Cada año sueles afrontar ese incómodo momento en el que tus seres queridos te desean un cumpleaños feliz mientras cantan a todo pulmón la famosa canción. Esa situación es temida por la mayoría de personas, que no saben cómo actuar, inconscientes de que hay un problema aún mayor al soplar las velas en el cumpleaños.

Dejarás de soplar las velas después de leer esto

La anterior afirmación puede asustarte un poco, y no es para menos. Es posible que apagar las velas durante una celebración conlleve riesgos para tu salud que aún no conoces y que, mucho menos, imaginabas. ¿De dónde procede ese supuesto peligro al apagar las velas? ¿Puede salir algo ardiendo?

La respuesta a este misterio la tienen en la Universidad de Clemson, en Carolina del Sur (Estados Unidos). En ese centro han investigado sobre lo peligroso que es celebrar tu cumpleaños, y la solución no te dejará indiferente.

Un cumpleaños muy especial para los voluntarios

No pretendemos arruinar tus próximos cumpleaños con esta información, ni mucho menos crear un estado de alarma. Sin embargo, las conclusiones recogidas en el estudio "Bacterial Transfer Associated with Blowing Out Candles on a Birthday Cake" te llevarán a replantearte soplar las velas en futuras ocasiones.

Si echas la vista atrás, es muy probable que no recuerdes haber sufrido ningún problema de salud tras haber soplado las velas de la tarta, pero, aunque no lo supieses, el peligro estaba ahí.

Así lo aseguran los responsables de la investigación, que han contado con 11 voluntarios que tuvieron que llevar a cabo un procedimiento especial. ¿Cómo sueles celebrar tú los aniversarios? Seguro que la pizza no suele faltar, acompañada de la habitual tarta en el postre.

Soplar las velas en los cumpleaños es algo muy común, aunque pocas personas conocen por qué puede ser peligroso para la salud. Troy Bradford Photos

Para repetir sin ninguna falta el proceso y que la producción de saliva fuese igual, los participantes del estudio tuvieron que oler y comer porciones de pizza, para pasar posteriormente al alimento clave: la tarta. Sin embargo, el pastel en cuestión era un tanto especial, ya que, en vez de chocolate o bizcocho, llevaba una base de papel de aluminio.

Este ingrediente especial fue recubierto de glaseado, contando finalmente con 17 velas. Los voluntarios tan solo tuvieron que soplar las velas, repitiendo este mismo proceso durante tres días diferentes. Ahora te preguntarás qué querían comprobar los investigadores con esta práctica. Vamos a ello.

El peligro de soplar las velas está en ti, aunque aún no lo sepas

Para terminar las pruebas, el glaseado era diluido con agua esterilizada y el extraño papel de aluminio era extendido en placas de cultivo. ¿Qué querían encontrar los científicos de esta forma? En la sorprendente respuesta reside la solución al misterio de soplar las velas.

Apagar las velas, sinónimo de peligro para tu salud

Tras extender el aluminio en las placas de cultivo, los investigadores comenzaban a comprobar cómo crecían bacterias que procedían de soplar las velas. Correcto, este es el principal peligro de celebrar tu cumpleaños.

La Universidad de Clemson ha encontrado que soplar las velas aumenta en un 1.400% la presencia de bacterias sobre la tarta, es decir, 14 veces más que si no las soplases. Si no te imaginas de donde proceden estos gérmenes, la respuesta está en ti.

Las bacterias y microorganismos presentes en las tartas analizadas en el estudio procedían de los propios voluntarios, que las habían transferido al soplar. Por esto mismo, cuando apagas las velas, tú eres el que expulsa las bacterias y las pasa al pastel, aumentando el peligro para la salud del resto de comensales.

La presencia de las bacterias en las tartas aumenta de forma increíble cuando se soplan las velas. 1Zoom

De la misma forma que tú has transferido bacterias, seguro que también habrás comido tartas en las que otras personas habían echado gérmenes. Pero no te preocupes, ya que los investigadores han encontrado que no todos los individuos transfieren la misma cantidad y el mismo tipo de bacterias, por lo que la situación varía enormemente dependiendo de quién sople.

Así lo ha explicado Paul Dawson, uno de los responsables del estudio, al periódico The Huffington Post: "Algunas personas soplan en la tarta y no transfieren ninguna bacteria. Mientras que tienes, por otro lado, a una o dos personas que realmente por cualquier razón… transfieren un montón de bacterias".

Para entender esta diferencia será mejor un ejemplo muy claro: mientras que un voluntario no traspasó ninguna bacteria a la tarta, el soplido de otro participante provocó que la presencia de bacterias aumentase hasta 120 veces más.

Pese a todas las conclusiones del estudio que te hemos explicado anteriormente, el propio Dawson quiere aclarar que la presencia de bacterias no significa un riesgo directo sobre tu salud:

No es un gran problema de salud en mi opinión. En realidad, si lo hicieran 100.000 veces, entonces la probabilidad de enfermarse probablemente sería muy mínima.

Queda claro que soplar las velas puede ser peligroso para tu salud debido a la cantidad de bacterias que se transfieren a la tarta, pero dicho peligro es ínfimo. A decir verdad, si el riesgo fuera importante, habríamos dejado esta tradición atrás hace muchos años.