Muchas son las películas de ciencia ficción que intentan revivir, con mayor o menor fortuna, aquellos enormes animales que una vez habitaron nuestro planeta. Quizás la comunidad científica está más acostumbrada, los que se dedican a ello por supuesto, a disfrutar de la majestuosidad de gigantes dinosaurios o mamuts de interminables colmillos.

Un león de la antigüedad es el protagonista de este artículo

Hoy el invitado será un animal fiero y temible, pero que ha aparecido en escena en una versión muy temprana. Ahora te enseño de qué especie estamos hablando y si, como ocurría en Parque Jurásico, podremos revivir algún día a esta bestia de tiempos remotos. ¿Dispuesto y dispuesta a venirte de caza en el día de hoy?

El león de las cavernas

Con el nombre oficial de Panthera leo spelaea, este león habitaba la Tierra hace 370.000 años y se encontraba, sobre todo, en el continente europeo. Su nombre viene dado por la multitud de restos fósiles encontrados en cavernas, aunque, gracias a información obtenida de Mundo Prehistórico, parece ser que no habitaban dichas localizaciones debido a su preferencia por animales herbívoros que habitaban otro tipo de latitudes.

Su extinción ha sido un acontecimiento reciente

Podría estar hablándote de esta especie durante párrafos y párrafos, pero te diré, para introducir el siguiente punto, que este animal dejó de existir durante la Extinción Masiva Global del Cuaternario, una época que abarca desde hace 50.000 años hasta la actualidad, con lo que podríamos decir que ha sido una pérdida reciente para la fauna de nuestro planeta.

Un descubrimiento sorprendente

El pasado mes de septiembre, Boris Berezhnov, un vecino de la región rusa de Siberia, encontró un animal, a primera vista irreconocible, en la orilla del río Tirekhtykh, según informaciones publicadas por el medio online Daily Caller. Una vez realizadas las pertinentes investigaciones, el equipo de científicos descubrieron que se trataba del anteriormente mencionado león de las cavernas, en concreto, un cachorro de dicha especie.

Este es el cachorro de león encontrado en Siberia. National Geographic

La curioso del caso es que hace prácticamente dos años, se encontraron también dos crías de esta especie de león en un estado de conservación envidiable. Aquellos cachorros fueron bautizados como Uyan y Dina y el análisis de sus cuerpos, cuya información puedes contrastar en la página web de National Geographic, determinó que vivieron hace 12.000 años en la región.

La expresión del rostro es perfectamente reconocible

En esta ocasión, el felino encontrado también presenta una gran conservación. En la fotografía que te he dejado un poco más arriba, y en otras fotografías que puedes encontrar simplemente tecleando león de las cavernas en Google, se puede apreciar el pelaje del animal, la expresión de su rostro y, si entornas bien los ojos, algún bigote puntiagudo. En una frase recogida por el medio de comunicación Siberian Times se nos dice:

Es un cachorro de león perfectamente conservado. Todos sus miembros han sobrevivido. No existen rastros de lesiones externas en su piel.

Las últimas noticias, que seguramente habrás podido escuchar, especulan con la posibilidad, como si de la majestuosa película de Steven Spielberg se tratase, de devolver a la Tierra a esta especie de felino. En informaciones recogidas por Sputnik News se indica que el doctor Albert Protopopov, jefe del Departamento de la Fauna del Estudio de Mamuts de la Academia de Ciencias de la República de Sakha, habría declarado que esa conservación podría favorecer un intento de clonación de la especie.

De todas maneras, se conocen pocos datos acerca del cachorro en cuestión. Algunos medios digitales, como es el caso de The Independent, aseguran que mide 45 centímetros de largo y pesa alrededor de 4 kilogramos. La única duda, en lo que toda la comunidad científica que he podido leer coincide, es que es muy complicado establecer su sexo, debido a que en sus primeras semanas de vida, esta especie no presenta características diferenciadoras de género.

El misterioso hielo

Escribiendo este artículo me ha venido a la mente la idea acerca de la cantidad de cosas que nos estaremos perdiendo bajo la superficie helada de regiones prácticamente inexploradas. Quizás existan especies aún no catalogadas o quizás podamos comprender mejor el origen de la vida en nuestro planeta gracias a bacterias allí enterradas.

¿El deshielo traerá nuevas especies a la superficie?

La enseñanza de estas líneas debería ser que los misterios que oculta nuestro planeta, algunos con miles de años a sus espaldas, nos deberían hacer plantearnos cómo estamos tratando lo que queda de Tierra. Con la contaminación, maltrato a animales o el enriquecimiento sin ética ninguna, estamos condenando a nuestra especie a desaparecer y que nadie, ni en un millón de años, desentierre a un ser de nuestra especie. Al paso que vamos, no quedará hielo que pueda conservarnos eternamente.