No hace tantos años, la posibilidad de tan siquiera observar otros planetas y conocer la composición de su atmósfera o suelo, era cuestión de magia y brujería. Sin embargo, hoy en día, debido al avance tecnológico en el que nos hemos visto envueltos, la comunidad científica puede reproducir las circunstancias especiales de planetas como, por ejemplo, Marte.

Unos simples gusanos están causando sensación en el panorama científico

Hace unos días, varios científicos pudieron demostrar que existen organismos de nuestro planeta que poseen la capacidad de adaptarse a las condiciones medioambientales del suelo del planeta rojo. Después de meses de estudio, la reflexión realizada por los mismos nos acerca mucho más al momento en que algunos afortunados abandonen este barco azul que es la Tierra en busca de nuevos horizontes. ¿Quieres conocer la historia de unos gusanos que ya forman parte de la misma?

Historia de tierras y cultivos

A pesar de la colaboración inestimable de la NASA, hay que recalcar que este experimento, parte de una larga lista de los mismos, está impulsado por un científico y profesor de la Wageningen University & Research, una universidad de los Países Bajos que está enfocada en la alimentación saludable y el medio ambiente.

Científicos y alumnos colaboran para mejorar la calidad de vida. Wageningen University & Research

Gracias al trabajo de 6.500 personas y a los casi 10.000 alumnos, de más de 100 países, que allí están adquiriendo conocimientos, la universidad pone en manos de entidades públicas y empresas privadas su apoyo para el desarrollo de investigaciones de diversa índole. Por un lado se investiga acerca de la alimentación y la producción de alimentos, también se llevan a cabo estudios sobre el medio ambiente y salud, estilo y condiciones de vida. Como bien reza su lema:

Explorar el potencial de la Naturaleza, para mejorar la calidad de vida.

Es en esta universidad donde el investigador Wieger Wamelink comenzó el desarrollo de una nueva investigación. Debido a la más que probable llegada del hombre a Marte, Wieger se planteaba la necesidad de que aquellos que estuviesen allí viviendo necesitarían utilizar, en ciertas hipótesis, el suelo marciano para plantaciones y, por cuestión de lógica, éstas iban a ir acompañadas de unos pequeños seres llamados lombrices. ¿Podrían estos minúsculos bichos sobrevivir en suelo extraterrestre?

Wieger Wamelink investiga la relación entre plantas y tipos de tierra

La cuestión fue un poco más allá. El señor Wamelink, que se dedica sobre todo al análisis de la relación entre plantas y tierra, estaba muy interesado en conocer la razón por la que algunas especies crecían en determinadas condiciones y otras, en cambio, no lo hacían. Esto llevó a plantearse la pregunta en términos más grandes, utilizando tierra de lugares como la Luna o Marte. ¿Que pasaría en el experimento?

La experimentación

Según hemos podido conocer a través de la página web Atlas Obscura, el primer paso, o más bien su primera aproximación al tema, fue desde un punto de vista teórico. Wamelink quería teorizar acerca de las necesidades de las plantas terrestres, comparándolas con las características conocidas de los distintos tipos de suelo, que se han analizado, provenientes de otros planetas o satélites. Sin embargo, algo llamó su atención.

La NASA vende tierra, la mayoría artificial, para experimentación

Recientemente supo que la propia NASA vendía tierra, cultivada por ella misma en muchos casos, con las características casi idénticas a lo que podrías encontrarte visitando lejanos planetas. De la Luna, por ejemplo, la NASA si guarda muestras auténticas de aquella famosa, y polémica, visita a nuestro satélite lleno de cráteres. Y así fue como en el año 2013 sus alumnos y él mismo comenzaron el experimento.

Utilizando un invernadero, los integrantes del grupo llenaron tres tipos de recipientes. El primero contenía tierra de la Luna, el segundo contenía tierra marciana y el tercero estaba lleno de tierra del río Rin. Se plantaron 4.200 semillas en total, de plantas tan variadas como tomates, tréboles o zanahorias. Pero, ¿dónde entran los gusanos en esta ecuación?

Tan feos, pero tan eficientes

Según datos que hemos podido obtener de la página web Phys, dichos seres son muy importantes para los cultivos de plantas debido a la capacidad que tienen para aportar valor a los cultivos. Su primera función sería comer materia muerta que encuentran para después excretar nutrientes como el nitrógeno, fósforo o potasio. De esta manera, sustancias que no benefician a las plantas son convertidas en alimento para las mismas.

Sin embargo sus funciones no acaban ahí. Los gusanos, como imagino que muchos habréis podido observar, excavan pequeños túneles en la tierra a modo de guarida. Este comportamiento también ayuda, en gran manera, a la flora allí ubicada, aireando y mejorando la estructura de la tierra misma. Aunque una gran sorpresa esperaba al equipo del profesor Wamelink al final del experimento.

Este es uno de los gusanos nacidos en suelo marciano. Science Daily
Una pareja de lombrices han sido la guinda final del experimento

Según información obtenida del medio de comunicación online Science Alert, en uno de los cultivos con tierra marciana aparecieron dos nuevos integrantes de la familia de gusanos, nacidos en esas extrañas condiciones de vida alejada de la tierra de nuestro planeta. Las posibilidades que esto abre son muy amplias, ya que de probarse de forma eficiente el cultivo de plantas y la reproducción de gusanos en suelo de Marte, estaríamos hablando de que la colonia humana podría ser alimentada de forma permanente.

Marte podría ser nuestro próximo destino. DD News

Esperemos seguir oyendo noticias acerca de cómo la humanidad avanza hacia otros planetas, aunque esperemos que, esta vez, llegado el momento de estrenar un ecosistema nuevo, al menos, lo respetemos. Si estamos abocados a abandonar la Tierra, no caigamos en el mismo error dos veces.