Señales de radio llegan de forma constante desde el espacio. Pero hasta ahora, al menos que haya quedado registrado, nunca habíamos recibido señales de radio rápidas de forma periódica; no de este tipo.

Este tipo de señales, conocidas como ráfaga rápida de radio (FRB, el ingles Fast Radio Brust), son un evento astronónico con una duración de apenas unos pocos milisegundos, pero con una intensidad muy grande. Se descubrieron hace relativamente pocos años, en 2007, y desde entonces no hemos parado de detectarlas. El caso es que hasta ahora eran todo un caos: venían de cualquier parte del universo y sin cumplir ninguna regla. Incluso el Sol las emite, aunque de forma mucho más débil; en este caso, se deben a las explosiones solares.

Sí que es cierto, no obstante, que de las más de 100 señales de radio rápidas recibidas, en torno a 10 son repetidas; no obstante, entre ellas no mostraban ningún tipo de periocidad. El hecho de detectar un ritmo constante implica que algo está controlando el envío de estas señales. Y eso es lo que es difícil de comprender.

Este tipo de señales, descubiertas recientemente (en 2007), destacan suficientemente como para sobresalir del ruido de fondo

Hasta ahora, y a pesar de que el origen de este fenómeno es completamente especulativo, se cree que la fuente de este tipo de ráfagas rápidas de radio puede ser la colisión de objetos muy densos, como la fusión de agujeros negros o de estrellas de neutrones. Por supuesto, no falta quien especula con que el origen de la fuente son civilizaciones alienígenas inteligentes. No obstante, a pesar de que sería apasionante, para la comunidad científica esta última opción es muy poco probable; de hecho, la explicación la están buscando en fenómenos atrofísicos.

Hay muchas probables explicaciones para este fenómeno astrofísico, pero hasta ahora ninguna está realmente aceptada. Lo que sí está claro es que está confirmado que es que tiene un origen extragaláctico. Para ello, se ha tomado como distancia mínima de referencia de toma de pruebas unos 10 000 kilómetros.

Pero todo ha cambiado: se ha descubierto por primera vez una señal de este tipo que sigue un patrón.

Señales FRB periódicas: se descubre la primera

Cada 16,35 días exactos hemos estado recibiendo una señal de radio rápida, algo inexplicable por ahora

Una de las explicaciones propuestas en el paper científico donde se ha publicado esta investigación para explicar esta nueva señal descubiera que se repite cada 16 días es que la fuente de la ráfaga rápida de radio está orbitando en torno a una estrella o un agujero negro y que cada 16 días exactos es cuando esta fuente está apuntando a nosotros. Por lo tanto, el envío de estas ondas de radio rápidas podría ser constante, pero nosotros solamente lo recibiríamos en un punto concreto de la órbita. Pero en realidad podría ser cualquier otra la explicación.

El hecho de que detectaron periodicidad en este sugiere que los otros también tendrán periodicidad

Gracias a este descubrimiento, afirma Duncan Lorimer, astrofísico de la Universidad de West Virginia en Morgantown (co-descubridor de la primera ráfaga rápido de radio), potecialmente acabemos descubriendo otras fuentes de radio rápidas que funcionen de forma periódica.

En realidad, esta ráfaga rápida de radio no entraña nada espacial, solo su periocidad. De lo contrario, hubiera pasado completamente desapercibida. Pero, dadas las circunstancias, se ha convertido en una pista muy importante para averiguar cuál es el origen de este tipo de fenómenos que ha cautivado a parte de la comunidad científica durante años.

Galaxia origen de la FRB que se repitió durante 16,35 días | MPG
Lo único reseñable de esta FRB es que muestra periocidad y no aleatoriedad, pero en realidad no hay nada espacial

Esta señal se registró entre septiembre de 2018 y octubre de 2019, según el estudio. El patrón era el siguiente: se detectó la señal de radio rápida durante 4 días, y luego durante otros 12 días no se registró nada. Y hace durante todos los ciclos durante exactamente 409 días; exactamete el mismo periodo. Por ahora, lo único que conocemos con total seguridad de esta señal FRB 180916.J0158+65 es que la fuente está a 500 millones de años luz de nuestro planeta. Se emite concretamente en la galaxia SDSS J015800.28+654253.0.

Otra de las explicaciones más plausibles es que se trate de un sistema binario de estrellas; esto es, un sistema con dos estrellas que orbitan mutuamente; una gran parte de los sistemas, de hecho, son binarios o incluso tienen más estrellas (sistemas ternarios, cuaternarios o incluso mayores). En este caso, la estrella más densa y pequeña podría estar emitiedo esta FRB, y la grande estaría tapándola durante 12 días, impidiendo que recibamos esas señales, pues la estrella pequeña no estaría apuntando hacia nosotros.