La ciencia ficción es mi género favorito, ya sea en literatura, series de televisión o cine. La posibilidad de que una persona idee todo un universo imaginario, aunque normalmente basado en la ciencia oficial, es digno de admirar y constituye una de las razones por las que el género es tan popular.

A continuación, os voy a llevar a universos alternativos, mundos del revés y personas con la capacidad de moverse entre distintas realidades. En un repaso a la ciencia más apasionante, aquella que está por descubrir, te enseñaré tres de mis series de ciencia ficción favoritas. ¿Quieres saber cuáles son?

Rick y Morty viajan por universos paralelos

La premisa de Rick y Morty, en un duo de científicos locos y adolescentes que recuerda demasiado a Regreso al Futuro, consiste en las aventuras de los dos personajes a través de la ciencia más loca que se puede imaginar. Sin embargo, la premisa básica de la serie, la del viaje a través de distintos universos, esconde una teoría muy aceptada en la comunidad científica.

Cabría la posibilidad de que cada acción en este universo provoque la creación de nuevos universos

La teoría de los universos paralelos, perfectamente explicada en un artículo de la revista Physical Review X, a partir de la mecánica cuántica, nos habla de la existencia de infinitos universos. Algunos serían similares al que habitamos, aunque otros diferirían enormemente. Esta teoría presupone que cada vez que una acción sucede en el universo, éste se bifurcaría tantas veces como resultados se puedan esperar.

Por ejemplo, si mañana te levantas a las nueve de la mañana, habrá un universo donde te despiertes, vayas a trabajar y vuelvas a casa. En otro universo, la alarma no suena y llegas tarde al trabajo, pero sigues volviendo a casa. Otro universo más se crearía y, en el mismo, la alarma no suena, pero no llegas a trabajar, porque te quedas encerrado en el ascensor. Imagina las posibilidades y, al igual que Rick y Morty, descubre la inmensidad del universo y la ciencia.

Observadores de múltiples realidades

Fringe, una serie creada por el afamado J.J. Abrams, parte de la premisa de la existencia de un grupo dentro del FBI que se dedica a la investigación de casos donde la ciencia parece discurrir por derroteros poco convencionales. Uno de los elementos de unión de todas las temporadas de esta magnífica serie son los observadores. Unos individuos que parecen conocer el futuro y tienen la capacidad de viajar entre universos.

Muchos son los que se han aventurado a vaticinar el posible viaje entre universos paralelos, denominados también multiversos. Por ejemplo, Neil deGrasse Tyson afirma que sería posible dicho viaje si provienes de un universo con más dimensiones, con lo que moverte entre ellas sería como caminar entre distintas habitaciones. La teoría cuántica, por otra parte, diría que no es necesario viajar entre distintos universos, porque ya habitamos en ellos.

Caminar entre universos sigue siendo ciencia ficción

Sea como sea, lo primero que habría que demostrar, como comenté en la teoría anterior, es la existencia de múltiples universos y, una vez confirmada, nos preocuparíamos de cómo llegar hasta ellos, si es que puede resultar posible desde nuestro limitado conocimiento.

El lado tenebroso de Hawkins

Gracias a la estupenda labor del canal de YouTube QuantumFracture , con la ciencia por bandera, tenemos una posible explicación o aclaración de si es posible que nuestro mundo tenga un maligno reflejo en otra realidad. La premisa de partida es la posibilidad de que existan más dimensiones de las conocidas, es decir, que nuestro universo de tres dimensiones solamente sea una pequeña lámina. ¿Podría haber otra lámina muy cerca de la nuestra que no podemos observar?

Las partículas del universo explican todas las leyes que lo rigen

La física de partículas puede tener la solución, ya que nuestro universo puede reducirse a unas pocas partículas y cómo se comportan entre las mismas. Dicho comportamiento se rige por el Modelo Estándar de la Física de Partículas, que podéis consultar en publicaciones como la del Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear. ¿El problema? Que dicho modelo resulta imperfecto.

Dentro de las propuestas que se barajan para mejorar el modelo, existe una que dice que existen más dimensiones de las que podemos ver. Aquí es donde entrar a colación los Mundos Brana, que serian aquellos universos con distintos tipos de láminas, anteriormente mencionadas, que serían, en este caso, denominadas branas. Lo curioso del asunto es que para los físicos que defienden esta teoría no existe una sola brana, sino que cada una tiene su reflejo a modo de Otro Lado.

Ciencia más realista de lo que nos creemos

Visto los ejemplos anteriormente mencionados, parece bastante factible que, aunque estemos muy verdes en el entendimiento del universo que nos rodea, los locos guionistas que nos hacen temblar y emocionarnos con historias de ciencia ficción, tienen su toque de verdad, pero además de la verdad científica que podría ser demostrada teóricamente.

La ciencia ficción es sinónimo de diversión y cultura

Para acabar os aconsejo ver las tres series del artículo de hoy: Rick y Morty, Fringe y Stranger Things. Dadle una oportunidad a la ciencia ficción, si es que no sois fanáticos de la misma, porque es de las pocas disciplinas en las que la ficción, a veces, se convierte en realidad.