Aunque es indudable que una de las razones por las que somos más longevos son los incuestionables avances en materia de tratamiento de enfermedades, la prevención es la clave. Es por ello que cada vez más la investigación en I+D+i médica se orienta cada más a la prevención y al diagnóstico. ¿La última de todas ellas? La prevención de enfermedades a través de tus hábitos a la hora de escribir en un teclado.

El secreto de todo radica en cómo pulsas las teclas, no por cuánto tiempo

Y es que se pueden deducir tantas cosas conforme tecleas en tu ordenador relativas a tu función motora, que el MIT se ha puesto manos a la obra realizando una investigación al respecto y desarrollando un algoritmo sorprendente que revela la información oculta en la forma en la que escribimos.

Pero no es cuestión de por cuánto tiempo pulsamos las teclas, la velocidad, la precisión o con qué presión lo haces, sino en cómo lo hacemos, es decir, en la interacción dedo – tecla y cuánto tiempo dura esta acción motora. Para empezar, lo primero que se puede averiguar es si escribes en medio de la noche cuando no puedes dormir, o por el contrario si lo haces por la mañana, fresco como una lechuga.

Aunque lo primero que se puede deducir son los efectos de la fatiga, también sirve como aviso para detectar de forma precoz las condiciones que alteran la función motora, entre ellas la enfermedad de Parkinson sin aplicar técnicas invasoras, siendo capaz de descifrar entre dos docenas de pacientes cuáles sufren este mal de los que no.

Así funciona el teclado que detecta el Parkinson

Durante el estudio, los investigadores han elaborado un algoritmo computacional para analizar los patrones de pulsaciones de teclas capaces de detectar el deterioro de la función motora y potencialmente diagnosticar la aparición temprana de la enfermedad de Parkinson.

No hay forma más rápida, sencilla y barata de diagnosticar el Parkinson

Para iniciar el movimiento, el córtex — que se encuentra en el cerebro y que se encarga del motor primario — envía la señal a través de otras regiones cerebrales entre las que se encuentra el cerebelo y los ganglios basales, que activan las neuronas que posteriormente estimularán los músculos para ejecutar el movimiento. Pero hay muchos factores que pueden interferir en la habilidad motora, incluyendo la privación del sueño, algo que previsiblemente reduce la destreza.

No es la primera vez que se estudian los patrones a la hora de pulsar las teclas, si bien anteriormente se habían hecho con fines de seguridad. La característica principal que los investigadores analizaron es lo que se conoce como tiempo de pulsación, la medida que calcula durante cuánto tiempo es presionada una tecla antes de levantar el dedo.

El Parkinson se diagnostica entre los 5 y 10 años desde el principio de la enfermedad y buena parte del daño ya ha sido causado

Para registrar los datos se ha creado un plug-in que puede incorporarse en un navegador web para capturarlos, eso sí, no memoriza la sucesión de teclas, sino su tiempo. Obviamente y dada el creciente uso de los smartphones, el siguiente paso es el desarrollo de una app para obtener los mismos datos desde nuestros dispositivos móviles.

Relación entre desarrollo de Parkinson y tiempo de diagnóstico. MIT

La National Parkinson Foundation define la enfermedad de Parkinson como una enfermedad neurológica degenerativa que elimina las células cerebrales que producen dopamina, originando temblores, lentitud de movimientos y dificultad a la hora de andar.

Precisamente hasta ahora, la única forma de diagnosticar el Parkinson era a través de la historia y el examen neurológico encontrando al menos dos de tres síntomas: temblor, rigidez o lentitud, todos ellos lo suficientemente poco notorios como para ser detectados precozmente. Además, se trata de un trastorno asimétrico en los estadios iniciales, con lo cual un diagnóstico prematuro dado su carácter degenerativo es vital.

Para analizar los efectos de la privación de sueño, reclutaron a 14 voluntarios sanos de forma aleatoria y les tuvieron escribiendo artículos de Wikipedia, primero en un estado normal y posteriormente, tras ser despertados durante la noche, cuando llevaban de 70 a 80 minutos dormidos, es decir, se encontraban en la parte del ciclo del sueño más profunda o REM. Mientras que el tecleo durante el día era regular, los resultados variaron enormemente durante su prueba nocturna.

Resultados del estudio de tiempo de pulsación entre sujetos descansados y dormidos. MIT

Los estudios preliminares evidencian que entre los 21 pacientes con Parkinson y los 15 sujetos sanos hay una enorme diferencia entre los tiempos de pulsación, algo que evidencia la correlación entre las deficiencias en la escritura en teclado padeciendo Parkinson o con un estado de salud normal.

Además, no es la única enfermedad que puede ser detectada con este método, abriendo la puerta a otras enfermedades que afectan al sistema motor, independientemente de que se encuentren en tus manos, músculos o cerebro.