Puede sonar a locura en los tiempos en los que vivimos pero si nos paramos a pensar, ¿crees que hay alguna alternativa capaz de triplicar la autonomía del modelo más aspiracional de Tesla?

Estamos hablando de que un coche eléctrico que está en fase de pruebas podría rodar durante tanto tiempo sin necesidad de conectar un enchufe. Sí, es real, está siendo probado por un grupo de investigadores y, en apenas unos meses, podría lanzarse a la carretera para conseguir un reto que tienen entre manos.

Esta nueva innovación, resultado del proyecto Acabion, podría suponer en los próximos años una revolución en la industria. Tal y como detalla el medio de comunicación Vozpópuli, sus principales ventajas están basadas en el diseño y el empleo de la más moderna tecnología de corte eléctrico.

El vehículo eléctrico eficiente debe tener buen coeficiente aerodinámico y poco peso

El modelo que está siendo sometido a multitud de pruebas en el banco de potencia y el túnel de viento se denomina Da Vinci II. Como es lógico en estos casos, van dándose capas que al final modifican el nombre de los propios prototipos.

Así pues, ¿cómo es posible que un vehículo de estas características pudiese lograr más de 2.300 kilómetros sin tener que recargar sus baterías? A continuación podrás conocer todos los secretos de un concept que está teniendo en vilo a los fabricantes de coches eléctricos.

El Acabion Da Vinci II no es más que la punta del iceberg de lo que significa Acabion

Este es el último boceto de un proyecto que lleva gestándose desde 2010. Vozpópuli

Antes de comenzar a analizar por qué supondrá un problema para las demás compañías de vehículos eléctricos, es importante comenzar viendo cuáles son los pilares sobre los que se asienta el futuro Da Vinci II.

Echando un rápido vistazo por la red nos topamos con lo primigenio de este proyecto. Hace unos años, medios como Autopista, ya se hacían eco de la presencia de un equipo de investigadores trabajando en el tema.

Desde hace más de un lustro lleva en marcha el proyecto Da Vinci II

Sin embargo, viendo por los buscadores, a un servidor le llama la atención que desde fechas que van desde 2010 y 2011 ya se hablase de un proyecto de este calibre. ¿Por qué ha generado tanto interés un proyecto que, por aquel entonces, no suponía un problema para la industria?

Tras pasar más de un lustro desde aquellas primeras informaciones, ¿qué podemos decir al respecto? Sin duda alguna, no puede ponerse en tela de juicio la constancia de un equipo fuerte y unido por una buena causa, la puesta en el mercado de un vehículo alternativo y, sobre todo, eficiente.

Ahora, tras un tiempo que parecían estar desaparecidos, vuelven a la palestra de nuevo afirmando con rotundidad que pueden lograr circulan 2.300 kilómetros de un tirón sin repostar. ¿Lo podrán conseguir? En adelante comprobarás cuáles son sus armas.

El Acabion Da Vinci II es el resultado de su tecnología eléctrica y, sobre todo, su aerodinámica

La eficiencia de un coche eléctrico se basa principalmente en estos 3 puntos de partida; una buena autonomía, potencia del motor eléctrico y baterías y un buen coeficiente aerodinámico.

Dicho esto, es importante destacar que la unidad más avanzada de Acabion posee buenos registros en dichas asignaturas.

Por un lado, la potencia a las ruedas se envía desde 4 motores eléctricos, situados junto a cada uno de los neumáticos. Trabajan de forma independiente por lo que consiguen una pérdida prácticamente nula de energía.

No obstante, aquí viene lo realmente llamativo, es su trabajo diseño para perforar el aire. Quizás, lo mejor que podemos hacer antes de continuar es disfrutar de los datos que aporta en el túnel de viento.

En las imágenes se muestra la resistencia al aire que ejerce un Ferrari LaFerrari y el Da Vinci II. Según muestra la gráfica analizada, el modelo futurista apenas ejerce resistencia respecto al italiano.

En términos de consumo, la apuesta de Acabion es demoledora. Ahora bien, no todo es prestaciones, emisiones contaminantes o consumos.

Otros apartados como la seguridad o el confort deben tener un papel destacado para que que un modelo así triunfe en el mercado. ¿Podemos pensar que cumple con el objetivo un modelo mucho más estrecho que los automóviles convencionales?

La solución se consigue disponiendo las filas de asientos de otro modo. Si habitualmente la gran mayoría de los automóviles dispone de 2 filas, el Da Vinci II posee hasta 3, siendo su estructura 1+2+2.

Esta configuración mejorará su habitabilidad. VozPópuli

Esta nueva disposición de los asientos, como es lógico, cuenta con algún que otro pero. La tercera fila requiere que el vehículo tenga que ver cómo crece su longitud para garantizar un mínimo de comodidad. Esto, por supuesto, afecta negativamente a la practicidad.

Por ello, si finalmente consigue el día de mañana comercializarse, no será muy cómoda su circulación por los centros de las ciudades.

Una compañía que ha sabido reinvertir en lo conseguido hasta el momento

Acabion, tal y como argumenta en su propia página web, es consciente de que necesita reinvertir sus beneficios para crecer. Por ello, se dedica a otros subsectores relacionados con la electricidad en la movilidad.

Por ello, suministra todo tipo de componentes básicos de la conducción alternativa en aras de seguir investigando sobre el Da Vinci II.

El año que viene lo probarán en conducción real para ver si logran recorrer 2.300 km

De esta manera, los scooters y motocicletas, autobuses o trenes son su medio de vida. ¿Lograrán algún día el retorno de todo lo invertido en la movilidad eléctrica?

Al menos de momento, el año que viene creen que ya podrán completar un viaje de Lucerna, situado en Suiza, a París y vuelta de nuevo. Se baraja otra ruta que terminaría en la ciudad de Valencia pero parece menos factible.

Mientras tanto, habrá que esperar leyendo, al menos, este tipo de noticias; significará que la conducción eléctrica avanza a buen ritmo.