Hay muy pocos lugares en el mundo, fuera de la pista de los circuitos, donde no exista un límite de velocidad en la vía.

Las conocidas como Autobahn son autovías de 2 o más carriles en las que no existen velocidades máximas a las que se puede circular. Existen límites, pero durante tramos de varios kilómetros se puede pisar el pedal del acelerador todo lo que se quiera, tal y como indica Motorpasión.

Como podrás imaginar, no todos los automóviles consiguen superar los 200 km/h, por lo que es el carril izquierdo por donde suelen circular los que poseen los coches más aspiracionales y los que llevan más prisa. Sin embargo, en ocasiones, aunque no se tenga una capacidad para acelerar rápidamente, hay que adelantar a coches más lentos que están, a su vez, adelantándose entre ellos.

En las Autobahn, los usuarios más lentos no se mueven del carril derecho

Este tipo de situaciones, lógicas teniendo en cuenta que se debe utilizar el carril izquierdo para adelantar, provoca que, en ocasiones, el vehículo que ves por el retrovisor muy lejos se encuentre pegado a ti cuando finalizas la maniobra.

Es, por tanto, ¿una temeridad que sigan existiendo estos tramos en los que no existen límites de velocidad? El debate está servido, pero los que rechazan su permisividad se pondrán las botas con el vídeo de a continuación.

El conductor del Audi tuvo que frenar bruscamente para evitar el alcance

Las imágenes que acompañan el artículo muestran cómo el conductor del Audi circula a más de 240 km/h en uno de esos tramos en los que no hay límites de velocidad en Alemania. Se puede apreciar cómo la carretera está despejada y, por tanto, no debería haber ningún problema para mantener esa velocidad.

No es raro ver este tipo de situaciones en las conocidas como Autobahn. Ahora bien, solo pueden darse bajo una serie de condiciones expresas. Del modo que explica Autobild, no siempre se puede circular a esa velocidad. La lluvia o una congestión de tráfico son algunos de los motivos por los que actúan los límites para circular a 80 o 120 km/h.

Volviendo de nuevo al Audi protagonista, se puede observar cómo, tras superar algún que otro coche sin problemas, se dispone a adelantar a 2 vehículos, un turismo y una furgoneta. Esta última circulaba detrás del coche que le estaba ralentizando.

Ahora, por un momento y antes de continuar, ponte a pensar qué podría pasar. ¿Crees que el conductor de la furgoneta iba a esperar en el carril izquierdo?

Es probable que no mirase por el retrovisor, pero aún así pongámonos en la hipótesis de que sí lo hubiese hecho. Es muy posible que viese una pequeña figura a lo lejos, pero que no pudiese ver cómo cada vez se hacía más y más grande.

Cuando se circula esa velocidad, es vital mantenerse alerta

Así, en tan solo unas décimas, se puede ver cómo se da cuenta tarde de la presencia del Audi, haciendo una maniobra arriesgada para evitar ser alcanzado por la berlina germana. ¿Quién lleva la razón? Ambos.

Visto desde la posición del protagonista, lo lógico es pensar que llevaba todo bajo control, es decir, con el pie sobre el pedal del freno al ver las intenciones de la furgoneta. Ahora bien, ¿crees que, viendo las imágenes, debería haber un límite de velocidad, aunque fuese superior al del resto de autovías de Europa?

Imágenes como estas nos hacen replantearnos si habría que fijar un máximo. Lógicamente, habría división de opiniones, pero habrá mucha gente que apoyaría una restricción en aras de aumentar la protección de los vehículos menos potentes a lo largo y ancho del mapa de Autobahn en Alemania.

En dicha ecuación, no obstante, habría que incluir la familiaridad que tienen los usuarios con este tipo de carreteras. Según el portal Coches y Motos 10, los conductores suelen anticipar con previsión sus cambios de carril para evitar que se den alcances como el de las imágenes anteriores.

Qué tienes y qué no tienes que hacer si quieres circular en una Autobahn

Lo primero es elegir buen día para circular por uno de los tramos sin límite de velocidad. Tal y como señala VIAJARY, el domingo es el mejor día de la semana para circular. ¿Por qué? El motivo es bien sencillo. Es el día de descanso y el tráfico, lógicamente, es más fluido.

Lo segundo que debes hacer es elegir un buen coche para circular. No se requiere un automóvil con una potencia determinada, pero es muy recomendable poder adelantar con agilidad para evitar cualquier susto.

En los adelantamientos se debe acelerar sin miedo para reducir el tiempo de maniobra

Lo tercero más importante es tener la costumbre de mirar, sobre todo, el retrovisor izquierdo. No es extraño ver deportivos y berlinas de representación adelantando a 200 km/h por lo que hay que estar atentos en todo momento.

Por el contrario, no debes quitar las manos del volante por mucha confianza que tengas en tu forma de conducir. Siempre hay que mantener una postura de alerta, pero cuando se circula a más velocidad, cualquier pequeño movimiento exagerado del volante se convierte en la pérdida de la dirección.

Por último, piensa que por encima de todo hay que respetar al resto de usuarios para evitar accidentes en las Autobahn. Quizás unos vayan más despacio, pero del mismo modo que tú, ellos están cumpliendo con las normas.