De lo que todo el mundo tiene miedo es que el coche se averíe y te llegue una factura con varios ceros. En algunas ocasiones, es incluso mejor cambiar el coche por otro que arreglar la avería.

Hay algunas que se pueden pasar de tu presupuesto, lo cual puede hacer plantearte la compra de uno nuevo. Así pues, a continuación te mostramos cuáles son esas averías con las que tu taller de confianza está frotándose las manos.

Además, te ofrecemos un rango de precios para que pidas presupuesto antes de efectuar el pago. Es muy importante comparar varios centros especializados para evitar gastar más de la cuenta.

Junta de la culata

Su principal objetivo es impedir que el líquido refrigerante y el aceite del motor se mezclen durante la combustión. Repara tu coche

La junta de culata es un elemento esencial en el motor ya que es el encargado de hacer un acoplamiento lo más perfecto posible entre la culata y el bloque del motor, como bien detalla la Red Operativa de Desguaces Españoles.

Aparte de esta función, debe ser capaz de soportar altas temperaturas y el paso constante de aceite y agua a través de sus orificios. Es decir, que cuando hay que montarla, tiene que quedar perfectamente hermético el sistema; de lo contrario, tendremos problemas.

La avería se produce cuando el motor se sobrecalienta, es decir, cuando el motor se queda sin refrigerante y sigue en funcionamiento. El motor alcanza temperaturas muy altas y si la junta contiene alguna fuga, el motor acaba deformándose por el calor.

Cuando es necesaria la sustitución, no solo hay que cambiar esta pieza, sino que hay que cambiar otros componentes, como apuntan en Endado. Los tornillos de la culata, el rectificado de culata o la sustitución de los retenes de aceite y otras juntas serán las vías de actuación.

La sustitución de la junta de culata conlleva reemplazar más piezas

Para ello, se recomienda, tal y como informa el medio especializado Cómo funciona un Auto, que los repuestos sean originales para garantizar una mejor adaptabilidad y durabilidad.

Aprovechando este trabajo, también se suele cambiar además la correa de distribución, correa de servicios y en algunos casos hasta la bomba del agua.

El coste de la reparación oscila entre los 300 y los 800 euros, tal y como explica el portal Repara tu Coche. Además, hay que tener en cuenta el pago por mano de obra, el cual discurre entre las 15 y 25 horas en total para realizar todo lo necesario.

Rotura de la correa de distribución

Es sensible a las temperaturas extremas y a la conducción en ciudad. Actualidad Motor

Según Autocasion, la correa de distribución tiene la función de sincronizar el giro de la polea del cigüeñal con el piñón del árbol de levas para que las válvulas abran y cierren en su punto exacto.

Cuando esta se rompe, no hay sincronización, por lo que el pistón toca con las válvulas y estas se doblan. Si esto ocurriese, la factura de reparación sería muy alta. Es el típico caso en el que es mejor cambiar el coche que repararlo.

La avería se produce por un mal montaje en la revisión anterior o por el desgaste. Dependiendo del tipo de correa, hay algunas que aguantan más que otras, pero es recomendable cambiarla cada 80.000 km aproximadamente según recomienda Endado.

No solo hay que fiarse de los kilómetros, también es necesario fijarse en el tiempo. Si no se cumple el kilometraje, según Autofácil, se debería cambiar cada 5 años, ya que esta se cuartea y puede romperse.

El coste de reparación de la correa de distribución depende del tipo de motor y del coche, pero va desde los 250 euros hasta los 3.000 euros. El tiempo aproximado para arreglar la avería puede estar entre las 10 y las 40 horas. Como es lógico, dependerá de la gravedad de la rotura y los elementos que haya que sustituir.

A continuación, podrás ver con mayor detalle cómo funciona este componente vital en muchos coches y por qué es tan caro arreglarlo:

¿Crees que merece la pena sustituirla en algunos casos? Dependerá, por supuesto, del presupuesto de cada uno y la antigüedad del vehículo.

