Existen numerosos microorganismos que pueden hacerte padecer decenas de enfermedades distintas. Desde las más conocidas bacterias hasta todo tipo de virus, pasando por los menos comunes protozoos. Existiendo tal variedad de afecciones y causantes posibles, no es de extrañar que en muchas ocasiones estas puedan confundirse. ¿Cómo sabrás que enfermedad padeces? ¿Pueden diferenciarse sólo con los síntomas?

Para conocer más sobre estas enfermedades, primero debes saber cómo se desarrollan. Como he dicho, existen tres tipos principales de seres que pueden causarnos muy distintas patologías. A continuación, conoceremos algo más sobre cada uno de ellos.

Millones de microorganismos nos rodean cada momento. SlideShare

Bacterias, virus y protozoos

Las bacterias causaban millones de muertes hasta el descubrimiento de la penicilina en el año 1928, gracias al científico Alexander Fleming. Hoy en día, la mayoría de afecciones causadas por estos seres son exitosamente tratadas mediante antibióticos, aunque siguen causando muertes en países subdesarrollados.

Distintos seres, diferentes enfermedades

Los protozoos son también seres unicelulares, pero algo distintos a las bacterias. Destacan por vivir en medios acuáticos y ser más complejos que estas últimas. La malaria o la enfermedad del sueño son ejemplos de patologías causadas por protozoos.

Los virus destacan por ser bastante particulares. De hecho, existe un debate aún vigente en el mundo científico, y este es bastante curioso. Como podemos leer en Omicrono, muchos investigadores no creen que debamos considerarlos seres vivos, ya que necesitan de otros individuos para vivir. Si no ocupan a otro ser vivo, infectándolo, no son capaces de prosperar.

Algunas afecciones provocadas por virus son la varicela, la gripe, el herpes o el VIH. Ninguna de ellas puede tratarse mediante antibióticos, por lo que tomarlos cuando estamos resfriados o con gripe no servirá de nada.

Entonces, ¿es gripe o catarro?

Sobre todo durante los meses de invierno, millones de personas en todo el mundo enferman de gripe o sufren catarros, por lo que estamos ante dos de los problemas más comunes para nuestra salud. Sin embargo, y como sabemos, muchas veces es bastante complicado distinguirlos. ¿Cómo diferenciarlos? Gracias a instituciones como Sanitas, podemos aprender más sobre estas enfermedades.

Lo primero que debemos entender es que ambas patologías presentan muchos aspectos en común. Es más, ambas son causadas por el mismo tipo de seres, los virus. Existen miles de virus distintos, cada uno con sus propias características y cerca de 200 pueden provocarte un resfriado. Otros tantos darán lugar a la gripe.

Dolor de cabeza y tos, síntomas comunes

Otra de las similitudes entre la gripe y el catarro es la referente a su tratamiento. Como hemos apuntado anteriormente, no podrás curar estas enfermedades usando antibióticos, ya que los virus son inmunes a esas sustancias.

Además, y por si fuera poco, también contamos con una serie de síntomas en común: el dolor de cabeza, la tos y las molestias en la garganta suelen aparecer en ambas enfermedades.

La congestión es un síntoma común. Así Noticias

Así de fácil es diferenciar una gripe de un catarro

Para poder distinguir entre una enfermedad y otra debes tener en cuenta diversos factores. Sin embargo, lo más sencillo es prestar atención a los síntomas, que te ayudarán a diferenciarlas muy fácilmente. Este cuadro te muestra los datos que debes conocer:

Gripe Resfriado
¿Inicio? Brusco Progresivo
¿Con fiebre? Suele aparecer No suele aparecer
¿Con dolores? Musculares y de cabeza Apenas surgen
¿Época del año? Mucha afectación en meses fríos Casos puntuales

Teniendo en cuenta que los antibióticos no nos servirán de ayuda, veremos alguna de sus principales diferencias, esta vez, algo más detalladamente:

  • Inicio de la enfermedad: como podemos leer en Xataka, ambas comienzan de manera distinta. Mientras que la gripe aparece repentinamente, de forma brusca, el catarro presenta un desarrollo progresivo. Si sufres un resfriado, tu cuerpo te avisará varios días antes, mediante mucosidad y molestias en la garganta.

  • Fiebre: aquí encontramos otra diferencia bastante palpable. Un catarro no suele elevar demasiado la temperatura corporal, por lo que es poco probable que se sufra fiebre. Sin embargo, la gripe sí que viene acompañada tanto de fiebre como de un mayor malestar general.
Un catarro no da demasiada fiebre, la gripe sí
  • Dolores: el dolor muscular es un síntoma bastante característico de la gripe, mientras que no suele producirse en procesos catarrales. Muchos de los dolores provocados por la gripe se producen en los músculos de las extremidades o en las meninges, responsables de las molestias en la cabeza.

  • Epidemiología: es bastante habitual que durante los meses más fríos, veamos numerosas noticias en los medios relacionadas con la gripe. Esto es debido a que esta enfermedad suele extenderse a modo de epidemia, afectando a toda la población. Sin embargo, el resfriado común aparece en casos más puntuales.

Como has podido ver, existen una serie de puntos que, tenidos en cuenta, pueden ayudarte a distinguir ambos problemas fácilmente. Aunque posean características en común, también hay algunas que las diferencian, y es ahí precisamente donde debes fijarte.

¿Conocías estas diferencias entre ambas enfermedades? A partir de ahora sabrás qué tienes con certeza.