden escuchar a miles de kilómetros de distancia.

La potencia de un volcán puede sentirse a miles de kilómetros de distancia

Esto es lo que ocurrió en 1883 y podemos conocer gracias a El Confidencial. Una explosión de 200 megatones se dio en el volcán de la isla de Krakatoa, localizada entre Java y Sumatra. Para que puedas hacerte una idea de la fuerza de la explosión, debes saber que fue 10.000 veces más potente que la bomba atómica de Hiroshima.

Esa potencia provocó que el sonido de la explosión pudiese escucharse a más de 5.000 kilómetros de distancia, en algunas islas del océano Índico. No hay mejor dato que este para confirmar que la potencia de los volcanes es incalculable, capaz de alcanzar a todo el mundo. Esto es algo que vuelve a poner de manifiesto en la actualidad el volcán Agung, en Bali (Indonesia).