Las llamadas "medicinas alternativas" son aquellas que afirman tener efectos beneficiosos y curativos para la salud, pero que no han sido probadas científicamente. O que han sido probadas con todo tipo de métodos que no se acercan ni por asomo al científico. Existen decenas de ejemplos, todos igual de… bueno, cuestionables.

Son técnicas que dependen más del placebo que de la ciencia

Homeopatía, acupuntura, naturopatía, meditación… etc. Existen numerosos ejemplos y podríamos estar horas nombrándolos. Durante los últimos años se han hecho bastante populares y cada poco tiempo nuevas disciplinas se unen a la lista. Esto, por supuesto, tiene consecuencias.

Siempre se ha cuestionado la capacidad curativa de todas estas técnicas, e incluso se han realizado estudios para refutarlas. Como podemos leer en Xombit, algunas de ellas son fáciles de desmontar. ¡Hasta Darwin sabía que todo esto sonaba raro!

Como hemos dicho, no estamos faltos de estudios que falsean todas estas pseudoterapias. Hoy aquí, en Urban Tecno, hablaremos de uno de ellos. Gracias al trabajo de unos científicos estadounidenses, hemos podido hacernos una idea de las consecuencias que conlleva este tipo de medicina.

Existen muchos métodos, pero sólo los probados científicamente funcionan. Omicrono

De todo menos curar

El trabajo al que nos referimos ha sido realizado por investigadores de la Universidad de Yale, en Connecticut. Al frente del equipo, y como apuntan desde El País, el oncólogo Skyler Johnson. ¿Qué es lo que han hecho?

¿Cuáles son las consecuencias reales de estas terapias?

Su estudio, que ha sido publicado en la revista Journal of the National Cancer Institute se ha basado en una comparación bastante simple. Por un lado, han tomado los datos de 281 enfermos de cáncer que optaron por someterse a tratamientos alternativos. Por el otro, las fichas de 560 personas que decidieron confiar en los médicos y la ciencia. ¿Quiénes tendrían mayores probabilidades de sobrevivir al cáncer?

La respuesta, aunque obvia, presenta unas dimensiones superiores a las que podríamos haber imaginado. Según sus resultados, los pacientes con cáncer de pulmón que se presentan a pseudoterapias tienen un 150% más de riesgo de morir. Por otro lado, los enfermos de cáncer colorrectal ven aumentado su riesgo de muerte en un 360%. Lo más impresionante llega cuando nos fijamos en las pacientes de cáncer de mama, cuyo riesgo de perder contra la enfermedad asciende en un 470%.

Las pseudoterapias pueden dejar morir al paciente

Los resultados obtenidos no dan lugar a dudas. Someterse a estas pseudoterapias sin ninguna base científica es prácticamente sinónimo de muerte en enfermedades tan graves como el cáncer. No es el camino adecuado, y siempre debe confiarse en la medicina real y probada.

¿Por qué escoge alguien este camino?

Situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas

La pregunta es muy clara. ¿Qué es lo que lleva a un paciente a optar por estos métodos? La respuesta, en cambio, es algo más complicada. Debemos echar un vistazo a distintos factores para poder encontrar la solución, que ya te decimos que, dependerá de cada individuo.

Debes tener en cuenta que recibir la noticia de que padeces un cáncer es un golpe tremendamente duro. Esto puede llevar a los pacientes a buscar desesperadamente nuevos tratamientos experimentales o alejados de la medicina tradicional. En las palabras del propio Skyler Johnson:

Un diagnóstico de cáncer te cambia la vida. Por desgracia, hay muchísima desinformación sobre el cáncer y sobre sus tratamientos demostrados.

El joven oncólogo también apunta que aquellos que deciden optar por estas medidas suelen tener un mayor nivel económico. Además, estos poseen un alto nivel educativo, por lo que el conflicto no es debido a una falta de educación. El flujo de hechos y datos es lo realmente importante.

Por lo tanto, parece que la solución al problema pasa por una mayor comunicación. La información tiene que llegar a todos los pacientes, al igual que debe existir una previa educación al respecto. Y sí, me refiero al ámbito del método científico, como la validez de una investigación o la significatividad de esta. Nos encontramos ante un tema de vital importancia, nunca mejor dicho.

Sólo los tratamientos probados mediante el método científico presentan seguridad y verdaderos efectos beneficiosos. No te dejes engañar por curanderos y métodos milagrosos, pues lo máximo que podrás obtener de ellos es un bonito efecto placebo.