Tesla, la compañía que suele incluir novedades en sus modelos cada pocas semanas, dio un paso adelante en el pasado mes de febrero. La firma con sede en Palo Alto llamó la atención por distribuir una nueva función entre los Model 3, Model S y Model X, el modo centinela. Pronto se hizo viral, ya que el coche actuaría como un chivato en nuestra ausencia.

¿En qué consiste una función que podría revolucionar la forma de entender nuestra comunicación con el vehículo? El sistema eléctrico, entre otras ventajas, es lo que verdaderamente ha permitido el aprovechamiento de este tipo de herramientas. Bueno, ello y la presencia de sistemas de conducción autónoma, ya que sin cámaras no podría operar esta tecnología.

El modo centinela guarda información sobre lo ocurrido durante los 10 minutos anteriores

Básicamente, el modo centinela permite contar con una grabación de los últimos 10 minutos anteriores a los que se ha podido producir un incidente. El intento de robo del coche o sufrir un golpe por una persona y otro vehículo son algunos de los ejemplos en los que actuaría este sistema. ¿Merece la pena mantener esta tecnología? Debes saber que perjudica a la autonomía.

Al fin y al cabo, mantener esta solución activada consume recursos. Este hecho era obvio, pero lo cierto es que se desconocía de qué manera podría llegar a incidir en el rendimiento del automóvil. Ahora, un propietario de un Model 3 ha querido comprobar, en términos de su propia unidad, cómo afecta el hecho de conservar esta solución conectada al kilometraje a realizar.

Algunos usuarios, a tenor de estos resultados, han decidido mantener el servicio sin coste añadido activado, mientras que otros han creído conveniente cambiar seguridad por el incremento de autonomía estipulado. En base a los datos que a continuación se exponen, ¿cuál sería tu opinión al respecto? Veamos qué diferencia puede haber.

Un modo centinela que consume recursos cuando no se usa el coche

El modo centinela ofrece el visionado de todo cuanto acontece alrededor del vehículo si ocurre algún incidente. Esto supone mantener activas varias cámaras y la pantalla del interior en caso de que entre en acción el sistema de alerta. ¿Merece la pena mantener esta herramienta de seguridad? Para saberlo, primero es necesario constatar los resultados vistos en el canal de YouTube Tesla Raj.

Según muestra en el vídeo, este propietario comprobó cómo este sistema consumió un total de batería por valor de 11 kilómetros habiéndose usado un total de 6 horas. Esto, por tanto, vendría a corroborar que merecería la pena su utilización si el coche va a permanecer unas horas en algún lugar en el que pueda ser víctima de un robo con mayor facilidad.

El modo centinela reduce la autonomía del automóvil a cambio de mejorar la seguridad

Haciendo un sencillo cálculo, esta pérdida de autonomía se incrementaría hasta casi los 48 kilómetros en un día. Estos datos, no obstante, están tomados bajo una premisa fundamental. En la prueba, el sistema no tuvo que entrar en acción a través de la activación de notificaciones a través de la app o informando desde el propio vehículo de que se está grabando todo lo que ocurre en el exterior.

Este sistema, el cual requiere ser activado de forma manual, viene a sustituir la función que realizaban algunas cámaras especialmente realizadas para realizar esta tarea. La grabación de imágenes, en este caso, se borra pasados 10 minutos, de ahí que solo se disponga de dicha información durante este intervalo de tiempo.

Un control que no permite ninguna otra marca de automóviles

Cuando se dice que Tesla es diferente al resto de la competencia es porque la firma de Palo Alto ha creado un nuevo segmento. La presencia de la tecnología autónoma es lo que ha permitido a esta solución ser una efectiva herramienta para garantizar que todo lo que ha ocurrido ha quedado grabado. En este sentido, el hecho de actuar como una dashcam pasiva es de gran utilidad.

El Tesla Model 3 consume batería mientras no se usa por el modo centinela. Formación y Tecnología

Por un lado, se puede conocer qué está ocurriendo alrededor del coche si se recibe una alerta. Un posible robo es el motivo fundamental que explica el desarrollo de esta solución. Solo si se detecta que la puerta está siendo forzada o se comprueba que se pretende interactuar con el vehículo dará lugar a toda una serie de señales acústicas y de aviso al propietario.

En otro caso, puede servir como prueba ante un golpe sufrido por otro vehículo aparcado. ¿Quién no se ha encontrado un detalle en forma de rascón al volver al coche? Tesla, en este sentido, es consciente del problema. Por ello, ha decidido incluir esta solución para evitar desagradables sorpresas en el futuro.

Como ves, Tesla no es un fabricante más al uso en la automoción. Ha llegado para quedarse, hasta el punto de querer convertirse en la empresa que acabó con las mecánicas de combustión interna en el mercado. Si todo sigue igual en los próximos años, el fabricante de coches eléctricos más laureado podría llegar a conseguirlo.