Si quieres ver fauna en tu ciudad, normalmente o paseas por los parques y te deleitas con perros, patos y pájaros o, en caso de que tu ciudad lo tenga, te das una vuelta por el zoo de turno. Siempre que pensamos en animales, nos vienen a la mente las especies que nuestro ojo puede ver, pero existe un mundo microscópico que resulta tan sorprendente como el caso que te voy a contar a continuación.

Los osos de agua

Pongamos un poco de orden. Te acabo de decir que voy a hablar sobre especies animales de tamaño minúsculo y ahora te titulo este apartado con un animal bien conocido, ¿cómo es posible? La respuesta es sencilla. Osos de agua no es más que el nombre popular que se le ha otorgado a otra especie animal. Te hablo de los tardígrados. ¿Quieres saber quienes son estos seres?

La mayoría no pueden ser observados a simple vista

Los tardígrados son animales invertebrados de tamaño tan reducido que la mayoría suele estar en el rango entre los 0,05 milímetros y los 0,5 milímetros, en información que hemos podido obtener de la página web All you need is biology. Su hábitat natural es la película de agua que se forma en plantas como los helechos o el musgo.

Imagen aumentada de un tardígrado. Zoo Portraits

De todos los datos que pueda ofrecerte acerca de esta especie, el más destacado es el que nos habla de su capacidad de supervivencia. De hecho, como indican distintas fuentes como por ejemplo este artículo de El Mundo, los tardígrados tienen como cualidad excepcional la criptobiosis. Esto significa que pueden suspender su metabolismo en condiciones ambientales extremas. ¿Quieres saber más acerca de este curioso dato?

Estamos ante un ser que podría sobrevivir multitud de eventos devastadores para el planeta

Una de las principales maneras que tiene este animal de suspender su actividad es eliminando el agua de su organismo. Existen estudios que demuestran que de un 85% de agua, que es su porcentaje habitual, pueden pasar a un mísero 3%. Además, el tardígrado puede sobrevivir en condiciones de temperatura extrema. De hecho, se ha comprobado, a través de científicos rusos, que algún espécimen ha logrado sobrevivir en cohetes procedentes del espacio exterior. Ahora, una nueva especie ha aparecido en el lugar más inesperado. ¿Quieres saber dónde?

Osos en el parking

La especie número 168 de esta criatura ha sido descubierta recientemente en un aparcamiento de Japón. En concreto, y gracias a la información que hemos podido obtener del medio digital Live Science, un parking de la ciudad japonesa de Tsuruoka ha sido testigo de la aparición de este animal.

Kazuharu Arakawa es el nombre de la persona que descubrió al oso de agua en una muestra de musgo. Sin embargo, no es casualidad que fuese Kazuharu, y no otra persona, quien diese con este ser. El joven es un investigador de la Universidad de Keio y su especialización es, por supuesto, el estudio de los tardígrados. La muestra fue encontrada cerca de su apartamento, aunque solo fue después de analizar y secuenciar el genoma del animal cuando se dio cuenta que estaba ante una nueva especie.

En esta ocasión, la especie descubierta mide entre 318 y 743 micrómetros y, como suele ser habitual entre su familia, su boca circular contiene tres filas de dientes que le permiten succionar alimentos, ya sea de plantas u otros seres microscópicos. Sin embargo, el aspecto más particular del Macrobiotus shonaicus, que es como ha sido bautizado, es que sus huevos acaban en multitud de filamentos para poder adherirse a la superficie donde se encuentren alojados.

La boca circular es habitual en los tardígrados. Pinterest

El descubrimiento tiene a Arakawa realmente emocionado, como puede apreciarse de sus declaraciones al propio medio de comunicación que antes te mencionaba:

Esta es la primera noticia de una nueva especie de cierta complejidad en el este de Asia. Es un modelo ideal para estudiar la maquinaria reproductora y sexual y el comportamiento de los tardígrados. Estamos remitiendo otro estudio, describiendo su comportamiento en el apareamiento.