Desde hace ya unos cuantos años, los que conducimos por el medio urbano debemos convivir con los resaltos que hay por doquier. Más aun en España, lugar en el que para tirar de la construcción siempre estamos a tiempo.

Es cierto que ejercen una función vital, no vayamos a destacar solo lo malo. No necesitan investigación alguna, su nivel de producción e instalación es muy básico y, además, no es muy costoso. No sabemos quién fue el iluminado que decidió disponerlos por todas las calles que superasen los 20 km/h, pero lo cierto es que más de una vida han salvado.

A nadie nos gusta cruzarnos con ninguno de estos montículos en ciudad

Aun así, les tenemos mucha manía. Existen los stops, los ceda el paso, pero esto nos puede. La maniobra siempre es la misma; frenar, reducir marcha, subir unos centímetros y acelerar tras volver a bajar una vez superado el bache. Ahora bien, ¿qué decir de los muchos sistemas que incorpora el automóvil?

Parecen no quejarse, pero pasar una y otra vez por los resaltos provoca que al final sufran averías y un desgaste desmesurado. La broma, de pasarnos un poco más de la cuenta en términos de velocidad, nos puede salir verdaderamente cara.

¿Qué hacer entonces si queremos que los automóviles respeten la velocidad? Además de invertir más para concienciar a los conductores, podríamos probar con una idea innovadora y, sobre todo, increíble. ¿Imaginas cómo podría ser un resalto inteligente?

Badennova, así se llama el invento definitivo de esta empresa española

Situada en Málaga, tal y como se puede leer en el portal Andalusian Stories, esta compañía ha conseguido crear un producto verdaderamente innovador.

Seguro que siempre te has preguntado por qué debes, si conduces respetando los límites, sufrir las mismas consecuencias que aquellos que se las saltan a la torera, ¿verdad? Con esta solución ya no lo pensarás más, al menos en lo que a debates de resaltos nos referimos.

A modo de mostrar a qué nos referimos con esta innovación, lo mejor será que veas el vídeo para que te quedes anonadado/a con el resultado de la misma. ¿Cómo es posible que sea real?

En las imágenes se puede observar cómo funciona una tecnología verdaderamente llamativa. La regla es muy sencilla, dependiendo de la velocidad a la que se circule, notaremos en mayor o menor medida el bache.

Badennova ofrece todo tipo de soluciones relacionada con la automoción. Tanto es así que en su propia página web se pueden observar algunas patentes registradas, las cuales se han conseguido tras realizar importantes análisis de mercado.

Sin lugar a dudas, la más increíble es la que nos concierne en el día de hoy. ¿Cómo es posible que el sistema sea capaz de detectar automáticamente qué coche va más deprisa de lo debido? El truco está en la física.

Fluidos no-newtonianos como base de los resaltos del futuro

Así es, el sistema por el cual los coches más rápidos son los perjudicados debe su existencia a las leyes de la física. En el proceso no interviene tecnología artificial alguna o detectores de movimiento. ¿Cómo funciona la innovación?

Estos resaltos reaccionan solo si el vehículo circula demasiado deprisa. Awake Chile

José Antonio Aguilera es el precursor de esta tecnología disruptiva. Nada de plástico duro ni cemento puesto a pegotes. Todo se basa en un material con unas características únicas. El fluido no-newtoniano tiene una peculiaridad, no le gusta nada que le den fuerte.

Así es, cuanto más fuerte es el golpe que recibe, mayor es la dureza que ofrece. Por ello, lo mejor que puede hacer uno es tratarlo con delicadeza. ¿Cómo se consigue esto? Pasando de forma lenta y suave sobre la superficie.

Si no sigues estas recomendaciones, lo más lógico sería esperar una sacudida por parte del material. Ya lo decimos, no le gusta nada que no sean delicados con él.

Una solución que bien podría haber sido descubierta más atrás

Como bien dice el anuncio, "las cosas vienen cuando vienen". En este caso, esta solución tan recurrente podría haber evitado la instalación de millones de resaltos que todos conocemos. ¡Hasta alguno de ellos nos hace de vez en cuando tocar el pavimento con los bajos!

El principal problema es la instalación masiva de los tradicionales

Esta idea es perfecta para futuro, pero no resuelve el panorama que tenemos hoy en día hasta en la calle que pasan un par de coches cada día. Eliminar los tradicionales sí que requeriría un desembolso bastante llamativo por parte de los ayuntamientos.

Por ello, nos debemos alegrar de la invención de algo tan positivo para el futuro, pero lo cierto es que no cambiará cómo muchos de ellos siguen siendo un verdadero peligro, bien sea por su disposición en una zona no visible o no señalizada correctamente.

Y tú, ¿te has llevado algún susto alguna vez cuando conducías por no haber visto el resalto a tiempo?