En el mercado automovilístico actual, estamos asistiendo a un continuo aumento de los precios de los modelos. Esto, en parte, está influenciado por la llegada de las mecánicas eléctricas, las cuales han supuesto un ejercicio extra a nivel económico para los fabricantes. Al fin y al cabo, el retorno de la inversión es algo que debe producirse tarde o temprano para garantizar la rentabilidad.

Ante esta situación, ¿puede ser posible la disposición de modelos equiparables a las versiones con motores térmicos? Por el momento, ha sido muy difícil crear un producto que, a igualdad de coste, ofrezca alternativas diésel o gasolina y eléctricas. Sin embargo, existen algunos chollos que cabe la pena mencionar. ¿Qué ocurre si nos vamos a marcas locales chinas? El panorama cambia drásticamente.

El Changli Freeman está pensado para realizar trayectos de muy poca distancia

El modelo más barato a nivel internacional dentro del segmento de los coches eléctricos llega directamente desde el país que más está creciendo en términos de movilidad sostenible. ¿Puede el Changli Freeman ser una opción interesante en más mercados que el oriental? A tenor por sus cualidades y características principales, todo indica que es muy difícil.

Son algunas de las carencias lo que verdaderamente nos ha llevado a la consideración de este análisis particular. ¿Te parecen caros los automóviles actuales? Debes saber que este modelo está disponible por un coste de tan solo 2.130 dólares. Sí, has leído bien, 2.130 dólares. ¿Qué se obtiene a cambio de este bajísimo precio? No esperes grandes cosas, lo suficiente para moverse.

Veamos, por tanto, qué es lo que ha llevado a Sandy Munro para la adquisición de este modelo tan curioso y, sobre todo, por qué el bajo coste justifica la falta de calidad de este medio de transporte. Tras conocer los detalles del producto, ¿te atreverías a comprar una unidad? Ciertamente, Se nos hace muy difícil pensar que tuviese mercado en áreas económicas como la europea.

Un medio de transporte que carece de sistemas de protección

Para entender lo absurdo del proyecto, es importante tener en cuenta que, muy probablemente, el nuevo propietario no pueda matricular su unidad comprada. ¿Por qué? Los estándares de calidad en uniones económicas como Europa o países como Estados Unidos son incompatibles con la configuración de este modelo. Al fin y al cabo, ¿qué se puede obtener por una carrocería de 930 dólares?

El juego de las baterías debe adquirirse por separado, previo pago de 1.200 dólares. Tras ello, dependerá del mercado en cuestión a la hora de satisfacer gastos de envío y transporte. Pese a ello, advertimos que, prácticamente con toda seguridad, no se obtendrá la homologación requerida para circular en mercados regulados. En términos de batería, ¿por qué se trata de una opción tan barata?

El propietario ya está pensando en sustituir las baterías por ser ineficientes

Las baterías que incluye son, tal y como se puede leer en el portal tecnológico InsideEVs, de muy baja calidad. Tanto es así que el nuevo propietario ya se pregunta si, en un futuro, puede ser posible la instalación de unidades de mayor tamaño y bajo el paraguas del ion litio. Al fin y al cabo, esta es la tecnología diferencial en el sector.

Sea como fuere, a nivel de carrocería, la cosa no mejora, ¡ni mucho menos! Las deficiencias son notorias nada más observar la defensa provista en la parte delantera. ¿Imaginas a organismos como Euro NCAP valorar el nivel de seguridad del Changli Freeman? Lo cierto es que no es nada recomendable pese a tener un precio de derribo. Ahora bien, ¿Hay alguno bueno entre tanta crítica?

Sí, hay un cierto grado de esperanza en un vehículo así

Entre los pocos aspectos que puede haber tras la compra de un modelo de estas características, llama la atención ver cómo este dispositivo incluye una suspensión delantera, una construcción en una única plataforma y un diferencial trasero. Aun así, la presencia de estos atributos no justifica el problema que supone para el usuario la conducción de un vehículo de estas características.

El Changli Freeman está diseñado para ser una opción plausible para todo el público. InsideEVs

El Changli Freeman se ha convertido en un automóvil de masas en China. Aun así, esto no justifica las características que supone cruzarse con un vehículo así o, por supuesto, estar en el habitáculo. Este modelo se ha convertido en una alternativa accesible para todo el público. Tanto es así que su mantenimiento es muy sencillo, así como la baja presencia de averías debido a su sencillez.

Habrá que esperar un tiempo para conocer cuáles son los planes de Tochinskjy, el propietario de esta curiosa unidad. ¿Intentará modificar una serie de aspectos para hacer más manejable este curioso modelo de origen chino? Lo verdaderamente necesario sería introducir medidas de seguridad adicionales. El tiempo dirá si, finalmente, se utiliza esta modalidad como laboratorio de pruebas.