La conquista del Nuevo Mundo por parte de los europeos que cruzaban el océano Atlántico era una muestra de la potencia del Viejo Continente. Podríamos enorgullecernos de haber descubierto áreas inexploradas de América. Sin embargo, el legado que allí dejamos dista mucho de ser el ideal.

Las enfermedades arrasaron el continente americano

Nuestra cultura y religión entró por la fuerza en el continente americano y, de regalo, nuestras enfermedades, desconocidas para aquellos indígenas que vivían libres del hedor europeo, pronto se hicieron fuertes y arrasaron poblaciones enteras. Recientemente se ha descubierto el origen de una de las epidemias más crudas del siglo XVI en México. ¿Quieres conocer qué pasó entonces?

Historia de la muerte europea

Desde el siglo XVI hasta bien entrado el siglo XIX, multitud de patógenos fueron introducidos en las poblaciones de América del Norte, América Central y América del Sur. El producto de aquella exposición a enfermedades desconocidas, como es fácil de adivinar, fue el rápido incremento de la tasa de mortalidad entre la población. Además, en información obtenida de la prestigiosa revista Nature, la conquista de estas tierras fue más sencilla gracias a una población diezmada.

La muerte sacudió a la población mexicana en el siglo XVI. Unsplash

Una manera de estudiar los efectos de las enfermedades, para poder identificarlas, es el análisis de los cambios en el esqueleto de las posteriores generaciones. Sin embargo, muchas de las enfermedades de carácter infeccioso no dejan un legado en el esqueleto. Lo ideal es realizar un estudio genético para poder ser capaces de identificar dichos patógenos, por muchos siglos que hayan pasado hasta la actualidad.

La enfermedad responsable de la epidemia es muy conocida en la actualidad

Se conoce el dato relativo a enfermedades que fueron acabando con los habitantes del continente americano, aunque se desconoce, incluso hoy en día, la mayoría de enfermedades que causaron tales epidemias. Miento. Ahora ha salido a la luz el nombre de una de esas dolencias. Seguro que te resulta muy familiar. Estoy hablando de la famosa salmonelosis.

Oaxaca ha sido el escenario del estudio

Por cierto, no te he hablado de esta epidemia y su denominación. La llamada cocoliztli fue el nombre dado a esta misteriosa enfermedad. Ha sido hace poco cuando, según información obtenida de la página web de la CNN, hemos conocido que se han podido localizar, en la localidad mexicana de Oaxaca, restos humanos de aquella época para su estudio.

Identificación de la Salmonella enterica

Los estudios relativos al genoma humano han resultado ser de gran utilidad a la hora de identificar enfermedades como la que tenemos entre manos en el artículo. Sin embargo, hasta la fecha no habíamos sido capaces de corroborar a ciencia cierta quién estaba realmente detrás de las epidemias que azotaron a las poblaciones indígenas recién conquistadas.

Para acabar con la incertidumbre se ha introducido una nueva técnica, como podemos leer en el artículo publicado por la revista Nature, denominada MALT. Esta herramienta tiene por nombre Metagenome Analyzer Alignment Tool, es decir, la Herramienta de Alineación de Análisis del Metagenoma. Su misión ha consistido, de forma simplificada, en realizar comparaciones entre el ADN extraído y los posibles candidatos como enfermedad.

Este es el aspecto de la Salmonella enterica. Wikipedia

De esta manera hemos podido conocer que el responsable del cocoliztli fue la Salmonella enterica, en concreto una cepa conocida como Paratyphi C, según los datos que hemos podido consultar en la página web Science Alert.

Implicaciones futuras del descubrimiento

Seguramente, de todo lo escrito en el artículo te quedes con la idea de la cantidad de personas que murieron a causa de la visita de nuestros antepasados a tierras americanas. Una idea que no hace más que corroborar que la llegada del hombre europeo al continente americano fue una de las peores cosas que le han pasado. Sin embargo, hay algo más que deberías tener en cuenta.

El estudio de enfermedades antiguas ha dado un giro de 180°

Gracias a la técnica de la que te hablaba en el párrafo anterior, el MALT, los científicos podrán ser capaces de identificar las causas más profundas, hablamos de bacterias y otros microorganismos, que diezmaron a distintas poblaciones alrededor del mundo. En declaraciones realizadas por la antropóloga y física Kirsten Bos:

Este es un enorme avance en los métodos que utilizamos como investigadores de enfermedades antiguas. Ahora podemos buscar restos moleculares de muchos agentes infecciosos en el archivo arqueológico, lo cual es especialmente relevante en los casos donde la causa de una enfermedad no es conocida a priori.