Bomba del combustible

Esta parte del motor es la encargada de suministrar con precisión la presión correcta a los inyectores en el momento exacto. Es una pieza de precisión y trabaja con presiones muy altas.

La bomba de gasolina es vital para garantizar que los inyectores reciban el flujo de combustible. RODES

Hay muchos motivos por lo que éstas se estropean: la mala calidad del combustible, exceso de agua en el combustible, esquirlas metálicas que producen rozamientos, fallos en el sistema eléctrico, etc.

El precio de la bomba de combustible, según Rodes, parte de los 60 euros, a los que habrá que sumar las horas empleadas para sustituirla. Debido a que es teóricamente sencillo llegar al lugar en el que se sitúa, se podría completar el cambio en una o dos horas de trabajo.

Turbo

La ruptura de una de las «hélices» del rodete es la avería más común del turbo. Autopista

Probablemente una de las averías más caras de un coche. En los motores sobrealimentados, el turbo consiste en una turbina accionada por los gases de escape del motor, según Turbo Cargador.

Asimismo, en el eje se fija un compresor centrífugo que toma aire. Una vez que lo pasa por el filtro de aire, luego lo comprime para introducirlo dentro del motor a mayor presión.

Esta avería se puede producir, tal y como explica Autocasion, por defecto de fabricación, por circular con el motor muy revolucionado, exceso de temperatura, falta de engrase, etc.

El coste de la reparación del turbo, según afirma el portal Repara tu Coche, ascenderá a los 500 euros, pudiendo llegar a superar los 1000 euros euros. Del mismo modo que en casos anteriores, dependerá de la marca y modelo del vehículo. En relación a la mano de obra, podrían llegar a superarse las 8 o 9 horas de trabajo.

Inyectores diésel o gasolina

Determinan la cantidad de combustible que debe inyectarse y en qué momento debe hacerse. Motorbit

Los inyectores son los encargados de suministrar el combustible correcto en cada momento dependiendo del régimen y carga del motor. Tanto en un diésel como en un gasolina tiene la misma función aunque en los segundos son mucho más caros de sustituir, tal y como afirman en Guioteca.

Los síntomas de los inyectores sucios se pueden detectar en las aceleraciones o circulando a velocidades altas, tal y como informa la red de talleres Simtec. Si el motor da tirones, puede que el inyector no esté gestionando como debe el envío de gasolina a la cámara de combustión.

Otras causas que nos advierten de este problema son un aumento del consumo inexplicable o dificultades para arrancar el motor, del modo que explica Sofron Compresores.

Las averías, normalmente, son provocadas por su uso y en ocasiones por la mala calidad del combustible o virutas de suciedad o metálicas en el circuito, lo que provoca que se obstruyan.

Lo normal es que se averíen individualmente aunque en ocasiones y, dependiendo del motivo del mal funcionamiento, pueden caer varios al mismo tiempo. Esto indicaría que algo en el circuito está ocasionando el fallo progresivo de los mismos.

Con suerte, únicamente habría que cambiar un solo inyector

Si es por desgaste, lógicamente, habría que sustituir todos a la vez ya que ha sido por desgaste natural tal y como señala Endado. Sin embargo, es aconsejable siempre y cuando hayan caído más de uno, que la sustitución se haga a la totalidad de los mismos.

Ahora bien, ¿cómo evitar que tengas que pasar por el taller? Existen productos de mantenimiento para limpiar regularmente los inyectores, sobre todo recomendable si se trata de un diésel. Añadir esta solución cada 30.000, 60.000 o 100.000 Km, te puede hacer ahorrar mucho dinero, tal y como expone el portal Prueba de Ruta.

Así, se mantendrá un equilibrio y el motor estará de nuevo en buenas condiciones.

El coste de la reparación de los inyectores depende del tipo de motor y de la mano de obra pero rondará los 250€ en gasolina y los 500€ en diésel según el portal Repara tu Coche, a lo que habrá que sumar unas 30 horas de trabajo.