Si te sigues quejando de lo cara que está la vivienda y miras con esperanza las investigaciones de la NASA buscando resquicios de habitabilidad en Marte o incluso valoras las estaciones espaciales, quizá la respuesta esté mucho más cerca de lo que piensas: a 12 años luz del sol y perceptible por el ojo humano sin necesidad de telescopios.

Que haya agua en un planeta significa que podría haber vida

Según cuenta el Daily Mail, un grupo internacional de investigadores ha descubierto dos planetas potencialmente habitables orbitando alrededor de la estrella más cercana al sol, tau Ceti.
Su tamaño es aproximadamente el de la Tierra y se estima que podrían tener agua en su superficie.

Estos planetas se encuentran en la zona de habitabilidad o Goldilocks del sol, una región orbital que no está ni demasiado fría ni demasiado caliente para que la existencia de agua en su superficie sea posible. Y si hay agua, podría haber potencialmente vida.

tau Ceti, la clave de todo

Científicos de la Universidad de Hertfordshire llevan tiempo buscando en el Sistema Solar nuevos planetas y han encontrado un filón en torno a tau Ceti, según resume la propia universidad. De momento ya han descubierto varios planetas, que han ido bautizando con denominaciones que emplean el nombre de la estrella y letras por orden alfabético.

En la última investigación, los planetas b, c y d no aparecieron en los datos, pero sí que confirmaron "tau Ceti e", "tau Ceti f" y dieron con "tau Ceti g" y "tau Ceti h". Estos cuatro planetas tienen una masa aproximada de 1,7 veces la de la Tierra, siendo los planetas más pequeños encontrados con órbitas tan grandes.

Comparativa entre los planetas alrededor de tau Ceti y la Tierra. University of Hertfordshire

En investigaciones previas, "tau Ceti e" y "tau Ceti f" fueron considerados demasiado grandes como para ser rocosos y por lo tanto era poco probable que tuvieran las condiciones atmosféricas necesarias para albergar vida.

De acuerdo con Europa Press, tras una nueva observación se ha constatado que su masa en realidad es de 3,9 veces la de la Tierra, con lo cual las posibilidades de albergar vida crecen. Pero no las tienen todas consigo, ya que existe un enorme anillo de restos de asteroides y cometas que reduce su habitabilidad.

¿Cómo descubren nuevos planetas potencialmente habitables?

La observación espacial tiene sus secretos. En concreto, para detectar estos planetas alrededor de la estrella tau Ceti, los investigadores observan pequeñas oscilaciones en el movimiento de la estrella de solo 30 centímetros por segundo.

Empleando sofisticadas técnicas de modelaje con los datos recolectados tras miles de observaciones, el equipo de científicos detecta pequeñas señales generadas por el campo gravitacional de tau Ceti y los objetos celestes que giran en su órbita.

El movimiento de las estrellas es de solo 10 centímetros por segundo y solo con eso, pueden detectar planetas análogos a la Tierra en cuanto a condiciones.

El Dr. Fabo Feng, astrónomo y director de la investigación, aseguró:

Estamos prometedoramente cerca de concretar los límites correctos requeridos para detectar planetas similares a la Tierra. Nuestra detección de oscilaciones constituye un hito en la búsqueda de planetas análogos a la Tierra y sus condiciones de habitabilidad.

Para encontrar planetas habitables, estos deben ser similares a la Tierra. Cosmo noticias

Y es que las estrellas muy similares al sol y sus órbitas son los mejores objetos de investigación para dar con mundos habitables que tengan un tamaño similar a la Tierra, gracias a sus similitudes.

Esto mismo es lo que sucede con tau Ceti, una estrella muy parecida al sol en cuanto a tamaño y brillo. Además, ambos astros tienen un sistema multiplanetario alrededor.

Si "tau Ceti e" y "tau Ceti f" se confirman como rocosos y habitables a través de estos métodos de comparación, entonces sin lugar a dudas, tau Ceti será el próximo destino de colonización de los habitantes del planeta Tierra, como otrora hicimos con la Luna.

Pero la investigación de la Universidad de Hertfordshire va para largo. Hace 4 años iniciaron el desarrollo del análisis de datos usando tau Ceti como referencia, descubriendo la diferencia entre las señales originadas por planetas y las causadas por estrellas, como se hace eco la BBC.

Según el Dr. Mikko Tuomi, jefe de la investigación anterior:

Nos dimos cuenta de que podíamos ver la diferencia entre un planeta y una estrella por la longitud de onda y desde entonces, usamos esa actividad para diferenciarlos. Con el paso del tiempo hemos mejorado ostensiblemente la sensibilidad de nuestras técnicas. Pero da igual cuánto miremos a tau Ceti, parece haber al menos 4 planetas rocosos en su órbita.

Los últimos avances en la investigación acaban de ser publicados por la Cornell University Library. La clave a la hora de determinar la velocidad radial que permite diferenciar los cuerpos celestes potencialmente habitables ha sido la eliminación de ruido en la longitud de onda y el tiempo de las oscilaciones.

Desde luego, la búsqueda de estrellas similares al sol y sus órbitas constituyen un gran método para dar con planetas potencialmente habitables, bien sea por los seres humanos o por otras formas de vida. ¿Sigues pensando que somos los únicos seres vivos del universo?