En medicina, la palabra irreversible suele formar parte del vocabulario médico, aunque no tantas veces, por suerte, como pensamos. Sin embargo, en los casos en los que hay que utilizarla, la falta de soluciones, que es al fin y al cabo lo que significa, es un muro enorme que resulta imposible de superar.

La insensibilidad física podría tener los días contados

Los investigadores, uno de los héroes de nuestra época que tan poco reconocimiento reciben, son nuestros mejores aliados si queremos combatir los males que asolan al cuerpo humano. Se me ocurren peores cosas que le pueden suceder a una persona, que perder la capacidad de moverse y sentir el contacto en la piel. Quizás el siguiente artículo arroje un rayo de luz sobre la oscura realidad de muchas personas.

El milagro de las células madre

Seguro que tú también has oído hablar de las células madre, pero, como es mi caso, no sabes exactamente lo que representan en el mundo de la medicina y nuestra biología. A modo de resumen podrían ser definidas como células que permiten reparar los daños que tiene nuestro cuerpo de una manera natural.

Las células madre tienen dos ramificaciones

Existen dos tipos de células madre, tal y como hemos podido informarnos en la página web Medline Plus. Por un lado tenemos las embrionarias y que son las heroínas más poderosas del organismo, capaces de regenerar cualquier tipo de célula. Por otro lado tenemos las células madre adultas, es decir, aquellas que están especializadas y centran sus esfuerzos en una zona concreta del cuerpo.

Las cualidades de las células madre son increíbles. Financial Tribune

Por definición son células no especializadas, como bien indican en la página web del Instituto Cardiológico de Texas, aunque pueden transformarse en multitud de células del cuerpo como, por ejemplo, músculo, médula o sangre.

¿Cómo curan estas células?

Lo primero que habría que aclarar es qué tipo de enfermedades pueden ser curadas gracias a las células madre. Existen múltiples casos documentados de tratamientos con este tipo de células y, por ejemplo, el mundo del deporte se lleva beneficiando de su uso desde hace años. Además, como la investigación que te contaré a continuación, parece ser que los casos de parálisis podrían tener, al fin, una cura en camino.

El proceso exacto por el que las células madre se reproducen y copian para curar distintas dolencias no está del todo claro. Sin embargo, se sabe que éstas pueden reproducirse, liberar hormonas para que los tejidos funcionen de una mejor manera o, para rizar el rizo, activar otras células madre que se encontraban en letargo. Una célula madre adulta del corazón puede crear otras células cardíacas y potenciar el órgano, en casos de daño.

La investigación californiana

En un artículo publicado por científicos de la Universidad de California en la web Stem Cells Reports, se ha demostrado que las células madre pueden ser una manera válida para recuperar conexiones neuronales. El descubrimiento podría provocar que el tratamiento con las mismas sirva para que los pacientes recuperen la sensibilidad en las partes del cuerpo que tienen dañadas.

Volver a sentir al tacto es el objetivo de la investigación. Unsplash

Hablando de una manera más sencilla, se habría conseguido emitir ciertas señales a las células que se encuentran en la espina dorsal, aquellas que se encargan de que experimentemos y reaccionemos a los estímulos externos. En palabras de la profesora Samantha Butler, acerca de estas neuronas:

Esas son las neuronas que te permiten sentir el tacto y, algo más misterioso, establecer la posición del cuerpo en el espacio. La propriocepción es un súper poder que no sabías que tenías. Tu espina dorsal sabe dónde está tu cuerpo en todo momento para que tus piernas no se choquen entre ellas según caminas, por ejemplo, o puedas sostenerte erguido sin que pienses en ello.

Ojalá tengamos pronto un tratamiento destinado a la población en general

El resto de la investigación es tan técnica que es complicado resumirla en cristiano, con lo que ese ha sido el resumen para que puedas hacerte una idea. Esperemos que los resultados no tarden en llegar, porque sería un avance extraordinario para nuestra especie poder revertir situaciones hasta ahora definitivas.