El sector de la automoción está experimentando un fuerte cambio debido a la eclosión de las mecánicas eléctricas. La disposición de una mayor oferta de alternativas sostenibles está provocando que los usuarios estén comenzando a interesarse por un producto que parecía estar abocado al fracaso si algunos fabricantes no hubiesen apostado por el coche eléctrico.

BMW es una de esas marcas que ha conseguido reestructurar su visión para dar cabida a las opciones sin emisiones contaminantes. La marca bávara está desarrollando motorizaciones y equipos de baterías de alto rendimiento, hasta el punto de conseguir comercializar su propia gama sin opciones de combustión de por medio. El mejor ejemplo de la apuesta nos lo muestran los i3 e i8 actuales.

El coche eléctrico será esencial en el marco futurista de BMW

Aun así, este segmento sigue siendo residual en proporción a los ingresos totales de la compañía. Por ello, cabe destacar que el seno de la firma está ya diseñando un programa diferencial en esta materia para que las versiones eléctricas tengan una mayor responsabilidad entre las ventas totales. ¿Cómo se desarrollará este potencial crecimiento?

El movimiento actual gira en torno a la llegada del iX3, un todocamino que basará sus cualidades a las presentes en el x3 convencional. El objetivo es colarse, al igual que ya están realizando otros fabricantes, en un mercado que está creciendo desde hace más de una década; el de los SUV´s de acceso. ¿Qué debería reunir un automóvil de estas características para ser exitoso?

La compañía es consciente sobre cuál es la demanda de los consumidores. La preferencia de la plataforma SUV sigue siendo constante y el de la tecnología eléctrica apunta maneras. ¿Por qué no aprovechar ambos focos de mercado para incrementar su cuota? Esto es justo lo que espera conseguir BMW con el iX3. Ahora, a meses de su presentación, ya se conocen muchos datos sobre el modelo.

Filtraciones para crear expectación sobre el BMW iX3

Estamos ante prácticamente una copia del X3 en cuanto al hecho de compartir nicho de mercado. Sin embargo, ambos modelos tendrán una serie de diferencias visuales con el objetivo de reconocer qué tipo de mecánica puede llevar cada una de las variantes. ¿Cuáles son las principales cualidades por las que merecería tener en cuenta a la opción eléctrica? He aquí los datos filtrados.

El BMW iX3 se convertirá en el primer SUV eléctrico de la firma alemana. BMW

Según se puede leer en el rumor publicado en el portal BMW Blog, oficialmente llegaría al mercado bajo la denominación iX3 SDrive75. Ello haría referencia a la disposición de tracción trasera y un conjunto de baterías de 75 kWh de capacidad. En relación con sus competidores, no habrá una gran diferencia entre todo lo que ha aparecido hasta el momento.

El BMW iX3 disfrutará de más de 400 kilómetros de autonomía

No obstante, en relación con este modelo, parece evidente que se conseguirán superar los 400 kilómetros de autonomía por ciclo de carga. De igual forma, disfrutará de una potencia de 270 CV, una cifra que no estamos acostumbrados a ver en este segmento. Parece evidente, por tanto, que la alternativa de combustión interna, la encuadrada en la línea X3, está reservada para quienes realicen más kilómetros.

Por otro lado, disfrutará de carga rápida con el objetivo de disminuir los tiempos de recarga. De esta forma, contará con un sistema capaz de transferir un total de 150 kW, unas cifras similares a las conseguidas por Tesla a través de la red Supercharger. Disfrutar de un centenar de kilómetros con solamente 20 minutos enchufados podría ser una realidad cuando llegue al mercado.

Un proyecto diseñado para competir con el resto de fabricantes premium

BMW ha realizado un fuerte esfuerzo por conseguir un producto que esté a la altura de las circunstancias. La llegada del coche eléctrico es una realidad, por lo que conviene aprovechar al máximo la transición para presentar unos credenciales de acuerdo con la ocasión. ¿Será el iX3 el que termine inclinando la balanza en favor de las mecánicas eléctricas?

El BMW iX3 llegará el próximo año para ponérselo difícil a las demás alternativas premium. Clicacoches

En los próximos años se espera un fuerte impulso a la división sostenible de BMW. Tras este modelo, en 2021 hará lo propio el i4, una berlina que podría competir con el tantas veces mencionado Model 3 de Tesla. Ahora bien, ¿por qué todavía queda mucho por definir un sector que está apostando por retrasar lo máximo posible la estandarización de la oferta eléctrica?

BMW contará con división de coches eléctricos y convencional en el futuro

Las fuertes inversiones en materia de motores diésel y gasolina está suponiendo un serio lastre para la determinación de los fabricantes en su apuesta por las alternativas eléctricas. Ante esta situación, cabe preguntarse si estamos ante un movimiento en falso por parte de la firma alemana o si, por el contrario, la llegada de este iX3 determinará un cambio de rumbo.

Mientras termina de definirse la industria, habrá que ver cómo suceden los acontecimientos de los próximos meses. Se espera una mejora paulatina de la tecnología relacionada con las baterías, por lo que no sería descabellado ver incrementos potenciales de autonomía o disminuciones de los tiempos necesarios para disfrutar de mayores autonomías.