La música es uno de los acompañantes de nuestros días que nunca nos abandonará. Capaz de hacernos sentir miles de emociones con tan solo unos acordes, esta protagoniza la banda sonora de nuestras vidas. Además, aunque nuestros gustos varían, siempre sentiremos predilección por las canciones que escuchábamos durante nuestra adolescencia.

Las emocionales vivencias de tu adolescencia volverán a ti con tan solo una canción

Puede que, en algún momento, hayas probado a escuchar esa música que tanto te apasionaba cuando empezabas a salir hasta más tarde con tus amigos o cuando tenías que estudiar para los indeseados exámenes finales del instituto. Así, habrás podido comprobar que esas canciones te siguen removiendo algo en el interior que no puedes explicar con palabras.

Esta sensación tiene un origen claro investigado en numerosas ocasiones por los expertos. ¿Por qué nos gustan tanto las canciones que escuchábamos durante nuestra adolescencia? ¿Hay una explicación científica para ello?

Tiempos pasados fueron mejores

El inmenso poder de la música es algo que damos por asentado. Unas simples melodías pueden cambiar tu estado de ánimo en solo unos segundos. Esto se refuerza si, además, las canciones que escuchas te gustan desde hace muchos años.

La adolescencia es una de las etapas más intensas de tu vida, donde tu estado varía como si de una montaña rusa se tratara. Además, en esta etapa comienzas a experimentar algunos hechos por primera vez: el primer amor, la primera clase en la universidad, irte a vivir otra ciudad… Todas las emociones, de cualquier tipo, son el doble de intensas, y esto influye a la hora de recordar.

La música que escuchabas de adolescente siempre guardará especial importancia en tu vida. The Huffington Post

Como explican desde el medio Reverb, todas las experiencias que tienes durante esta etapa se caracterizan por ser muy emocionales, y esto tu cerebro lo tiene en cuenta. Al escuchar esa canción de rock que tanto te gustaba hace años, tu cerebro lo recuerda y trae de vuelta todas esas emociones que sentías cuando la escuchabas entonces.

Tal y como decimos, las experiencias, al ser tan emocionales, son también muy significativas para tu cerebro. Esto permite que sean recordadas más fácilmente, aunque hayan pasado veinte o treinta años. Puedes que no recuerdes lo que hiciste el sábado de la semana pasada, pero recordarás a la perfección cómo esa canción de Oasis o Nirvana te hacía sentir.

Las declaraciones de Petr Janata, del Departamento de Psicología de la Universidad de California, permiten entender mejor por qué nos gustan tanto las canciones de nuestra adolescencia. Así lo explica a Reverb:

Si tomas a una persona en un momento de su vida en el que está teniendo muchas experiencias emocionales y sociales fuertes, tiene sentido que los recuerdos de los acontecimientos de esas etapas de la vida sean recordados mejor.

Está claro que las emociones de la adolescencia tienen mucho que ver en que te guste tanto la música de esa época. Sin embargo, la nostalgia también es fundamental al ser uno de los sentimientos claves que experimentas cuando entras a esa plataforma de streaming musical a escuchar tu canción favorita de hace años. Vamos a descubrir por qué.

La nostalgia, tu peor enemigo

La nostalgia suele estar presente cuando echas de menos ciertas cosas de tu vida de las que ya no disfrutas. A nadie le gusta ser víctima de ese sentimiento, que suele acudir a menudo cuando escuchas esa música antigua que tanto te gustaba.

Escuchar música de tu adolescencia te traerá uno de los sentimientos menos deseados

La música nunca falla si quieres ponerte melancólico, como confirma el estudio reportado por El Economista. Investigadores de neurociencias estadounidenses quisieron conocer cómo la nostalgia puede adueñarse de ti cuando te pones las canciones favoritas de tu adolescencia.

Para llegar a las conclusiones finales, los científicos investigaron la actividad cerebral de 21 voluntarios. Tras hacer las pruebas necesarias, los expertos comprobaron que escuchar sus canciones favoritas provocaba actividad en el hipocampo, la zona del cerebro encargada de la memoria y las emociones vinculadas a la socialización.

Escuchar esas canciones que no faltaban en tu playlist de referencia te harán sufrir la nostalgia en pocos segundos y desear volver a esa etapa de tu vida en la que no tenías tantas obligaciones.

Este sentimiento y las fuertes emociones vividas son los principales responsables de que te siga gustando tanto esa música que tanto te ayudaba a encontrar tu verdadera identidad en la etapa más importante de tu vida.