Si te pregunto qué país te viene a la cabeza a la hora de hablar de prosperidad y ser considerado una de las mayores potencias mundiales en aspectos tan importantes como el económico, por ejemplo, sin duda la mayoría de personas contestaríais que es Estados Unidos. Sin embargo, entre las muchas deficiencias de su sistema público, la sanidad es la gran perjudicada.

Déjame hablarte de la horrible sanidad en EEUU

En los próximos párrafos quiero compartir contigo una serie de tweets e imágenes, obtenidos y recopilados por la página web Bored Panda, que muestran la realidad, cruda y triste, del sistema sanitario en el país más rico del planeta. Son precisamente ellos, la gente pudiente, quienes no tienen problema alguno en acudir al médico. El resto de la población está abandonada a su suerte.

Facturas astronómicas

Desde luego la mayoría de estos mensajes son válidos porque vienen acompañados de imágenes, como en este caso, que ilustran lo que el usuario nos está contando, de lo contrario sería imposible creer, por ejemplo, que por el nacimiento de un bebé alguien haya tenido que pagar, imagino que pedir un crédito sería más apropiado, la desorbitada cifra de 610.408 dólares, 500.000 euros o 11.800.000 pesos mexicanos.

Ejemplo de factura por nacimiento. Bored Panda

Otro ejemplo, quizás no tan exagerado, pero sí muy curioso, a la par que absurdo, es el que nos presenta un padre en la factura del hospital, tras el nacimiento de su hijo. Entre los distintos conceptos que se pueden observar en la misma, aparece uno que no puede dejarnos más helados. El coste de sentir a tu bebé tras una cesárea, ese simple acto, es de 39,35 dólares, 32 euros o 743 pesos mexicanos.

Breaking Bad no habría existido en un país con una sanidad decente

Una viñeta, que pone un poco de humor en este triste y turbio asunto de la sanidad norteamericana, nos pone en la piel del protagonista de Breaking Bad si la serie hubiese tenido lugar en otro país con Seguridad Social. En la viñeta, creada por Christopher Keelty, el doctor explica al paciente que padece cáncer que con sus impuestos puede pagar su tratamiento, con lo que la serie, tras unos pocos dibujos se da por concluida. Habría sido una gran pérdida de no haber sido por el eficaz sistema de EEUU.

Las comparaciones son odiosas

Otro aspecto que resulta sangrante, un término muy apropiado en esta ocasión, es comparar la sanidad de Estados Unidos con la de otros países del mundo. Por ejemplo, el usuario de Twitter @Patbagley revela en un gráfico la fecha en que distintos países han ido adoptando la sanidad universal, en España ocurrió en 1986, y aquellos que tuvieron que eliminarla por ser un desastre, es decir, ninguno.

Uber gana adeptos en situaciones de urgencia frente a las ambulancias

No sólo se pueden establecer comparaciones entre países, sino que dentro de un mismo país, en este caso Estados Unidos, se pueden hacer comparaciones en casos de emergencia. Si te ves en la necesidad de acudir a un hospital, piénsalo dos veces antes de llamar a una ambulancia, ya que como asegura la usuaria @Brownandbella, su coste puede disparase hasta los 3.000 dólares, 2.500 euros o 58.300 pesos mexicanos. Sin embargo, pedir un simple Uber hasta el centro sanitario puede rondar los 10 dólares, 8 euros o 186 pesos mexicanos.

Descripciones gráficas

Si algo tienen las imágenes es que nos cuentan mucho más que un largo párrafo. Te podría hablar durante horas acerca de aquellas ilustraciones, viñetas, dibujos o fotografías que nos muestran la oscura realidad que viven millones de personas cada día en esa batalla contra las facturas del hospital. Destacaré algunas de las más curiosas y sorprendentes, pero os animo a buscar por las redes sociales más contenido de este tipo.

Una enfermera le habla al médico que está sentado y entre ellos se establece la siguiente conversación, en tono de humor, acerca de uno de sus pacientes:

Creo que el paciente de la habitación C se está muriendo, dice la enfermera. ¿Tiene seguro? pregunta el doctor. No, responde ella. Entonces sí, se está muriendo, afirma el médico.

Demasiadas imágenes he podido ver con facturas más altas que un pívot de la NBA, personas celebrando la obtención de un seguro médico para poder costearse las pastillas para el corazón o, por ejemplo, artículos que cuestan una miseria ser cobrados a precio de oro. En la imagen inferior ves una cesta metálica. El proveedor infla el precio de las mismas hasta los 700 dólares. Esos precios, lógicamente, repercuten en las facturas de los pacientes.

El dinero es la base de un sistema podrido. Bored Panda
Nuestro sistema de salud universal está a años luz del norteamericano

Estoy seguro que te has quejado muchas veces de la atención que te presta tu médico, de las listas de espera en la sanidad española o de las salas de urgencias colapsadas en ciertas fechas. Créeme que, después de haber visto y leído la realidad del sistema norteamericano, podemos darnos por satisfechos con lo que hemos conseguido en unas pocas décadas en nuestro país. Que Dios no bendiga a América, sino a las personas sin recursos.