Close Button
Compartir

Citroën My Ami Buggy, un referente en movilidad sostenible que llama la atención por su diseño. ¿Entrará en la cadena de producción?

El mercado del coche eléctrico, conforme pasan los meses, va creciendo a un ritmo considerable. En los últimos eventos llevados a cabo en relación a la industria, la gran mayoría de las presentaciones han tenido como objetivo un proyecto con mecánica híbrida, híbrida enchufable o puramente eléctrica. Al fin y al cabo, es lógico, ya que nos encontramos en un periodo de fuertes cambios debido a la electrificación. Y bien, ¿hay opciones en todos los segmentos?

Uno de los más disputados es el de los vehículos urbanitas. Al fin y al cabo, en el ámbito urbano es donde más se puede extraer de un automóvil puramente eléctrico. Gracias a la disposición del par máximo, cualquier modelo con baja potencia puede contar con unas aceleraciones notables. De igual manera, tener unas baterías implica mejorar al máximo posible la autonomía, ya que el consumo de combustible en este tipo de situaciones se dispara.

En este sentido, Citroën pretende ser un referente en micromovilidad. Para ello ha creado el Ami, un vehículo que llama la atención por ofrecer un gran espacio interior sin penalizar una de las cualidades de una propuesta encajada en este sector, el espacio de la carrocería. Al fin y al cabo, una de las virtudes que, sí o sí, tiene que tener este tipo de coche, es poder encontrar espacio en el centro de la ciudad. El Ami llamó mucho la atención del público y, por ello, ya cuenta con modificaciones.

Una de las más destacadas es el My Ami Buggy, una solución que incorpora varios cambios respecto al modelo original. La inmensa mayoría de ellos afectan a la estética, la cual está mucho más ligada a una conducción offroad. Sin embargo, muestra una imagen mucho más aventurera. Además, la incorporación de alguna que otra tecnología adicional permite a esta solución ser un referente en términos de seguridad.

Veamos, por tanto, cuáles son las principales cualidades de la última propuesta presentada por Citroën, por qué se trata de un elemento diferencial en el segmento en el que compite y, por supuesto, hasta qué punto podría ser un éxito a nivel comercial. He aquí el lado más gamberro y aventurero del curioso Ami.

My Ami Buggy, el lado más aventurero del microcoche de Citroën

Citroën es un referente en lo que se refiere a la incorporación de innovaciones en la movilidad. Esta propuesta, sin penalizar sus virtudes eléctricas, dispone de un acabado mucho más radical. Salvando las distancias con el modelo de que deriva, los cambios se pueden observar desde cualquier ángulo del vehículo. No dispone de puertas convencionales, los colores son completamente diferenciales y dispone de varios otros elementos que lo alejan respecto a la concepción inicial.

En el espacio de las puertas se ha decidido instalar 2 compartimentos que tienen como objetivo poder guardar todo tipo de objetos de aventura. De esta manera, se puede disfrutar de espacios de almacenamiento, algo que difícilmente es posible en el Ami original. De igual forma, para combatir las inclemencias del tiempo, se dispone de 2 fundas plásticas especialmente pensadas para servir como aislante. Gracias a ellas, es posible mejorar el rendimiento, también, en términos de peso.

Además, cuenta con un techo de vidrio panorámico, un visor de parabrisas e incluso un alerón trasero. Todo ello, como es lógico, ofrece una imagen que dista mucho de la que dispone la versión orientada al tráfico urbano. Se trata, por tanto, de una variante diferencial que busca diferenciarse por completo del modelo original. Aun así, se ha mantenido el motor y, por supuesto, el componente de baterías, ya que se espera que los cambios a nivel dinámico no sufran en exceso.

Un Ami preparado para sortear obstáculos, es sí, siempre que sean pequeños

Podría pensarse que sus cualidades en términos de rendimiento son parecido a los que ofrecería, por ejemplo, un carrito de golf clásico. Sin embargo, se trata de una propuesta pensada al milímetro para ser un éxito con un gran potencial. Citroën ha apostado por la innovación en el campo de los coches eléctricos y, teniendo en cuenta este concepto, no sería descartable que se atreviesen con un producto orientado al segmento todoterreno eléctrico.

Citroën My Ami Buggy, el utilitario se transforma para ser un poco más todoterreno

El Citroën Ami se ha convertido en uno de los vehículos más pintones del mercado eléctrico. The Gear Loop

El Ami tiene como principal objetivo conquistar la ciudad. Ahora bien, ¿por qué no atreverse con otros segmentos? Detalles como la disposición de una barra de luces LED en el techo y una barra antivuelco en el interior, no hacen más que enfatizar una imagen un tanto más agresiva que la que presenta el Ami original. Se trata, como podrás comprobar en las imágenes, de una propuesta diferencial en términos de estética.

Como es lógico, se trata de un prototipo que aún está por explorar en el futuro. Al fin y al cabo, nos encontramos ante una propuesta que tendría un mercado muy focalizado. Como variante, sin embargo, se antoja muy curiosa y, por supuesto, provocativa.

Temas relacionados: Motor

Compartir
Disney+ logo
¡Suscríbete a Disney+ por solo 8,99€! Suscribirse
Disney+ logo
3 meses gratis de Amazon Audible Consíguelos aquí
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!