Si miramos la industria de la automoción estadounidense, estaremos de acuerdo en que hay una serie de modelos que son icónicos en el mercado, hasta el punto de mantenerse aún en el mercado en generaciones posteriores. Es curioso, porque cada marca generalista del mercado americano posee su propio clásico que define el espíritu de la compañía pese al paso de los años.

Ahora bien, ¿de qué modelos estamos hablando exactamente? Echemos un rápido vistazo, solamente nos bastará con la comparativa de los muscle cars. Si Ford tiene al Musting y Chevrolet al Camaro, Dodge cuenta con el challenger. Ahora bien, si nos vamos a un segmento más radical, el de los superdeportivos del momento, deberíamos incluir los Corvette y los Viper.

Algunos modelos americanos no son adecuados para otros mercados por ser muy contaminantes

El último de estos nos abandonó hace escasamente 2 años, puesto que Dodge no podía mantener la producción del icono por los altos costes de producción que tenía en relación a los retornos de la inversión. Sin embargo, Chevrolet sí que ha mantenido la esencia que desprende el Corvette generación tras generación.

Ahora bien, ¿es sostenible? Dispone de una motorización que choca, al menos en Europa, con los estándares por su alto derroche en emisiones contaminantes. Entonces, ¿cómo podemos mantener este icono en los próximos restyles que afecten al deportivo por excelencia de Chevrolet? Quizás, la solución, deba contener tintes eléctricos.

A muchos les parecerá una aberración, es un pensamiento legítimo, pero sin lugar a dudas, sirve de ejemplo para demostrar que seguirá siendo viable la producción de un coche de estas características con solo sustituir un bloque V8 por uno eléctrico con un conjunto de baterías.

El Genovation Extreme Electric Corvette C7 mejora al ZR1

Genovation, una compañía situada en Rockville, Maryland, acaba de anunciar que estará presente en el próximo CES de Las Vegas que se celebra en el próximo mes de enero. Será en este certamen, uno de los más importantes del año, cuando la compañía presente su última novedad, un Corvette de la generación C7, capaz de batir al correspondiente ZR1, la versión más aspiracional.

Genovation Extreme Electric ha modificado un Corvette C7 para adecuarlo a la conducción eléctrica. InsideEVs

Esto último únicamente sería posible si la motorización alternativa que dispone rindiese nada más y nada menos que más de 800 CV de potencia, lo cual le permitió, el pasado mes de febrero, superar los 336 km/h, convirtiéndose así en el modelo de producción eléctrico más rápido de la historia.

El diseño de esta versión se ha modificado parcialmente al no precisar de tomas de aire

Según se puede apreciar en la imagen anterior, la preparación incluyó toda una serie de modificaciones en el aspecto exterior para mejorar el coeficiente aerodinámico. Es por ello que, al no precisar de refrigeración alguna, se decidió eliminar la gran mayoría de las tomas de aire que figuraban en el morro del deportivo original.

En definitiva, todo el exterior del coche está especialmente pensado para canalizar el aire aprovechando que su motor no necesita refrigeración alguna. Ahora bien, ¿cuánto tiempo podremos disfrutar de la diversión que promete?

Concebido para establecer un récord y poco más

Los ingenieros y operarios que trabajaron en la producción de esta unidad jamás pensarían que este modelo sustituiría su motorización tradicional para acoplar una completamente eléctrica. No haber sido diseñado para estos efectos tiene sus debilidades, lo que se traduce en una limitación en su funcionamiento.

El Corvette C7 eléctrico es capaz de mejorar los registros del ZR1. Motorpasión

Sí, ofrece mejores registros que un ZR1, ya que alcanza los 100 km/h en tan solo 3 segundos, pero este ‘juguete’ solamente tiene capacidad para poder circular a pleno rendimiento 210 kilómetros siendo optimistas. ¿Merece la pena? En Genovation sí creen que puede tener mercado, por lo que se fabricarán un total de 75 unidades.

El Corvette C7 eléctrico solo cuenta con autonomía para rodar poco más de 200 km

¿Y qué podemos decir del precio? Tal y como se podría esperar, este modelo contará con nada más y nada menos que con un cartel de 5 cifras sin coma alguna, es decir, cada uno de los Corvette electrificados se podrá adquirir a razón de 750.000 dólares, es decir, 625.000 euros o 14,8 millones de pesos mexicanos al cambio actual.

Por si fuese esto un impedimento de fuerza mayor, es importante destacar que el modelo en cuestión no estará disponible al público hasta el último trimestre de 2019, momento en el que podrían comenzar a darse las primeras entregas.