Un universo infinito plagado de planetas, estrellas y galaxias, puede ser algo realmente difícil de entender. El universo en el que vives es una increíble fuente de incógnitas y misterios. Algunos de ellos son, sin duda, las mayores preguntas que se ha cuestionado el ser humano.

La ciencia lleva muchos años intentando contestar a algunas de estas incógnitas, y puede que aún nos queden muchos más para poder acabar con ellas. Uno de los retos más importantes surgió de una pregunta que podría parecer incluso algo simple, pero que ni de lejos lo es: ¿Cómo funciona el universo en el que vives?

¿Podemos crear una ley que lo explique todo?

Si queremos entender el funcionamiento de nuestro universo, debemos conocer qué fuerzas actúan en él. De esta manera, podrían crearse fórmulas matemáticas que nos ayudasen a predecir los procesos que en él ocurren. Esta es la premisa de la que partimos, bastante lógica, y desde ella han trabajado miles de investigadores durante años.

Sin embargo, el objetivo final es algo más pretencioso. ¿Y si pudiera crearse una sola ley a partir de las demás leyes que rigen nuestro universo? ¿Y si pudiéramos explicar todos los procesos del cosmos a partir de una sola fórmula? Varias cuestiones sin responder impiden, por ahora, que logremos tan inmensa consecución.

Toda la materia está compuesta por las mismas diminutas partículas. Taringa

La gravedad que todo lo desajusta

Como vemos en Ciencia de Sofá, podríamos decir que la mayoría de las fuerzas más elementales que actúan en el universo pueden agruparse en teorías y modelos. Hay muchos que encajan y que trabajan bien juntos. Sin embargo, hay otros de los que no se puede decir lo mismo.

La gravedad, un verdadero quebradero de cabeza

La gravedad es una de esas fuerzas que no terminan de encontrar su lugar. Los científicos han estado durante años trabajando para lograr integrar a la gravedad en las grandes teorías, de forma que tuviera sentido y no desajustase el sistema. Durante mucho tiempo no lo consiguieron, hasta que vimos nacer una nueva teoría.

Esta es una de las más complejas y diferentes explicaciones de nuestra realidad y ha adquirido mucho éxito durante los últimos años. Además, cambiará tu percepción de la materia desde sus componentes más elementales. Me refiero, como no, a la Teoría de Cuerdas.

Olvídate de lo que sabes hasta hoy

Para poder entender la Teoría de Cuerdas debes realizar primero un cambio de perspectiva. Debes dejar atrás la visión que todos tenemos de las partículas subatómicas, es decir, las que están por debajo de los átomos.

Estas han sido desde siempre concebidas como estructuras puntuales, como pequeñas esferas que interaccionan unas con otras, como si se tratara de un sistema planetario a pequeña escala. Esto debe cambiar.

La realidad estaría formada por diminutos filamentos

Como podemos leer en Muy Interesante, y, según esta teoría, las partículas más fundamentales de nuestra realidad no son puntos, sino cuerdas. Estas poseen longitud y forma variable, pero son, en su esencia más pura, diminutos filamentos que todo lo componen.

¿Cómo puede estar toda la materia formada por las mismas cuerdas? La clave se encuentra en la vibración. Estos filamentos vibran de distintas maneras, dando lugar a todas las demás partículas. Dependiendo de cómo vibre una de las pequeñas cuerdas, se formará una partícula u otra.

Además, también poseen la capacidad de asociarse, de combinarse, originando muchísimas más posibilidades. De esta forma, las partículas más elementales del universo estarían formadas por pequeños filamentos, que, al vibrar y combinarse, darían lugar a la totalidad de la existencia. Sin embargo, esto no acaba aquí.

Parece que todo empieza a cuadrar

No existe una única Teoría de Cuerdas, sino que nos encontramos ante un gran marco teórico, es decir, que bajo este nombre conviven distintos supuestos. En concreto, cinco, cada uno con sus propias particularidades.

Sin embargo, todas coinciden en lo esencial. En todas, la materia surge a partir del mismo objeto, de la cuerda. En todas, las distintas fuerzas como la gravedad surgirían de las diferentes formas e interacciones que tiene lugar entre los pequeños filamentos. Por esto hablamos de Teoría de Cuerdas en general, porque la totalidad de estas tienen unos puntos esenciales en común.

La Teoría de Cuerdas permite la coexistencia de todas las fuerzas

Como he dicho, gracias a todos los supuestos de esta teoría, la gravedad ya no sería un problema. Como nos explican desde el Instituto de Física Teórica, el gravitón, partícula responsable de la atracción gravitatoria, estaría formado por una cuerda cerrada que interactuaría con los demás filamentos abiertos. De esta forma, todas las fuerzas encajarían.

Existe algo que aún no te hemos contado, y es que para que todo esto sea posible, debe cambiarse ligeramente la forma en la que percibimos el universo. Para que todo esto sea posible, deberían existir más de tres dimensiones distintas. Deberíamos llegar a un total de 9 dimensiones para que la gravedad quede totalmente integrada. Si esto fuese así, ¿dónde se encuentran todas esas dimensiones?

Aquí es donde entra en juego lo que conocemos como compactificación. Según este hipotético fenómeno, las 6 dimensiones restantes se encontrarían ocultas. Sólo podrían observarse a escalas infinitamente pequeñas, tanto, que aún no seríamos capaces de verlas.

No debes olvidar que todo lo que estamos contando se basa en teorías que aún no están demostradas. Se trata de física teórica y, como su propio nombre indica, intenta explicar la realidad, buscando que todo tenga un sentido, pero aún nada está probado. De hecho, seguramente queden muchos años hasta que puedan probarse este tipo de modelos.

¿Te suena el Multiverso?

Supuestos como el de la Teoría de Cuerdas dan lugar a infinitas posibilidades. La forma en la que se relacionarían todas las cuerdas fundamentales que componen la materia podría ser extremadamente variable. Esto podría dar lugar a fuerzas muy distintas, a maneras muy diferentes de organización. ¿Puede esto significar que existen distintas formas de dar lugar a un universo?

Nuestro universo podría no ser el único

Nos encontramos ante una cuestión que apoyaría una teoría realmente apasionante, la de los multiversos. Según esta, nuestro universo sólo sería uno más entre muchos otros. Cada uno con sus propias fuerzas y leyes naturales. Cada uno con sus propias cuerdas.

Como puedes ver, la Teoría de Cuerdas nos sitúa ante una concepción totalmente distinta de nuestra realidad. Es cierto que todo debe ser aún demostrado, pero, ¿y si nuestro mundo fuera realmente así?