Puede que seas de los que se acuestan a altas horas de la madrugada cada noche. Puede que seas de los que se retiran a dormir temprano, respetando las horas de sueño y siempre a la misma hora. Puede también que seas de los que ni siquiera se acuerdan, un día a una hora y otro día a otra. Dan igual las diferencias, si tenemos algo en común es que todos soñamos.

Aunque no los recuerdes, siempre han estado ahí

Y podrás pensar… ¿Soñar? ¡Pues yo hace mucho tiempo que no sueño! Pues tenemos que decirte que estás equivocado. Sueñas prácticamente todas las noches, sin embargo, la dificultad está en acordarse de ello. Incluso cuando sabes que has soñado, cuesta mucho recordar lo que ocurría dentro de tu cabeza.

Hoy aquí, en Urban Tecno, hablaremos de sueños. ¿Cómo se producen? ¿Por qué no me acuerdo de ellos? ¿Tienen algún significado? A continuación, podrás encontrar la respuesta a cualquier pregunta que te hayas podido plantear.

Tu cerebro trabaja más de lo que crees durante la noche. El Confidencial

Dormir no es apagarse

Uno de los primeros aspectos que debes comprender es que dormir no significa en absoluto apagar tu organismo. Ni siquiera tu cerebro. Como podemos leer en Xombit, durante las horas de sueño tu organismo lleva a cabo procesos que no pueden realizarse mientras estás despierto.

La activación de tu cerebro es mucho mayor de lo que creías

Estos procesos son realmente importantes. Algunos de ellos están destinados a la creación de nuevas conexiones neuronales, otros a la consolidación de la memoria, etc. Lo curioso es que morirías antes por falta de sueño que por desnutrición. ¿Cómo es esto posible?

Durante el primer día experimentarías cambios de humor, y una irritación que va aumentando. Tras esto, comenzarían poco a poco las alucinaciones, que irían aumentando con el paso de los días. Estas serían de cualquier tipo, auditivas, visuales, olfativas, etc. Si consiguieses no caer dormido hasta más o menos la decena de días, estarías muy cerca de morir.

¿Quién es el responsable de mis sueños?

Teniendo en cuenta que mientras que duermes tu cerebro lleva a cabo un importante trabajo, ¿de dónde vienen los sueños? ¿Trabaja y crea unos sueños para entretenerse mientras lo hace? Claro que no, pero hablamos de un proceso parecido.

Unas descargas bioeléctricas, una pequeña estructura activada

El primer requisito para la existencia de un sueño es que nos encontremos en una fase concreta mientras dormimos. Esta es conocida comúnmente como fase REM, que no son más que las siglas de los términos ingleses Rapid Eyes Movement. Esta "fase de movimiento de ojos rápidos" es muy profunda, los ojos campan a sus anchas aún con los párpados cerrados y un sujeto es difícilmente alterable.

Como ya reflejaba Carlson en su obra Fisiología de la conducta, que ha sido actualizada con los años, una de las teorías más acertadas acerca de la procedencia de los sueños presenta en primera plana al tálamo. Esta pequeña área cerebral se encuentra en el diencéfalo, en la zona más interna de tu cerebro.

Según esta teoría, todos los procesos que se llevan a cabo a nivel cerebral durante la noche pueden provocar activaciones aleatorias y espontáneas de esta estructura. Por lo tanto, tus sueños no serían más que proyecciones azarosas de las descargas de una estructura cerebral. Estas crearían imágenes y tu cerebro les daría un sentido.

Nada de significados

Por lo tanto, y teniendo en cuenta todos los datos, parece ser que los sueños no tienen ningún significado. ¡Menuda sorpresa! Sentimos contradecir a los maravillosos y variados tests que podemos encontrar en internet o en redes sociales como Facebook.

Parece que no hay más que cuestionar

Bueno, puede que nos hayamos olvidado de Carl Jung y su interpretación de los sueños, pero ya hace bastante de eso. Jung fue uno de los discípulos de Freud, que dedicó gran parte de su trabajo a explorar los sueños. Debes tener en cuenta de que hablamos de investigaciones de hace más de 70 años…

En cualquier caso, los recuerdes o no, a partir de ahora no tendrás nada que cuestionar sobre ellos. Puede que sean mejores, puede que sean peores, pero al fin y al cabo, sueños son.