A principios del siglo XX, muchos científicos y hombres ligados a las artes cercanas a la ciencia ficción soñaban con alcanzar otros planetas, surcar el espacio o pasar el límite que marca nuestro vecindario, la Vía Láctea. En los próximos párrafos te explicaré en profundidad el alcance de la noticia y, como regalo anticipado de Navidad, te enseñaré las tres películas que mejor han relatado, sin necesidad de precisión científica, los viajes a través del vasto universo.

Un comunicado para soñar

Gracias a la información que hemos podido obtener del medio de comunicación digital New Scientist, conocemos que la NASA, la Administración de la Aeronáutica y del Espacio, está comenzando a trazar planes para la conquista de un nuevo hito en la historia de la humanidad.

En una conferencia realizada hace pocos días, científicos del organismo espacial han asegurado, según datos obtenidos de la página web BGR, cierto presupuesto ha sido aprobado para comenzar la investigación en torno a los viajes interestelares. La tecnología capaz de posibilitar esta cuestión aún no ha sido desarrollada, pero parece ser que los motores que tienen en mente podrían alcanzar una décima parte de la velocidad de la luz.

La NASA prepara su primera salida de la Vía Láctea. Unsplash
Nuestro vecino puede ser el siguiente destino de la raza humana

La cuestión fundamental, después de conocer cómo será posible viajar entre distancias tan gigantescas, es saber el destino de dicha misión, que por otro lado, no tiene nombre aún. La lógica, confirmada por dichos científicos, hace pensar que si queremos visitar lugares fuera de nuestra galaxia, lo hagamos lo más cerca posible. En este caso, Alpha Centauri sería el sistema planetario elegido, gracias a la consulta que hemos podido hacer en el Daily Mail.

El sistema en cuestión se encuentra a más de 4 millones de años luz, con lo que alcanzarlo, aunque sea a una gran velocidad como la proyectada, costará más de 40 años, en información recogida por la página web Independent. Sí, estamos hablando de pasar un nuevo siglo, el número 22, hasta que alguien vea con sus propios ojos el siguiente vecindario del universo.

Tres películas, tres viajes interestelares

Recientemente tuve la oportunidad de volver a ver una de las obras más profundas de Christopher Nolan, Interstellar. En esta película, el director se rodeó de científicos de renombre, como es el caso del físico teórico Kip Thorne. Gracias a la labor de éste, la cinta pudo ser más precisa que la mayoría de títulos de ciencia ficción. En esta ocasión, aquello que permite el viaje interestelar es un agujero negro, que comunica dos puntos alejados del universo.

La película, además, aborda el problema de la conquista espacial y qué tipos de mundos habitables podrían ser válidos para la raza humana. No todo es cuestión de ecuaciones matemáticas o problemas de ingeniería, sino que habría que, en caso de querer conquistar dichos planetas potencialmente habitables, tener en cuenta la facilidad de transporte de personas a los mismos o las condiciones en la superficie.

Star Wars es la película que mejor aborda la cuestión de los viajes entre planetas

Si de películas galácticas hablamos, Star Wars es la reina del género. Con el reciente estreno de Los últimos Jedi, la franquicia continúa más viva que nunca. En este caso, mejor dicho, en las películas originales, había un vehículo que podía alcanzar velocidades increíbles, te hablo del Halcón Milenario. Esta nave utiliza la hipervelocidad que era proporcionada por el motor hiperimpulsor, un motor que usaba antimateria para transportarse a través del espacio.

La nave necesita de dicha antimateria para funcionar debido a que se necesita estirar el espacio, como bien explican en la página web de Wikia, para que se pueda pasar de un viaje convencional al viaje interestelar. A la explicación hay que añadir que lo que se consigue es acercar dos puntos cuánticos, si es que tal cosa existe, lejanos a una distancia menor.

Ésta es la imagen de una puerta estelar. Wikia

Por último, habría que destacar a la magnífica Stargate, una película que aborda los viajes entre distintos mundos sin la necesidad de utilizar ningún tipo de vehículo. En la misma, el hallazgo, en un yacimiento en Egipto, de una estructura circular es el inicio de un descubrimiento que cambiará la forma en que el hombre explora el universo, las puertas estelares.

En este caso, la cinta de Rolan Emmerich, uno de los directores más adictos a los efectos especiales, consiguió labrarse tanta fama que ha inspirado distintas series de televisión y una legión de fanáticos, dispuestos a creer en el milagro del viaje interestelar a través de puertas con extraños símbolos egipcios.

El viaje a través del universo es el sueño de muchos científicos y aficionados a la ciencia ficción

Sin duda, la noticia que la NASA ha desvelado es realmente interesante y nos pone en el borde de un precipicio que próximamente será abordado. Quizás no nos toque vivirlo a nuestra generación, pero las siguientes tendrán hechos históricos nunca vistos por los ojos de cualquier ser humano. Seguimos sorprendiendo a propios y extraños.