El mercado de las baterías no ha parado de incrementarse a medida que el desarrollo de las nuevas necesidades se ha hecho cada vez más global. En estos térmicos, el coche eléctrico y la tecnología smartphone son los principales artífices que explican un comportamiento creciente en el uso de materiales como el litio o el cobalto. Aun así, se espera que esta demanda se incremente en los próximos años.

En la actualidad, si enfocamos el artículo al ámbito móvil, veremos cómo en la mayor parte de los casos debemos, al menos una vez al día, cargar nuestro dispositivo móvil. Pese a la mejor gestión de aplicaciones o la tenencia de mayores niveles de baterías, lo cierto es que sigue siendo una de las principales limitaciones de nuestros terminales. Ahora bien, ¿se ha alcanzado el summum en este aspecto?

Doblar la autonomía de los terminales sería una realidad con esta nueva tecnología

La tenencia de mejores baterías es algo que se podrá disfrutar a medida que los resultados de las innovaciones vayan produciéndose. Ahora, una de las conclusiones de un experimento permitiría contar con el doble de autonomía al mismo tiempo que se reduciría el riesgo de explosión en caso de sobrecalentamiento. Sí, no es frecuente, pero podría ocurrir con tu terminal actual.

Este nuevo hito de mejora continua ha sido probado con éxito, pero aún se deben realizar toda una serie de comprobaciones. Aun así, ¿por qué estamos ante una innovación que podría calar en la telefonía móvil o en la del motor? Entre las cualidades de la introducción de un nuevo compuesto sólido, cabe destacar la mejora de la seguridad y la experiencia de usuario.

Veamos, por tanto, en qué se traduce la inclusión de esta alternativa, qué efectos puede tener esta nueva composición de la batería y, por supuesto, por qué estamos ante una nueva generación de baterías eléctricas en el mercado de los próximos años. ¿Y si pudiésemos disfrutar de nuestros terminales con un uso medio superior a los 2 días? He aquí algunas claves del proyecto.

2 vías de mejora de estas baterías en los terminales del futuro

Una de las principales capacidades de esta tecnología radica, básicamente, en la mejora de la densidad energética. La introducción de los polímeros sólidos, en vez de líquidos, además de reducir las probabilidades de sobrecalentamiento, garantizará una mayor flexibilidad del componente en la industria. ¿Por qué? Los fabricantes podrían optar por 2 alternativas.

Las baterías de litio están contando con mejoras para ser más eficientes. Phone House

Por un lado, las marcas productoras de terminales podrían mantener el nivel de batería e incrementar, de esta forma, el uso de los mismos por cada ciclo de carga. Por el otro, manteniendo las capacidades actuales de un día de consumo por término medio, se podría reducir el tamaño la misma, haciendo un favor al equipo de diseño de los terminales de los próximos años.

Esta tecnología ya ha sido probada con éxito en algunos tipos de batería clásicos

En uno u otro aspecto, la mejora sería evidente. Ahora bien, tal y como se puede leer en el informe publicado por la Deakin University, organismo que ha sido pieza clave en este proyecto, este se encuentra todavía en desarrollo, por lo que habrá que esperar todavía un tiempo para conocer cuáles son las capacidades de esta nueva innovación en el campo del almacenamiento de energía eléctrica.

Aun así, esta alternativa se ha convertido en uno de los principales programas desarrollados alrededor de la materia. Tanto es así que dispone de un equipo que ya está produciendo una unidad específicamente para ser introducida en un terminal a lo largo de las próximas semanas. Este paso es, sin duda, una de las etapas críticas para entender si tiene cabida en la industria de la telefonía.

Más durabilidad y menor riesgo como pilares del proyecto

Esta tecnología tiene beneficios en ambos sentidos. La necesidad de mayores herramientas en las aplicaciones móviles actuales está provocando que su rendimiento requiera de un mayor consumo de energía eléctrica. ¿Quién no recuerda los ‘ladrillos’ que producía Nokia hace ya un par de décadas? Aquellos terminales podrían llegar a tener alguna que otra semana de autonomía.

La batería de un móvil puede explotar debido a diferentes motivos. TN

Te invitamos a una prueba para que veas el peligro que puede suponer una batería actual. ¿Te has fijado alguna vez el estado de un terminal que lleva años en un cajón? En algunos casos, la parte trasera se puede ver un tanto curva por la exposición de la batería ciertas condiciones ambientales. Este tipo de potenciales problemas se solucionarían con esta curiosa alternativa.

Aun es pronto para comprobar si los grandes fabricantes apuestan por su utilización a gran escala. De hecho, lo acontecido en los próximos meses podría llegar a determinar el futuro del sector de la telefonía y, por supuesto, el de otras industrias de primer nivel. ¿Imaginas no tener que ir a ningún sitio con el cargador o batería externa encima? En un futuro, podría ser una realidad.